CLOSE

El hogar brinda seguridad, pero para personas que viven cerca de un abusador, el hogar puede ser más peligroso que la misma enfermedad

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Para las víctimas de violencia doméstica, la orden de permanecer en casa por el coronavirus puede hacer que la vida tenga más riesgos, y no sea más segura

Molly Bohannon y Shaena Montanari, Especial para The Republic

Para algunos, el hogar se ha convertido en un capullo acogedor: que brinda seguridad contra el coronavirus, y más tiempo para pasar con la familia.

Pero para otros, que viven cerca de un abusador, el hogar puede ser más peligroso que la misma enfermedad, que se supone, al encerrarse con los miembros de la familia debería de mantenerse a raya.

Tanto la policía de Phoenix como las líneas directas para el abuso doméstico han registrado un fuerte incremento en las denuncias de violencia familiar en las últimas semanas, en un momento en que las víctimas tienen menos opciones para salir de casa y los refugios que normalmente tienen camas disponibles, ahora informan que les queda muy poco o nada de espacio.

FORMULARIO:HÁGANOS SUS PREGUNTAS EN ESPAÑOL AQUÍ, ACERCA DEL CORONAVIRUS, NOSOTROS LAS RESPONDEREMOS

"Hemos tenido personas que llaman, por ejemplo, susurrando por el teléfono porque ahora están en la casa con la persona que las está lastimando", expuso Tasha Menaker, codirectora ejecutiva de la Coalición de Arizona para Poner Fin a la Violencia Sexual y Doméstica.

Las llamadas de violencia doméstica a la policía de Phoenix aumentaron un 21 por ciento del 20 al 27 de marzo, en comparación con la misma semana en 2019, según la base de datos de llamadas del servicio de Phoenix.

Menaker dijo que la línea directa de su organización ha visto un aumento del 10 al 15 por ciento en las llamadas desde que comenzaron las recomendaciones de distanciamiento social y más personas comenzaron a trabajar de forma remota o a ser despedidas. Se ha observado un aumento en los incidentes de violencia doméstica en ciudades de todo el país y en todo el mundo.

El gobernador Ducey emitió una orden ejecutiva el pasado 30 de marzo con el objetivo de restringir el movimiento fuera de la casa, sugiriendo salir solo para actividades esenciales. Las escuelas ya habían estado cerradas en todo el estado desde el 15 de marzo, lo que aumentó el estrés en muchos hogares.

No hay duda, aseguró Menaker, de que existe una correlación directa entre la crisis de salud pública y el fuerte aumento de la violencia doméstica.

PODRIA INTERESARLE: Iglesias cerradas en Semana Santa ¿Qué opciones hay para los fieles en Phoenix?

En tiempos normales, los estudios han demostrado una correlación entre el estrés financiero y las tasas de violencia doméstica en el hogar. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, casi 1 de cada 5 mujeres y aproximadamente 1 de cada 7 hombres experimentan en su vida la violencia de parte de una pareja íntima.

Los refugios se llenan

Lorie Simms, líder de estrategia en Chrysalis, una organización sin fines de lucro para la prevención del abuso doméstico del Condado Maricopa, aseguró que la línea telefónica directa también ha experimentado un aumento en las llamadas de ayuda, y específicamente de las que buscan refugio.

Sin embargo, las camas disponibles en el refugio de Chrysalis, o en cualquier otra organización de ayuda en el área metropolitana de Phoenix, son casi inexistentes. Las 40 camas y 10 cunas de Chrysalis están actualmente llenas, y el refugio ha elevado su límite de cuatro meses en estadía, porque las ocupantes actuales no tienen a dónde ir. Autumn House y Faith House, dos refugios de violencia doméstica operados por New Leaf, también están en su ocupación máxima.

Incluso si hubiera espacios disponibles en los refugios, el temor al coronavirus podría evitar que las víctimas se quisieran mover, según Dana Martínez, directora de servicios de refugio en New Leaf.

CLOSE

¿Ya no aguantas el encierro? ¿Las noticias sobre el coronavirus te causan estrés? Aquí te damos unos consejos para que calmes tu ansiedad La Voz

“Es una idea muy simple, el mensaje en este momento es quedarse en casa. Y sabemos que para aquellos a quienes servimos, el hogar no es necesariamente el lugar más seguro y definitivamente limita su capacidad de buscar ayuda ”, dijo Simms.

Las llamadas a la unidad de defensa de víctimas separada de Chrysalis, que ayuda a las personas que necesitan soporte legal o planificación de seguridad, aumentaron un 50 por ciento, según Simms.

El aumento en las llamadas al 911 también es preocupante para la policía, para quienes responder a esos comunicados, a menudo pone en riesgo a los agentes. El 29 de marzo, por ejemplo, el comandante de la Policía de Phoenix Greg Carnicle fue asesinado y los oficiales Marissa Dowhan y Alicia Hubert fueron heridas en un tiroteo, cuando respondieron a un conflicto doméstico en el noroeste de Phoenix.

Qué hacer si se necesita ayuda

Los refugios están clasificados como operaciones de servicio humano que pueden permanecer abiertas, según la lista de servicios esenciales de Ducey. La mayoría de las líneas directas de violencia doméstica estatales y nacionales también cuentan con personal las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Aunque la mayoría de las agencias han cancelado reuniones en persona, los grupos enfatizan que los recursos aún están disponibles.

"Aprovechen las líneas directas de violencia doméstica ... para obtener ayuda con la planificación de seguridad, recursos y apoyos", enfatizó Simms. También señaló que como un beneficio de la petición de permanecer en el hogar de Ducey, es el hecho de que hay más vecinos cerca y miembros de la comunidad disponibles al momento de una emergencia.

MAS: Impacta coronavirus la vida de trabajadores latinos en Arizona

Mara White, de la Alianza Comunitaria Contra el Abuso Familiar en Apache Junction, comentó que el refugio de su organización actualmente está lleno, pero que pueden proporcionar a las personas necesitadas una estadía prolongada en un motel de la localidad.

Dawn Curtis, gerente principal del programa en Catholic Charities’ My Sister’s Place, señaló que están manteniendo un lugar del centro de tratamiento disponible para albergar a cualquier persona que lo necesite y que también esté lidiando con COVID-19, además de una situación peligrosa en el hogar.

Una sugerencia de Menaker es que si se encuentra una víctima de violencia doméstica: es importante recordar que las personas todavía pueden salir de sus hogares.

"El distanciamiento social no significa que no se pueda ir a las tiendas de comestibles, dar una vuelta a la manzana ... es posible que tenga que ir si es una opción", expuso.

"Y, por supuesto, no va a ser para todos, ir al baño y correr la cortina de la ducha y hacer una  rápida llamada telefónica, algunas personas tienen que hacerlo en ese momento".

Si usted o alguien que conoce es víctima de violencia doméstica, comuníquese con:

  • Coalición de Arizona para Poner Fin a la Violencia Sexual y Doméstica: 602-279-2980
  • Catholic Charities’ My Sister’s Place: 480-821-1024
  • Chrysalis 602-944-4999
  • La línea directa nacional de Violencia Doméstica: 1-800-799-7233

Traducción: Alfredo García

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.lavozarizona.com/story/noticias/2020/04/07/victimas-violencia-domestica-encierro-coronavirus/2966142001/