CLOSE

Regresar a Honduras significada cárcel para mi madre y una vida incierta para la familia

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Cuando era niño, solo pensaba en jugar futbol después de la escuela con mis amigos del barrio.

A veces cuando no teníamos una pelota, nos íbamos a cortar mangos, guayabas o cocos verdes.

Esa fue mi niñez.

Pero un día, todo cambió. A mi mamá la acusaron de fraude en su trabajo, y tendría que pagar con cárcel.

Ella era inocente pero los dueños del periódico en donde trabajaba (Diario Tiempo), uno de los más importantes del país, tenían el poder y dinero para hundirla.

Prácticamente era un caso perdido. Mi hermana Rosario tenía 13 años, mi hermana Patricia 11, y yo 9. El mismo día en que mi mamá supo del complot en su contra, tuvimos una reunion familiar para decidir qué hacer.

A mis hermanas y a mí, nos dieron la opción de salir junto con ella o quedarnos en Honduras con mi papá. La idea era que mi madre estuviera fuera del país unos meses hasta que las cosas mejoraran, pero esto nunca sucedió.

Repetición automática
Mostrar Miniaturas
Mostrar Subtítulos

Choque cultural 

Era agosto de 1994, y de la noche a la mañana me encontraba en un avión junto con mi madre y mis dos hermanas con destino a Los Angeles, California. Una tía nos recibió y nos ayudó a establecernos.

Era todo nuevo para mí, a pesar de ya haber estado de vacaciones en Estados Unidos un año antes (1993). Pero esta vez era diferente, habíamos venido para quedarnos.

Un nuevo país, un nuevo idioma y culturas de todo el mundo. Al principio parecía un sueño, pero el día que me tocó ir a la escuela desperté a mi nueva realidad. Tendría que hacer nuevos amigos, aprender inglés y acabar de crecer en Estados Unidos.

A mi mamá no le pareció mucho la idea de criar a sus hijos en California por la fama que tenía el estado de pandillas y violencia en la década de los 90.

Asi que en un viaje de visita a Arizona, sintió que este era un mejor lugar para criar a sus hijos y comenzar una vida nueva.

Ella decidió que ya que no podría regresar a Honduras, haría todo lo posible por obtener una residencia permanente. Llegamos con una visa de turista y nada más teníamos seis meses para resolver nuestro estatus, así que ella aplicó por un asilo político, y este fue aprobado.

Repetición automática
Mostrar Miniaturas
Mostrar Subtítulos

La interminable violencia en Honduras 

El regresar a Honduras nunca fue una opción, debido a las amenazas hacia mi familia y una orden de captura en contra de mi madre. San Pedro Sula, la ciudad en donde nací, se convirtió en un campo de guerra. Las pandillas empezaron a extorsionar, intimidar y matar a las personas. Inclusive, la ciudad llegó a ocupar el primer lugar en homicidios a nivel mundial.

A los dueños del periódico en donde trabajaba mi mamá, recientemente el gobierno de Estados Unidos los vincularon con el narcotráfico por lavado de dinero y por esta razón fueron confiscados la mayoría de sus bienes y la publicación cerró sus puertas. 

Repetición automática
Mostrar Miniaturas
Mostrar Subtítulos

Arizona y su gente 

Tuve el privilegio y la bendición de crecer en las ciudades de Tempe y Mesa, y aprendí a querer este estado y a su gente.

Desde pequeño aprendí a servir a los demás y lo hice mi meta. He trabajado de mecánico (me encantan los carros clásicos), cocinero, jardinero, en la construcción y hasta en un banco, pero siempre con la idea de servir al prójimo. 

Cuando decidí regresar a la universidad, opté por el periodismo porque me encanta platicar con la gente, las diferentes culturas, y contar historias.

No es fácil el romper las cadenas de ser migrante, y triunfar en un país donde muchas veces tienes que competir con otros inmigrantes y aquellos que ya tienen raíces aquí.

Pero creo que esto es lo que nos hace más fuertes pues este país es un lugar de oportunidad y bastante seguro para vivir aún. No importa de donde seas, o qué idioma hables, si tienes el deseo de superarte por medio del estudio y trabajo arduo, este es un excelente lugar para lograrlo. 

El talento latino es necesario en todas las esferas y el mío - espero - siga siendo informándoles.

Creo que hay mucha falta de información entre la comunidad, y es por eso que siento y tengo un compromiso con ustedes, mi gente latina.

Alejandro Barahona es reportero para azcentral.com. Contáctelo al abarahona@arizonarepublic.com y sígalo en Twitter: @ale2049760

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.lavozarizona.com/story/opinion/2018/01/18/honduras-asilo-periodista-inmigrante-refugiado/1009250001/