CLOSE

Desde que el gobernador diera ‘luz verde’ a ciertos negocios para que abrieran durante la contigencia del coronavirus, la gente se ha lanzado en mayor proporción a las calles

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

En la puerta de entrada hay un letrero que aclara que el restaurante está cerrado para comer allí, que solo se ofrecen órdenes para llevar.

Incluso la puerta por donde se entra al restaurante de Los Altos Ranch Market está cerrada, tiene uno que entrar por el mercado y después dirigirse al área de la comida y hacer fila para ordenar.

Aunque el mensaje en la entrada es muy claro, en las mesas se ve una docena de personas comiendo sin que nadie les diga nada, sin guantes en las manos y sin guardar la sana distancia.

“El coronavirus ya está pasando”, dijo sonriendo Joel García, quien disfrutaba de unos tacos de carne asada bajo la promoción de $1 de ‘Taco Tuesday’, “Yo me cuido, me lavo las manos y trato de evitar los tumultos de gente, y de vez en cuando salgo a almorzar algo como ahorita”.

Si bien las familias que allí comían lo hacían sin las medidas de seguridad sugeridas por el CDC, el restaurante sí cumplía con los estándares al tener a todos sus cocineros y despachadores con cubrebocas y guantes, además de tener marcas en el piso para que los clientes guardaran los 6 pies de distancia entre ellos, cuando hacen fila.

Desde que el gobernador de Arizona Doug Ducey diera ‘luz verde’ a barberías, salones de belleza y otros negocios no esenciales para que abrieran sus puertas durante la contingencia del coronavirus, la gente se ha lanzado en mayor proporción a las calles.

El tráfico ha aumentado y en los negocios vuelven a lucir los anuncios luminosos que dicen ‘Abierto’, tratando de atraer a la gente.

“Es una emoción a medias”, expresó Juanita Ureña, quien es propietaria y despachadora de una tienda de ropa por la Calle 16 y Encanto, “Nos alegra poder reabrir nuestros negocios pero nos preocupa que la gente no venga, que por miedo al coronavirus no quiera venir a comprar”.

Aunque su negocio está cumpliendo con los estándares de higiene y seguridad requeridos por el estado, dice que la gente tiene miedo acudir, "ya no será lo mismo de antes", dice.

En Arizona el 31.6% de la población es latina. Según el Centro de Control de Enfermedades, hasta el 8 de mayo pasado más del 17% de las muertes que registradas en Arizona por causa del COVID-19 han ocurrido entre latinos.

CLOSE

Empleados de gasolineras, supermercados, lavanderías, repartidores de comidas a domicilio o mecánicos, la comunidad latina copa muchos de los puestos clave que permite a EEUU funcionar en su peor momento. La Voz

¿Regreso a la normalidad?

El gobernador Doug Ducey declaró esta semana el fin de la orden ejecutiva de quedarse en casa para este viernes.

Esto significa que la mayoría de negocios estarían reabriendo -si así lo consideran necesario- a partir de este viernes.

"He escuchado que la gente dice que será un regreso a la normalidad pero yo no lo veo así", dijo Alonso Espinoza, padre de familia de 3 hijos, residente de Phoenix, "Creo que ya nada será igual, viviremos con ese miedo de ser contagiados, si no es por el coronavirus por otra cosa".

Hasta el pasado 13 de mayo, en Arizona se registraban un total de 12,176 casos de coronavirus, con 594 muertes relacionadas. De 159,082 pruebas de COVID-19 aplicadas, solo un 6.5% resultaron positivas.

Según las autoridades estatales, los lugares de vivienda asistida, los centros de cuidado a largo plazo y las cárceles son los lugares donde más se han registrado contagios por congregación de personas.

Repetición automática
Mostrar Miniaturas
Mostrar Subtítulos

Pero con la relajación de las medidas existe la posibilidad que los números de contagios retomen su camino a la alza, como lo advierte las autoridades federales.

"La apertura económica de Estados Unidos podría ser apresurada y podría causar sufrimiento y muertes innecesarias", dijo el experto en enfermedades infecciosas Anthony Fauci en una teleconferencia esta semana. “Si omitimos los puntos de control en las pautas corremos el riesgo de múltiples brotes en todo el país. Esto no solo resultará en sufrimiento y muerte innecesarios, sino que en realidad nos retrasará en nuestra búsqueda de volver a la normalidad”.

Fuerza laboral latina es esencial

En una conferencia virtual, Janet Murguía, presidenta de UnidosUS, que reúne a cerca de 250 grupos comunitarios, subrayó que los latinos están en la primera línea de la pandemia en trabajos esenciales como atención médica y la cadena de suministro de alimentos, pero también representan una gran cantidad de trabajadores que han perdido sus empleos en industrias que han sido devastadas por la COVID-19, como el turismo y los restaurantes.

El anuncio realizado por el gobernador Ducey esta semana les hace a ellos ver una luz al final del túnel, esperanzados en recuperar lo perdido durante el confinamiento.

"Más que alegrarnos nos da esperanza de que las cosas vayan mejor ahora que reabran los negocios", comentó Juan Esteban, quien trabaja como jornalero en el oeste de Phoenix. "El que los negocios estén abiertos significa que habrá más gente en la calle y esperemos que se refleje en más trabajo para nosotros.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.lavozarizona.com/story/noticias/2020/05/13/latinos-dejan-confinamiento-salen-a-parques-tiendas-restaurantes/3122187001/