SUBSCRIBE NOW
OPINIÓN

Hospice of the Valley celebra la Herencia Hispana con atención a los valores culturales

Por motivos culturales, muchas familias hispanas todavía consideran los cuidados paliativos como un “lugar” en vez de una filosofía de atención.

Lin Sue Cooney
Directora de Participación de la Comunidad de Hospice of the Valley
A Esperanza Borboa y a su hijo Johnny les gusta cantarle canciones en español al enfermero Giancarlo Fratiglioni de Hospice of the Valley.

Aunque el Mes de la Herencia Hispana se celebra tradicionalmente del 15 de septiembre al 30 de octubre, muchas agencias de la comunidad — como Hospice of the Valley — le dan prioridad a la cultura durante todo el año.

Durante esta pandemia, en la que muchas personas están aisladas y se sienten ansiosas, más que nunca es muy importante que aquellas que están recorriendo las últimas etapas de su vida se sientan acompañadas. 

Por motivos culturales, muchas familias hispanas todavía consideran los cuidados paliativos como un “lugar” en vez de una filosofía de atención. En su México natal, recibir cuidados paliativos significa abandonar sus hogares y familias, y morir entre personas desconocidas. En este país, recibir cuidados paliativos significa lo contrario: el personal clínico presta servicios de atención y apoyo en el hogar.

“Nuestro objetivo diario es enseñarle a la comunidad hispana que existe esta excelente atención para ayudar a apoyar a los miembros de la familia y a mantenerlos unidos”, señaló Erica Coronado, enfermera de Hospice of the Valley. “Hay muchísimos mitos falsos, y les resulta difícil creer que atendemos a todos, independientemente de si tienen seguro de salud”.

Isadora Dominguez está agradecida de que la enfermera Erica Coronado de Hospice of the Valley la atienda en su casa.

Suzanne Sanchez, encargada del enlace de Hospice of the Valley con la comunidad, se esfuerza todos los meses para disipar estas ideas falsas en su programa de radio “Brindando Comunidad con Dignidad” en la emisora de habla hispana La Onda. Suzanne invita a colegas — trabajadores sociales, enfermeros y capellanes— y a voluntarios a hablar sobre los diversos programas y recursos que la organización sin fines de lucro le ofrece a la comunidad hispana.

“Trabajamos juntos para derribar los obstáculos culturales e idiomáticos sobre los cuidados paliativos”, señaló. “Queremos asegurarnos de que las personas sepan que este servicio está disponible para ellos, y especialmente para los que no reciben atención médica continua”.

En la vía pública de todo el Valle, las familias hispanas pueden ver carteles especiales que muestran a pacientes de habla hispana y a sus equipos de atención bilingües. Uno representa a tres generaciones de la familia Domínguez: Isadora es la orgullosa matriarca que agradece que sus hijas hayan dedicado tiempo a entender el concepto de los cuidados paliativos.

“Hospice of the Valley transmite ayuda, confianza y esperanza”, dijo la hija de Isadora, Gladis. “Es importante que compartamos ese mensaje con otras familias hispanas”. Gladis espera que más personas reciban el apoyo que necesitan y entiendan de primera mano lo que significa “un legado para el cuidado”.

Los capellanes de habla hispana ofrecen consuelo junto a la cabecera del paciente — estos días con mascarilla y manteniendo una distancia segura — pero no son solo los pacientes los que necesitan consuelo. Los miembros de las familias que tienen preocupaciones sobre el coronavirus también necesitan sentirse apoyados.

“Ahora más que nunca, las personas necesitan generosidad y comprensión”, señaló el capellán Cristiano Artigas. “No están pasando tiempo con sus amigos, compañeros de trabajo ni su familia extendida, y necesitan con urgencia personas comprensivas que los escuchen”.

En carteles escritos en español en la vía pública de todo el Valle se muestra a tres generaciones de su familia.

Uno de los mayores obstáculos es el idioma. Las familias de habla hispana necesitan sentirse cómodas para pedir ayuda en su propio idioma. Por este motivo, nuestro personal de habla hispana está disponible personalmente o por teléfono, en cualquier momento del día o de la noche, los siete días de la semana.

Hospice of the Valley ofrece el único programa de apoyo para personas en duelo diseñado específicamente para jóvenes de habla hispana, que pueden participar sin costo alguno. El grupo, Luz del Corazón, ayuda a niños y adolescentes a sentirse seguros para que puedan expresarse con claridad y avanzar en el proceso de sanación.

“Todas las personas quieren recibir la mejor atención, amor y respeto. Eso es universal. Por eso es importante poder comunicarme con mis pacientes en español”, dijo Giancarlo Fratiglioni, un enfermero que presta servicios fuera del horario laboral en Hospice of the Valley. “Siempre hay cosas que se confunden, se pasan por alto o se malinterpretan cuando se traduce del inglés al español. No corremos ese riesgo”.

El venezolano ama a todos sus pacientes, pero hay una paciente particular que está ansioso por ver todos los jueves: Esperanza Borboa, de 94 años. Y es que la residente de Guadalupe siempre le canta en español — música ranchera y boleros — y su hijo Johnny toca la guitarra. Johnny incluso creó un canal de YouTube (“Maez Vega”) y subió más de 350 videos de ellos cantando con todo su corazón.

“Estoy ansioso de que llegue el día de venir aquí para verla”, dice Giancarlo mientras visita a Esperanza en su casa. “Su energía positiva es contagiosa. Te hace sentir bien, te hace sentir feliz. Es bueno para el alma”.

Para obtener más información sobre la atención bicultural de Hospice of the Valley, visite hov.org o llame al 602-530-6900. Para obtener más información sobre el apoyo para personas en duelo, llame al 480-951-8985. Para conocer las oportunidades laborales, visite hov.org/careers; hablar español es una ventaja.

Lin Sue Cooney es la directora de participación de la comunidad de Hospice of the Valley.