Estos archivos formarán parte de la colección general del Archivo Histórico “Genaro Estrada” del Acervo Histórico Diplomático de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

México y Phoenix abonan al refuerzo de los puentes culturales y a destacar lo más importante para México y Arizona: las personas y su legado de amistad. 

En días pasados, la familia Franco-French de Arizona hizo una generosa donación de documentos históricos que pertenecieron a la colección de don Jesús Franco, Cónsul de México en Phoenix de 1947 a 1954. Estos archivos formarán parte de la colección general del Archivo Histórico “Genaro Estrada” del Acervo Histórico Diplomático de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México. 

Una vez en el Acervo Histórico, los documentos que donó la familia Franco-French –entre los que se encuentran crónicas que datan de la época colonial, correspondencia oficial y personal, documentos familiares y borradores de proclamas que dan testimonio de la lucha de Independencia y la Revolución Mexicana— se resguardarán para su conservación y para que historiadores, investigadores, estudiantes y público interesado de México y el mundo puedan consultarlas. .

MÁS DE LA COLUMNISTA: México y Arizona: Beneficios tangibles de la relación

Documentos de primer nivel que marcaron la historia de México estarán disponibles, tales como un borrador de la proclama del “Primer Soldado del Ejército a sus Compatriotas y Amigos” de José Antonio “El Amo” Torres, líder insurgente durante la lucha de Independencia, donde enumera sus razones para unirse a la causa de Don Miguel Hidalgo y llama a la población a hacerlo también. De la misma forma, todos podremos apreciar un telegrama de 1911, donde Francisco I. Madero enumera las virtudes de lealtad de José María Pino Suárez, a quien consideró como candidato ideal para la Vicepresidencia de México. 

El archivo donado nos recuerda que la historia igualmente se escribe día a día, a partir de acciones cotidianas. Entre los documentos más reveladores se encuentran un recibo de 1916 por 48 pesos, para la compra de pacas de alfalfa para el Depósito de Forrajes de la Brigada Villa de la División del Norte, o el nombramiento como Teniente de Marceliano Carrascoso por “los buenos servicios prestados a la patria apoyando al Plan de San Luis” contra la reelección de Porfirio Díaz. 

La colección cuenta también con correspondencia personal de un miembro de la delegación que acompañó al presidente Díaz en su exilio europeo. Entre estas cartas, podemos leer los anhelos del autor de volver al México de 1911 y ejercer como ingeniero civil. En su conjunto, estos documentos nos permiten echar un vistazo más detallado sobre cómo era la vida cotidiana durante la Revolución Mexicana.

El Acervo Histórico es uno de los principales archivos históricos del país; éste se encarga de resguardar los testimonios más representativos de la relación que México ha tenido con el exterior a través de los años. Recientemente fue reconocido por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) como “Memoria del Mundo” por su valor excepcional para el patrimonio documental de la humanidad.

OTRAS COLUMNAS:

​​​​

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.lavozarizona.com/story/opinion/2018/06/11/familia-francho-french-documentos-historicos-secreataria-relaciones-exteriores/691205002/