SUBSCRIBE NOW

Arizona informa más de 3,000 nuevos casos de COVID-19, ya supera los 60,000

Hasta el miércoles, el 85% de las camas hospitalarias actuales y el 88% de las camas de la UCI estaban en uso para COVID-19 y otros pacientes.

Alison Steinbach
The Arizona Republic | azcentral.com | lavozarizona.com

READ IN ENGLISH

Arizona reportó otros 3,056 nuevos casos de COVID-19 el miércoles y un récord de 2,453 pacientes hospitalizados, ya que las tendencias continúan empeorando en todo el estado sin signos de disminuir.

Según el informe diario del Departamento de Servicios de Salud de Arizona publicado el jueves por la mañana, las camas de pacientes hospitalizados y los ventiladores en uso para pacientes con COVID-19 sospechosos y confirmados alcanzaron sus números más altos de la historia.

Las visitas al departamento de emergencias y las camas de la UCI en uso también rondaron en torno a sus niveles más altos, ya que Arizona se enfrenta a una de las peores oleadas de COVID-19 en el país.

El mayor salto se produjo en camas de pacientes hospitalizados, con 2,453 camas ocupadas por pacientes sospechosos y confirmados de COVID-19 el miércoles, en comparación con 2,270 el martes. Esta métrica ha ido subiendo constantemente durante junio.

Hasta el miércoles, el 85% de las camas hospitalarias actuales y el 88% de las camas de la UCI estaban en uso para COVID-19 y otros pacientes.

Los números de alta hospitalaria también aumentaron, con 203 pacientes con COVID-19 dados de alta el miércoles, la mayor cantidad dada de alta en un día desde el 18 de abril, aunque el número total de hospitales es mucho más alto ahora que antes.

Arizona también reportó 27 nuevas muertes por la enfermedad confirmadas hasta el miércoles, pero no todas ocurrieron en el último día.

Se han reportado más de 3,000 casos nuevos en cuatro de los últimos siete días, más de 2,000 casos nuevos en siete de los últimos ocho días, y más de 1,000 casos nuevos en cada uno de los últimos 16 días, según para indicar datos.

Si bien el aumento de las pruebas en el último mes ha contribuido a un aumento en el número, es solo un factor que contribuye a un mayor recuento de casos. El porcentaje de esas pruebas que dieron positivo ha aumentado considerablemente desde mediados de mayo, lo que indica un aumento significativo en la propagación de la comunidad.

Durante las últimas tres semanas, los casos aumentaron un 177% y las pruebas aumentaron solo un 86%. La semana pasada, el 18% de las pruebas fueron positivas.

El presidente Donald Trump visitó el estado el martes para ver el muro fronterizo cerca de Yuma y dar un discurso de campaña en Phoenix. Pasó poco tiempo discutiendo el nuevo coronavirus a pesar de su creciente costo en el estado.

Los picos de casos llevaron al gobernador Doug Ducey la semana pasada a permitir que las ciudades y los condados de Arizona hagan cumplir sus propios mandatos de máscara, aunque no llegó a emitir un requisito estatal a pesar de la creciente presión de la comunidad médica.

Ducey reconoció un cambio preocupante en el panorama COVID-19 del estado, diciendo que estaba "ajustando" la política porque "lo que estamos viendo hoy nos preocupa".

Ciudades, condados y pueblos se apresuraron a establecer reglas, y el condado de Maricopa intervino el viernes para emitir un mandato que se aplica a todas las comunidades en el área metropolitana de Phoenix y el condado en general. Algunas jurisdicciones locales habían evitado imponer la regla, aunque la mayoría de las ciudades más grandes del Valle se movieron para adoptar la suya.

Funcionarios de salud del condado de Maricopa dijeron el miércoles que más de un tercio de sus casos han sido registrados durante la semana pasada.

El fuerte aumento de Arizona en los casos de coronavirus ha ocurrido desde que la orden de quedarse en casa de Ducey expiró a mediados de mayo, lo que genera preguntas y alarmas a nivel local y nacional sobre si el estado ha hecho lo suficiente para frenar la propagación.

Esto es lo que necesita saber sobre los nuevos números del jueves.

  • Casos reportados en Arizona: 63,030
  • Los casos aumentaron en 3,056, o 5.1%, desde los 59,974 casos identificados del miércoles desde que comenzó el brote.
  • 37,135 en Maricopa, 6,546 en Pima, 5,113 en Yuma, 3,311 en Navajo, 2,912 en Pinal, 2,235 en Apache, 1,676 en Coconino, 1,587 en Santa Cruz, 881 en Mohave, 564 en Yavapai, 468 en Cochise, 299 en La Paz, 216 en Gila, 70 en Graham y 17 en Greenlee, según cifras estatales.
  • Funcionarios de salud pública del condado de Maricopa dijeron el miércoles que más de un tercio de todos sus casos han sido reportados solo en la última semana.
  • La Nación Navajo reportó 7,149 casos y 336 muertes confirmadas hasta el martes. La Nación Navajo incluye partes de Arizona, Nuevo México y Utah.
  • El Departamento de Correcciones de Arizona dijo que 349 reclusos habían dado positivo por COVID-19 hasta el miércoles; 3,024 reclusos han sido evaluados en una población de 40,318.
  • Si bien se desconoce la raza / etnia en el 44% de los casos, el 26% de los casos son hispanos o latinos, el 16% de los casos son blancos, el 9% son nativos americanos y el 2% son aframericanos.
  • Los laboratorios han completado 463.800 pruebas de diagnóstico para COVID-19, el 10,9% de las cuales han resultado positivas.

Muertes reportadas: 1,490 muertes conocidas

  • Las muertes aumentaron en 27 de las 1,463 muertes conocidas del miércoles.
  • 694 en Maricopa, 272 en Pima, 115 en Navajo, 91 en Coconino, 80 en Mohave, 73 en Apache, 68 en Yuma, 58 en Pinal, 14 en Santa Cruz, siete en Yavapai, seis en Cochise, cinco en Gila, cuatro en La Paz y menos de tres en Graham y Greenlee.
  • Las personas de 65 años o más representaron 1,118 de las 1,490 muertes, o el 75%.
  • Si bien se desconoce la raza / etnia para el 10% de las muertes, el 45% de los que murieron eran blancos, el 21% eran hispanos o latinos, el 18% eran nativos americanos y el 3% eran afroamericanos.

Las hospitalizaciones siguen aumentando

Los pacientes con sospecha o confirmación de COVID-19 sumaron 2,453 en todo el estado a partir del miércoles, el número más alto hasta ahora y el tercer día superior a 2,000. Las hospitalizaciones han eclipsado 1,000 diariamente durante las últimas tres semanas, la cifra más alta desde que el estado comenzó a informar los datos el 8 de abril.

El uso de respiradores para pacientes con sospecha y confirmación de COVID-19 fue máximo el miércoles, con 415 pacientes con respiradores, superando el récord anterior de 407 con respiradores el martes. En general, el 54% de los ventiladores permanecieron disponibles el miércoles.

El uso de cama en la UCI para pacientes con sospecha y confirmación de COVID-19 positivo fue a 611 el miércoles, justo por debajo del máximo anterior de 614 el lunes. El miércoles fue el décimo día consecutivo que ha pasado 500.

Las visitas al departamento de emergencias para pacientes con sospecha o confirmación de COVID-19 fueron a 1,161 el miércoles, cayendo del domingo y lunes con 1,228 pacientes atendidos cada día. Las visitas superaron las 800 el 5 de junio y han estado por encima de ese nivel todos los días desde entonces. Durante abril y mayo, las visitas diarias al departamento de emergencias para COVID-19 fueron típicamente en los años 400 y 500, llegando a los 600 en los últimos días de mayo.

El número de pacientes con sospecha o confirmación de COVID-19 positivo dado de alta de los hospitales fue de 203 el miércoles, el más dado de alta en un día desde el 18 de abril. El día más alto para el alta de COVID-19 fue el 17 de abril, con 242 pacientes dados de alta.

¿Cuál es la conversación sobre estas tendencias?

El estado reconoce tendencias preocupantes en los datos recientes de COVID-19. En un marcado cambio de tono durante la sesión informativa de la semana pasada, Ducey y el Dr. Cara Christ, director del Departamento de Servicios de Salud de Arizona, señalaron las tendencias preocupantes de aumento de casos y el aumento de porcentaje de casos positivos de todas las pruebas.

Ducey anunció que la Guardia Nacional de Arizona ayudará con el rastreo de contactos para casos confirmados de COVID-19. También anunció nuevas reglas de seguridad obligatorias para empresas privadas.

Antes de la semana pasada, el gobernador había insistido durante mucho tiempo en que el estado estaba en el camino correcto con su reapertura gradual, y centró la mayoría de la sesión informativa previa en la capacidad del hospital y el hecho de que Arizona estaba preparada para manejar un aumento de pacientes.

Trump visitó Arizona pero se enfocó poco en COVID-19. Trump visitó el martes el muro fronterizo en Yuma, uno de los lugares más afectados por COVID-19 en todo el estado. Luego pronunció un discurso de campaña ante unos 3.000 seguidores en Phoenix, en el que pasó menos de 10 minutos de su discurso de 1 hora y media discutiendo el nuevo coronavirus, a pesar de que Arizona es uno de los puntos críticos del virus en el país. A pesar del mandato de máscara de la ciudad, la mayoría de los asistentes no usaban cubiertas faciales.

Aunque hay capacidad, los sistemas hospitalarios se preocupan por la dotación de personal y otros desafíos. Los líderes de los hospitales dicen que si bien existen planes para un aumento repentino de pacientes con COVID-19, ejercería una gran presión sobre el personal, los suministros de prueba y otros servicios hospitalarios.

Sobresaliendo en el mapa. En algunas proyecciones, Arizona aparece entre los peores lugares a nivel nacional para la propagación de COVID-19. Youyang Gu, un científico de datos detrás de covid19-projections.com, creó un mapa de cómo los casos están cambiando en todos los estados, teniendo en cuenta tanto la población como la tasa de aumento.

Arizona parece rojo oscuro, obteniendo el peor puntaje entre todos los estados por cambios en los casos de COVID-19, seguido de Texas y Florida, los únicos otros estados rojos en el país.

Traducción Nadia Cantú