SUBSCRIBE NOW

Coronavirus en Arizona: Condado Maricopa supera los 200.000 casos desde que comenzó la pandemia

El aumento de nuevos casos de COVID-19 en el verano fue un indicador temprano de más hospitalizaciones y muertes en las próximas semanas.

BrieAnna J. Frank
The Arizona Republic | azcentral.com | lavozarizona.com

READ IN ENGLISH

Arizona informó más de 4,300 nuevos casos de COVID-19 y 20 nuevas muertes conocidas el viernes, ya que el condado de Maricopa superó por primera vez los 200,000 casos de coronavirus.

El aumento continuo de casos y hospitalizaciones se produce mientras el sistema de salud de Arizona se prepara para las presiones de una nueva ola de COVID-19. La situación está empeorando tanto a nivel estatal como nacional al comienzo del fin de semana festivo de Acción de Gracias.

Un informe publicado la semana pasada por la Universidad Estatal de Arizona predice que la capacidad de los hospitales en Arizona se superará en diciembre y que sin medidas adicionales de salud pública, es probable que las reuniones festivas causen entre 600 y 1200 muertes adicionales por COVID-19 en Arizona para el 1 de febrero en más allá de las proyecciones de muerte del escenario actual.

Los casos de COVID-19 identificados en Arizona aumentaron en 4,314 el viernes a 318,638, y se reportaron 20 nuevas muertes conocidas, lo que eleva el número total de muertes conocidas a 6,588, según el informe diario del Departamento de Servicios de Salud de Arizona.

Los casos nuevos han eclipsado los 1,000 durante 25 de los últimos 28 días, y en 18 de esos días se registraron más de 2,000 casos nuevos por primera vez desde el aumento repentino del verano en el estado. El viernes fue la undécima vez que el estado reportó más de 4,000 casos nuevos en un día desde que comenzó la pandemia (seis días a fines de junio y principios de julio, más el último jueves, viernes, domingo, martes y viernes). Estados Unidos ha estado reportando casos nuevos diarios récord en los últimos tiempos.

Las tasas de casos nuevos en Arizona caen por debajo de las tasas informadas en otros 24 estados, según el Rastreador de datos COVID de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Los casos están aumentando en Dakota del Norte, donde la tasa de casos nuevos por cada 100.000 personas durante los siete días anteriores era de 155 hasta el miércoles, informan los CDC. En comparación, la tasa de Arizona fue de 53,7.

El aumento de nuevos casos de COVID-19 en el verano fue un indicador temprano de más hospitalizaciones y muertes en las próximas semanas.

En su primera conferencia de prensa desde el 29 de octubre, el gobernador de Arizona Doug Ducey dijo la semana pasada que el aumento de los números de COVID-19 en el estado significa que "volver a la normalidad no está en las cartas en este momento".

Pero Ducey no anunció nuevas restricciones o requisitos para que los arizonenses detengan la propagación del COVID-19, a pesar de los crecientes pedidos en los últimos días para un mandato de máscara en todo el estado y otras medidas.

Arizona podría recibir sus primeras dosis de una vacuna COVID-19 antes de Navidad, dijo Ducey el martes en una entrevista con la radio KTAR. Se dará prioridad a los trabajadores de la salud y los socorristas.

El número de pacientes hospitalizados en todo el estado por casos conocidos o presuntos de COVID-19 fue de 2.301 el jueves, el número más alto reportado desde el 31 de julio. En el pico del aumento repentino de Arizona en julio, el número de pacientes hospitalizados con sospecha o confirmación de tener el virus superó 3.000.

La cantidad de pacientes con COVID-19 sospechoso o conocido en unidades de cuidados intensivos en todo Arizona fue de 532 el jueves, que fue la mayor cantidad de camas de UCI en uso en un solo día desde el 8 de agosto. El nivel está por debajo de lo que estaba en julio. cuando las camas de la UCI en uso para COVID-19 alcanzaron 970.

El número de arizonenses con COVID-19 confirmado y sospechoso en ventiladores fue de 325 el jueves, una ligera caída de los 335 del miércoles, que fue la mayor cantidad de ventiladores en uso en un solo día desde el 10 de agosto. A mediados de julio, tantos como 687 pacientes en todo el estado con COVID-19 confirmado o sospechado estaban en ventiladores.

El panel del miércoles muestra el 85% de las camas para pacientes hospitalizados y el 89% de las camas de la UCI en uso, lo que incluye a las personas que reciben tratamiento por COVID-19 y otros pacientes. Los pacientes con COVID-19 utilizaban el 27% de todas las camas de hospitalización y el 30% de las camas de la UCI. En general, el 39% de los ventiladores estaban en uso.

Después de que la ocupación de hospitales en Arizona alcanzó el 90% durante el fin de semana, la línea de aumento de COVID-19 del estado suspendió las solicitudes de traslados de pacientes fuera del estado.

El porcentaje de positividad, que se refiere al porcentaje de pruebas de diagnóstico de COVID-19 que son positivas, ha aumentado, lo que muchos expertos en salud consideran un indicador temprano de un aumento en las enfermedades.

De los resultados de pruebas de diagnóstico conocidas de la semana pasada, el porcentaje de positividad fue del 12%, frente al 11% de la semana anterior, según el estado, que tiene una forma única de calcular el porcentaje de positividad. El porcentaje de positividad fue del 4% durante varias semanas durante agosto, septiembre y octubre, según datos estatales.

La Universidad Johns Hopkins calcula el promedio móvil de siete días de porcentaje positivo de Arizona en 19.2% a partir del viernes. Muestra que el porcentaje de positividad del estado tiene una tendencia al alza.

Una tasa de positividad del 5% se considera un buen punto de referencia de que la propagación de la enfermedad está bajo control.

Casos reportados en Arizona: 318,638

Los casos aumentaron en 4.314, o un 1,4%, de los 314.326 casos identificados el jueves desde que comenzó el brote.

Casos por condado: 201,340 en Maricopa, 38,668 en Pima, 17,476 en Yuma, 16,110 en Pinal, 7,976 en Navajo, 7,275 en Coconino, 6,079 en Mohave, 5,309 en Apache, 5,028 en Yavapai, 3,779 en Santa Cruz, 3,529 en Cochise, 2,897 en Gila, 2.132 en Graham, 825 en La Paz y 215 en Greenlee, según cifras estatales.

La tasa de casos por cada 100.000 habitantes es más alta en el condado de Yuma, seguido de los condados de Apache, Santa Cruz y Navajo. La tasa en el condado de Yuma es de 7.600 casos por cada 100.000 personas. En comparación, la tasa promedio de EE. UU. Al miércoles era de 3.820 casos por cada 100.000 personas, según los CDC.

La Nación Navajo reportó 15,862 casos y 645 muertes confirmadas hasta el jueves. La Nación Navajo incluye partes de Arizona, Nuevo México y Utah. Los líderes tribales restablecieron un cierre de tres semanas en el hogar a partir del 16 de noviembre debido a lo que los funcionarios han llamado la "propagación incontrolada" de COVID-19 en las comunidades de la tribu.

El Departamento de Correcciones de Arizona informó que 2,954 reclusos habían dado positivo por COVID-19 hasta el miércoles, incluidos 1,067 en Tucson; Se han examinado 41,870 presos en todo el estado.

Un total de 996 miembros del personal penitenciario han informado que las pruebas dieron positivo, dijo el Departamento de Correcciones del estado. Se ha confirmado que veinte personas encarceladas en Arizona murieron de COVID-19, y se están investigando ocho muertes adicionales.

Si bien se desconoce la raza / etnia para el 29% de todos los casos de COVID-19 en todo el estado, el 29% de los casos son hispanos o latinos, el 28% son blancos, el 5% son nativos americanos, el 3% son afroamericanos y el 1% son asiáticos / isleños del Pacífico.

De los que dieron positivo en Arizona desde el inicio de la pandemia, el 15% eran menores de 20 años, el 47% tenían entre 20 y 44 años, el 15% entre 45 y 54 años, el 12% entre 55 y 64 años y el 12% tenían más de 65 años.

Los laboratorios han completado 2.203.517 pruebas de diagnóstico para COVID-19, el 10,4% de las cuales han dado positivo. Ese número ahora incluye tanto la PCR como las pruebas de antígenos. El porcentaje de pruebas positivas había aumentado desde mediados de mayo, pero comenzó a disminuir en julio y se mantuvo estable alrededor del 4% durante varias semanas, según el estado. La semana pasada, fue del 12%, frente al 11% y el 9% de las dos semanas anteriores. Los números estatales omiten los datos de los laboratorios que no informan electrónicamente.

El Departamento de Salud del estado ha comenzado a incluir casos probables como cualquier persona con una prueba de antígeno positiva, otro tipo de prueba para determinar la infección actual. Las pruebas de antígeno (no relacionadas con las pruebas de anticuerpos) son un tipo más nuevo de prueba de diagnóstico de COVID-19 que usa un hisopo nasal u otra muestra de líquido para detectar una infección actual. Los resultados se producen normalmente en 15 minutos.

Un resultado positivo de una prueba de antígeno se considera muy preciso, pero existe una mayor probabilidad de resultados falsos negativos, dice la Clínica Mayo. Según la situación, los funcionarios de Mayo Clinic dicen que un médico puede recomendar una prueba de PCR (reacción en cadena de la polimerasa) para confirmar un resultado negativo de la prueba de antígeno.

Arizona, hasta el miércoles, tenía la 25ª tasa general de infección más alta del país. Por delante de Arizona en casos por cada 100.000 personas desde que comenzó la pandemia se encuentran Dakota del Norte, Dakota del Sur, Iowa, Wisconsin, Nebraska, Utah, Montana, Idaho, Illinois, Wyoming, Tennessee, Minnesota, Arkansas, Kansas, Mississippi, Rhode Island, Alabama, Louisiana, Oklahoma, Nevada, Indiana, Missouri, Florida y Georgia, según los CDC.

La tasa de infección de Arizona es de 4.279 casos por cada 100.000 personas, dijeron los CDC. El promedio nacional es de 3.820 casos por cada 100.000 habitantes, aunque las tasas en los estados más afectados al principio de la pandemia pueden ser insuficientes debido a la falta de pruebas disponibles en marzo y abril.

Muertes reportadas: 6.588

Muertes por condado: 3.966 en Maricopa, 682 en Pima, 380 en Yuma, 269 en Navajo, 258 en Pinal, 259 en Mohave, 195 en Apache, 169 en Coconino, 116 en Yavapai, 90 en Gila, 79 en Cochise, 69 en Santa Cruz, 34 en Graham, 20 en La Paz y menos de tres en Greenlee.

Las personas de 65 años o más representaron 4.715 de las 6.588 muertes, o el 72%. Después de eso, el 16% de las muertes se produjeron en el grupo de edad de 55 a 64 años, el 7% entre 45 y 54 años y el 6% entre 20 y 44 años.

Si bien se desconoce la raza / etnia en el 11% de las muertes, el 44% de los que murieron eran blancos, el 29% eran hispanos o latinos, el 11% eran nativos americanos, el 3% eran negros y el 1% eran asiáticos / isleños del Pacífico, los datos estatales show.

La cifra mundial de muertos hasta el viernes por la mañana era de 1.435.284 y Estados Unidos tenía el recuento de muertes más alto de todos los países del mundo, con 263.468, según la Universidad Johns Hopkins. El total de muertes de Arizona de 6,588 muertes representa el 2.5% de las muertes por COVID-19 en los EE. UU. Hasta el viernes.

La tasa de mortalidad por COVID-19 en Arizona era de 90 por cada 100.000 personas hasta el miércoles, según los CDC, lo que la coloca en el puesto 13 en el país en una clasificación estatal que separa la ciudad de Nueva York y el estado de Nueva York. El promedio de EE. UU. Es de 79 muertes por cada 100.000 personas, según los CDC.

Detrás de la ciudad de Nueva York, con 288 muertes por cada 100.000 personas, los CDC sitúan las tasas de mortalidad más altas por delante de Arizona como Nueva Jersey, Massachusetts, Connecticut, Luisiana, Misisipi, Rhode Island, Dakota del Norte, Illinois, el Distrito de Columbia, Dakota del Sur y Michigan.

Traducción Nadia Cantú