SUBSCRIBE NOW
OPINIÓN

Latinos no son amenaza política para Ducey

Elvia Díaz
Elvia Diaz

Biografía del columnista

Columnas anteriores

No me sorprende el silencio del gobernador Doug Ducey al falló de un juez en Texas, quien frenó la acción ejecutiva del presidente Barack Obama la cual amparaba a millones de indocumentados.

Este es el primer paso de lo que será una larga batalla legal donde los inmigrantes, desafortunadamente, serán los chivos expiatorios de poderosos intereses políticos.

Daniel Scarpinato, portavoz de Ducey, se limitó a decir que los abogados del estado están examinando el dictamen del juez pero que Ducey prefiere que Obama trabaje con el Congreso para resolver el tema en vez de tomar acciones unilaterales.

En la práctica, este tipo de pronunciamientos no significan absolutamente nada. Claro que todo mundo, incluyendo el mismo presidente, quiere que el Congreso pase una reforma migratoria.

¿Acaso se les olvida que los mismos latinos han criticado severamente a Obama, precisamente porque ha esperado que el congreso actué?

Doug Ducey, gobernador de Arizona.

Ducey ha preferido mantener el silencio en cuanto a temas migratorios concierne. Sólo hace pronunciamientos generales que no le perjudican ni le benefician políticamente.

Fue la ex gobernadora Jan Brewer quien decidió que Arizona debía unirse a una veintena de estados para frenar la acción migratoria.

Pero Ducey tiene la oportunidad de abrir un acercamiento con los latinos al abandonar esta lucha legal. Esto si le interesan los latinos, lo cual todo parece indicar que no significan una fuerza electoral para él como para invertir este tipo de energías políticas.

Y aunque duela reconocerlo, Ducey y sus asesores claramente han visto la apatía de nuestra gente y aciertan en deducir que no somos una amenaza — por ahora.