SUBSCRIBE NOW
OPINIÓN

Las barreras del voto en el extranjero de los migrantes guerrerenses

“El Voto de los Mexicanos en el Extranjero” es extremadamente importante porque representa una oportunidad histórica para Guerrero.

Julieta Altamirano-Crosby
Presidenta y Cofundadora de la Fundación WAGRO
Para las elecciones de 2018, el INE abrió por primera vez el voto para senadores locales y gobernadores a los votantes en el extranjero, pero no despertó mayor interés en los migrantes mexicanos en EE. UU.

De cara a las elecciones para la gubernatura que se efectuaran en junio de este año, es sumamente importante que la clase política guerrerense sea incluyente con los migrantes de esta entidad que vivimos en el exterior. Que sin ambigüedades se nos reconozca como ciudadanos contribuyentes al desarrollo económico, político y social de nuestra tierra.

En esta gama socioeconómica somos aliados íntegros, aunque exista un brecha enorme entre la dirigencia política del estado y las comunidades guerrerenses en los Estados Unidos. Las diversas contribuciones que llevamos a cabo incluyen el monto anual de las remesas que enviamos a nuestras familias. Solo en 2020 estos envíos ascendieron al equivalente del 63 por ciento del presupuesto estatal. 

El impacto de nuestra contribución directa en este rubro es evidente principalmente en las comunidades rurales y en las zonas urbanas más necesitadas. Las remesas forman una fuente primaria de ingreso para millones de personas, quienes las destinan al pago de servicios básicos como renta, alimentación, construcción de carreteras, servicios de agua, luz, etcétera. 

Como migrantes, enfrentamos constantemente el hecho de ser marginados y hemos sido considerados una minoría excluida de los procesos políticos. No es lo mismo ser mexicano en Arizona, California que serlo en Texas o en el Estado de Washington, y mucho menos serlo en una ciudad fronteriza como El Paso. 

Si queremos presentar una imagen que profundice en la dimensión política de los migrantes, conocer algunos de sus rasgos e identificar los desafíos cotidianos y conflictos históricos que enfrentamos, tenemos que hacer un recorrido de experiencias contadas por distintas voces y diferentes acentos. Voces llenas de frustración y de nostalgia, pero también voces llenas de compromiso, de toma de conciencia, de deseo de cambio, de vidas, de sueños. 

“El Voto de los Mexicanos en el Extranjero” es extremadamente importante porque representa una oportunidad histórica para nuestro Estado de Guerrero y para los guerrerenses de la diáspora de poder elegir al próximo Gobernador. Tenemos que ser parte del cambio porque la inclusión en las políticas públicas va más allá de las remesas.

Los migrantes  somos embajadores, compartimos nuestra riqueza cultural, gastronómica y tradiciones en ambas naciones y con generamos interés turístico para nuestra tierra. Sin embargo, como ciudadanos enfrentamos barreras enormes para ejercer nuestro voto

Los obstáculos sistémicos no son insuperables pero se debe tener la voluntad política para efectuar los cambios necesarios. 

El Instituto Nacional Electoral (INE) y el Instituto Electoral de Participación Ciudadana (IEPC Guerrero) han emprendido múltiples esfuerzos para informar a la ciudadanía sobre la oportunidad que tendremos para ejercer nuestro derecho al voto. 

Pero para hacer válido este derecho cívico y poder participar en la vida pública de nuestro Estado nos enfrentamos a la gran barrera: “La credencialización” (sacar la credencial de elector), cuyo primer paso consiste en  llamar a MEXITEL para solicitar una cita en el consulado Mexicano más cercano, quien tomará los datos de los interesados y a su vez les solicitará tres requisitos:

  1. Un documento que acredite la nacionalidad mexicana
  2. El pasaporte mexicano
  3. Comprobante de domicilio

Posteriormente, en un lapso de seis  semanas y sin considerar las condiciones actuales de la pandemia (COVID-19), el INE enviará la credencial de elector al domicilio registrado, pero el camino no termina ahí. Una vez tramitada y recibida, el siguiente paso es la activación. Para lo cual el ciudadano una vez que reciba su credencial debe contactar al INE, ya sea por teléfono (al INEtel) o por la plataforma electrónica en internet www.votoextranjero.mx para proceder a la activación. 

Solo aquellos que realicen estos pasos recibirán su paquete electoral postal y podrán emitir su voto. Aunado a esto, hay muchos inmigrantes que no confían en el proceso por temor a exponerse y con ello merma la participación electoral, ya que los mexicanos en el extranjero reciben las boletas por correo postal y las devuelven por la misma vía; el comprobante de domicilio puede verse como un riesgo entre mexicanos indocumentados. 

Para las elecciones de 2018, el INE abrió por primera vez el voto para senadores locales y gobernadores a los votantes en el extranjero, pero no despertó mayor interés en los migrantes mexicanos en EE. UU.  

Hace falta fortalecer los esfuerzos gubernamentales para crear una campaña continua cívico-educativa de concientización para los Guerrerenses que vivimos en el extranjero. ¿Por qué tengo que votar? ¿Qué beneficios obtengo con mi voto? ¿Quiénes son los candidatos? Una verdadera democracia no se caracteriza únicamente por el número de empadronados, sino por la efectividad del voto para influir sobre los procesos económicos, políticos y sociales que inciden en la vida de los ciudadanos. 

La democracia tiene varios principios y uno de los más importantes es que los ciudadanos pueden expresarse libremente. Por esta y otras razones, promover el voto de los mexicanos residentes en el extranjero significa reconocer nuestros derechos de participación.  

Hacemos un llamado a quienes aspiran a los cargos de elección a incluir a la comunidad Guerrerense que vive en Estados Unidos y de manera clara respondan sobre asuntos que importan a millones de Guerrerenses que vivimos en este país. 

¿Cuáles son sus planteamientos para los migrantes Guerrerenses?  ¿Qué medidas de protección tomarán para apoyar a la comunidad que vive en riesgo de deportación y de violación a sus derechos humanos en Estados Unidos? ¿Qué acciones tomará el gobierno para apoyar a quienes regresan e integrarlos a la sociedad? 

Estoy comprometida desde esta trinchera en colaboración con la Fundación WAGRO (Washington-Guerrero) y en coordinación con el IEPC Guerrero. Por eso estamos realizando un esfuerzo de cooperación para ayudar a otros guerrerenses fomentando la cultura cívica de participación.

Hacemos un llamado para aquellos que cuentan con su credencial de elector hagan valer el derecho más valioso de la democracia: participar para elegir a sus gobernantes. Hago votos para que otras asociaciones y líderes migrantes se sumen a nuestros esfuerzos por un mejor Guerrero, para los guerrerenses que están allá y los que tuvimos que migrar.

Julieta Altamirano-Crosby, Presidenta y Cofundadora de la Fundación WAGRO.