LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Cuando converso sobre el cambio climático, siempre me hacen la pregunta ¿por qué debería importarme? Y aunque es fácil responder tal interrogante, me veo obligada a compartir mi respuesta públicamente porque el cambio climático nos afecta a todos cada vez más y a diario.

También es necesario que como comunidad seamos concientes de la crisis climática que atravesamos y nos unamos para buscar soluciones estatales y federales que mitiguen sus efectos e impactos.

El cambio climático afecta e impacta nuestra salud, nuestra calidad de vida y el bienestar de nuestras familias. Además, pone en peligro un futuro digno, limpio y saludable para nuestros seres queridos.

Este verano, por ejemplo, las temperaturas han alcanzado niveles peligrosos no solo en Arizona, sino en todo el país. Muchos se preguntarán, “¿pero esto qué significa?”

Significa que las personas deben pasar menos tiempo afuera y más tiempo con el aire acondicionado encendido al máximo. Esto aumenta el consumo de energía en nuestro hogar y resulta en altos cobros de electricidad.

El calor extremo también exige que nos preocupemos más por nuestra salud ya que las altas temperaturas en estados como el nuestro representan mayor cantidad de días con una calidad del aire nociva y peligrosa.

De hecho, en el mes de julio, defensores de la comunidad y ambientalistas en Phoenix emitieron un aviso alertando a los residentes sobre la contaminación por ozono-- el resultado del humo que libera el tubo de escape de los vehiculos y solventes químicos que se combina con el calor y temperaturas extremas.

Este tipo de contaminación es muy peligrosa para las personas con problemas respiratorios, sobre todo los niños y los adultos mayores. 

Estos son solo algunos ejemplos de por qué tenemos que luchar en contra del cambio climático de manera individual y colectiva. A nivel individual, podemos utilizar el transporte público, hacer “carpooling” con los vecinos o con los padres de los compañeros de escuela de nuestros hijos.

Sin embargo, como colectivo tenemos que tomar acción e instar a nuestros funcionarios electos y líderes políticos que aprueben leyes y regulaciones que carecemos a nivel local, estatal y federal para protegernos.

Instamos a nuestros funcionarios electos a que asuman su responsabilidad y aboguen por leyes y política pública para combatir el cambio climático como la S. 1742, el International Climate Accountability Act del Senado federal.

Este proyecto de ley haría que el presidente desarrolle un plan estratégico para que Estados Unidos pueda cumplir con su compromiso y con los estándares requeridos en el Acuerdo Climático de París, un pacto internacional para mejorar la respuesta ante el cambio climático.

Esta legislación es importante porque Estados Unidos es responsable del 15 por ciento de la contaminación de carbono a nivel mundial. Si dejamos de actuar, el cambio climático podría costarle a Estados Unidos cientos de millones de dólares para finales del siglo.

La senadora federal por Arizona, Krysten Sinema, es copatrocinadora del proyecto de ley. Pero la senadora Martha McSally, la otra representante del estado en el senado federal, no lo es. Y sobre este punto podemos tomar acción climática.

Los arizonenses pueden contactar a la senadora McSally para instarle que apoye esta legislación. Todos podemos hacerlo llamando a su oficina en Phoenix al (602) 952-2410 y pedirle que apoye el proyecto de ley S. 1743.

También pueden firmar la petición digital en inglés de Mi Familia Vota llamada “Stop Trump’s Attack on Climate Action” en el enlace bit.ly/ClimateActNOW.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.lavozarizona.com/story/opinion/2019/08/21/el-cambio-climatico-nos-afecta-todos/2073881001/