SUBSCRIBE NOW

Peña Nieto reitera "compromiso firme" para devolver la paz a Michoacán

EFE
Enrique Peña Nieto saluda a indígenas Purépechas durante su visita de trabajo al estado de Michoacán.

México, D.F.- El presidente de México, Enrique Peña Nieto, refrendó el miércoles su "compromiso firme" para devolver la paz y el desarrollo a Michoacán en una acto en el que recibió elogios de mujeres indígenas que participan en los esfuerzos para impulsar sus comunidades.

En el municipio de Chilchota, ubicado en la Meseta Purépecha de Michoacán, Peña Nieto destacó las acciones que lleva a cabo su Gobierno para impulsar el desarrollo de la región y pidió a varios de sus colaboradores explicar los avances en dicho objetivo.

Michoacán ha sido "estigmatizado" por la inseguridad que durante años reinó en ese estado del suroeste de México, pero "la firme y decidida voluntad" del Gobierno permitirá transformar la realidad social, afirmó.

"No hay soluciones mágicas para cambiar la realidad de un día a otro", admitió Peña Nieto, quien pidió a la población su "entusiasta participación" en este esfuerzo.

Esta vez, como pocas veces, Peña Nieto rompió el acartonado evento lleno de discursos pronunciados por altos funcionarios desde un podio para acercarse a la población y escuchar sus testimonios.

Así, el mandatario invitó a los asistentes a animarse "sin pena" a dar sus comentarios y entrar en "una dinámica distinta". "Queremos romper esta imagen de distancia entre autoridades y sociedad", confesó.

Así, tomaron la palabra varias mujeres para agradecer la ayuda otorgada por el Gobierno, sobre todo la instalación de 15 comedores comunitarios en ese municipio.

Michoacán es un estado que tiene una fuerte presencia del cártel Los Caballeros Templarios, grupos de autodefensa que se alzaron en armas hace un año para luchar contra los narcotraficantes y un Gobierno estatal ineficaz ante estos problemas.

El Gobierno federal decidió en enero pasado involucrarse de lleno en el estado, mandó a miles de policías y militares, especialmente a la llamada región de Tierra Caliente, la más conflictiva, y asumió funciones de seguridad que le correspondían al estado o a los municipios.