SUBSCRIBE NOW
OPINIÓN

No deje que COVID-19 le impida hacerse una mamografía

Estamos profundamente preocupados de que el número de mujeres que se realizan mamografías ha disminuido significativamente este año

Dra. Cynthia Lynch y Dra. Raquel Prati
La mejor forma de vencer a cualquier cáncer es detectarlo temprano.

La mejor forma de vencer a cualquier cáncer es detectarlo temprano. 

Es por eso que estamos profundamente preocupados de que el número de mujeres que se realizan mamografías ha disminuido significativamente este año, en algunos grupos de edad por un impresionante 97 por ciento. Lamentablemente, las preocupaciones sobre el nuevo coronavirus están manteniendo a las personas fuera de los consultorios médicos y laboratorios clínicos.

El Dr. Anthony Fauci, Director del Instituto Nacional de Enfermedades de Alergia e Infección (NIAID, por sus siglas en inglés) predice que podría haber un exceso de 10,000 muertes por cáncer de mama y colorrectales en la próxima década porque las personas no se realizaron las pruebas de detección ni recibieron el tratamiento debido a temores relacionados con COVID-19.

En Cancer Treatment Centers of America (CTCA), nuestro presidente y CEO, Dr. Pat Basu, ha denominado esto la "curva de la sombra", y es otro desafío que el año 2020 nos ha lanzado.

Para ser justos, las preocupaciones son comprensibles. El COVID-19 ha tomado las vidas de más de 200.000 estadounidenses. Pero, vale la pena recordar que más de 250.000 estadounidenses son diagnosticados con cáncer de mama cada año, y casi 43.000 mueren anualmente. Solamente el cáncer de piel es más común en las mujeres estadounidenses. 

Cuanto antes se detecte el cáncer de mama, mayores serán las probabilidades de supervivencia. Estos son los hechos:

  • La tasa de supervivencia de cinco años para las mujeres con un cáncer aislado en la mama es del 99 por ciento. 
  • Si el cáncer se ha diseminado al tejido cercano o a los ganglios linfáticos, la tasa de supervivencia disminuye al 86 por ciento. 
  • Y si se ha diseminado a los pulmones, hígado o huesos, la tasa de supervivencia es de sólo 27 por ciento.

El cáncer de mama puede acechar durante varios años antes de sentir una masa. En pocas palabras, las mamografías pueden salvar vidas, a menudo detectando tumores antes de que sean evidentes. Una cirugía enfocada, o una tumorectomía, puede detener el cáncer si se detecta a tiempo. Pero si un cáncer ha crecido y se ha diseminado, puede ser necesaria una cirugía extensa como una mastectomía más radiación y quimioterapia. Cuanto antes diagnostiquemos, más opciones de tratamiento hay disponibles.

También es importante tener en cuenta que una masa no es la única señal para observar. Otros signos adicionales que valen la pena señalar a su médico incluyen:

  • Cambios en el pezón y el área circundante, particularmente un pezón que ha invertido recientemente
  • Secreción sangrienta del pezón
  • Cambio de color y/o hoyuelos o engrosamiento de la piel de la mama (particularmente cuando se combina con dolor agudo)
  • Aumento del calor de la mama, o un seno que aparece más grande y se siente más caliente o pesado que el otro
  • Dolor de pecho, comezón o sensibilidad
  • Una llaga que nos sana en cualquier parte de la mama, incluso en el pezón

Si encuentra una masa durante un autoexamen o tiene algún síntoma, no demore en buscar atención médica. El tiempo es esencial. 

Si usted ya tiene un diagnóstico de cáncer, no deje que COVID-19 le mantenga alejada de su médico. Cualquier anormalidad debe ser atendida inmediatamente. El cáncer no espera a COVID, y usted no debe retrasar el tratamiento.

Al principio de la pandemia, muchas clínicas y hospitales suspendieron lo que se consideraban procedimientos electivos para asegurar que tenían capacidad para los pacientes con COVID-19. Cancer Treatment Centers of America no interrumpió el tratamiento de los pacientes; de hecho, colaboramos con hospitales locales para que los pacientes de cáncer pudieran atenderse con nosotros y poner a disposición espacio en hospitales generales para las personas padeciendo del coronavirus.

Sin embargo, algunas personas no se realizaron las pruebas de detección ni recibieron el tratamiento, preocupados por contagiarse del coronavirus en un entorno médico. Recuerde que las oficinas médicas, laboratorios y hospitales como el nuestro han instituido rigurosos protocolos de seguridad contra el COVID-19 para proteger a los pacientes y al personal mientras continuamos atendiéndole.

La investigación médica y los avances oncológicos han llevado a grandes mejoras en el tratamiento del cáncer de mama que prolonga la vida, pero primero, debemos diagnosticarlo. Al acudir para realizarse mamografías con regularidad y otras pruebas de detección, usted se cuida a sí misma, y evita que esta pandemia cree un padecimiento aún más innecesario del que ya tiene.

La Dra. Cynthia Lynch es la Directora Médica del Centro de Mama, Directora Médica de Investigación Clínica y Oncóloga Médica en CTCA Phoenix. La Dra. Raquel Prati es Jefa de Servicios Quirúrgicos y Cirujana de Mama en CTCA Phoenix.