CLOSE

Unas nueve familias se hicieron pruebas de ADN para determinar si seres queridos se encuentran entre los 42 cuerpos hallados en Puerto Peñasco.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

READ IN ENGLISH

PUERTO PEÑASCO, Sonora, México.- Dos familias de Arizona reanudaron la desalentadora búsqueda de sus seres queridos desaparecidos en México, con la esperanza de que pudieran estar entre los 42 cuerpos desenterrados de una fosa común descubierta cerca de la popular localidad costera de Puerto Peñasco, también conocida como Rocky Point.

Entre ellas, una madre de Phoenix que busca a su hijo perdido y dos hermanas de Casa Grande que tratan de dar con sus hermanos.

La noticia del sombrío descubrimiento en Puerto Peñasco a fines de la semana pasada rápidamente acaparó los titulares de todo Arizona. El estado es la fuente de la gran mayoría de los visitantes que llegan al puerto, ubicado a poco más de tres horas en automóvil desde Tucson o Phoenix.

Esos titulares rápidamente llevaron a las dos familias de Arizona a preguntarse si alguno de los cuerpos recuperados, en su mayoría restos óseos, pertenecía a sus familiares que desaparecieron en Rocky Point hace varios años.

Tres años de incertidumbre

Maripaz Ramírez condujo el martes por la mañana desde Phoenix, acompañada por su hija y dos amigos de la familia, con la esperanza de encontrar respuestas sobre su hijo, Alejandro Quintana Ramírez.

Vivía en Rocky Point cuando desapareció en julio de 2016 a la edad de 37 años. Ella lo buscó en ese tiempo. Encontró su casa destrozada, pero no había rastro de su hijo.

"Nunca he dejado de buscarlo", dijo. "Lo busqué en refugios, médicos forenses, en toda la región aquí, en Caborca. Pero nunca había dado una muestra de ADN, eso es lo que me faltaba por hacer".

Ella y su hija se unieron a otras ocho familias que dieron muestras de sangre a los trabajadores del Laboratorio Estatal de Sonora en Puerto Peñasco, en la Oficina del Fiscal, el martes. Docenas de familias más de la región, dieron sus muestras de sangre en los días posteriores al descubrimiento de la semana pasada.

Los trabajadores del laboratorio llevarán esas muestras a sus instalaciones en Hermosillo, la capital del estado, y las compararán genéticamente con las muestras tomadas de los restos humanos en dos funerarias en Rocky Point.

MÁS: ¿Por qué México parece indiferente ante fosa clandestina hallada en Puerto Peñasco?

Los resultados del ADN podrían estar listos en tan solo dos semanas, según los trabajadores de laboratorio. Eso es un gran alivio para Ramírez y las otras familias.

Después de tres años sin noticias del paradero de su hijo, ella expresó sentimientos encontrados sobre lo que significaría si se confirma que él está entre los cuerpos sacados de la fosa común en el extremo este de Rocky Point.

"No lo querría, pero al mismo tiempo, sé que ha pasado mucho tiempo ... Mis esperanzas de encontrarlo vivo son pocas porque ya habría encontrado la manera de contactarme de una forma u otra". ", expresó Ramírez.

La idea de encontrar finalmente a su hijo, incluso si son sus restos, "me daría mucha calma y paz mental, porque he vivido estos tres años bajo mucha incertidumbre, preguntándome dónde está y qué fue de él".

Mujeres de Casa Grande buscan a 2 hermanos

Miguel Muñoz salió de Casa Grande alrededor de las 5 de la mañana del martes, acompañado por su esposa y su cuñada. Las dos mujeres buscan a dos de sus hermanos que vivían en Puerto Peñasco, pero que desaparecieron con cuatro años de diferencia.

Tan pronto como se enteraron de la fosa común, que está cerca del lugar donde vivió y desapareció el segundo hermano, hicieron planes para viajar a Rocky Point y entregar muestras de su ADN a los funcionarios estatales.

"Tenemos esa duda persistente de que quizás los miembros de nuestra familia estarán entre las 40 personas. Pero así es como aclararemos esa duda, al menos esa es la idea", dijo Muñoz mientras su esposa y su cuñada hablaban con los trabajadores del laboratorio dentro de la fiscalía.

Ellos estaban entre las primeras familias en llegar el martes, dar sus muestras de sangre y presentar un registro de persona desaparecida, forma que los funcionarios estatales requieren para avanzar.

MÁS: Exhuman 42 osamentas de fosa clandestina en Puerto Peñasco

Felicita Romo, cuñada de Muñoz, recordó lo difícil que fue cuando el primer hermano, Luis Robles, desapareció a la edad de 47 años. Eso fue hace cinco años.

"La primera vez fue más difícil porque no lo esperábamos", dijo. "Sin embargo, después de un tiempo, no pensábamos que estaba muerto. Pero luego nos resignamos porque él no aparecía".

Su segundo hermano, Joel Robles, desapareció a la edad de 58 años. Vivía más cerca del área a lo largo del borde oriental de la ciudad, donde un grupo de madres buscaron y encontraron la fosa común el jueves.

Romo indicó que aún no sabía cómo reaccionarían si descubrieran que uno o sus dos hermanos están entre los muertos.

Las hermanas dijeron que hablaron de esa posibilidad. Si hay una identificación positiva, buscarían la cremación de sus restos y los llevarían a Arizona, expuso Muñoz.

"Los enterraríamos allá, para que al menos sepamos dónde están los restos de nuestros hermanos", dijo.

Después de esperar casi tres horas para dar sus muestras de sangre y archivar el informe de las personas desaparecidas, se fueron. Planearon volver a Casa Grande más tarde ese día.

Grupo que encontró la fosa: 'Son guerreros, son ángeles'

Para Ramírez, la madre de Phoenix, regresar a Puerto Peñasco ha sido difícil. Era la primera vez que regresaba a la ciudad desde la inexplicable desaparición de su hijo.

Recordó haber viajado dos meses después de que su hijo desapareció en 2016, cuando las autoridades encontraron el cuerpo de un hombre que aparentemente coincidía con las características de su hijo.

"Pero no era él", dijo. "Desde entonces, he venido aquí ... obviamente extraño mucho a mi hijo, y esta ciudad trae muchos recuerdos, y prefiero no venir".

Después de que ella y su hija dieron sus muestras de sangre a los trabajadores de laboratorio, Ramírez terminó de presentar el registro de personas desaparecidas de su hijo.

Mientras se preparaba para regresar a Phoenix, después de casi cuatro horas, sus pensamientos brincaron de su hijo a las madres que emprendieron la búsqueda que condujo al descubrimiento de los 42 cuerpos.

Son un grupo de mujeres llamadas Madres Buscadoras de Sonora. Si bien el descubrimiento en Puerto Peñasco ha sido su mayor logro, han realizado un trabajo similar en todo Sonora.

"Definitivamente, para mí, son guerreras, son ángeles", explicó. "Son personas que nos han traído mucha paz. Imagina que, si encuentro a mi hijo, estaría eternamente agradecida con el trabajo que hacen. Algo que tal vez no hubiera hecho yo misma".

Traducción Alfredo García

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.lavozarizona.com/story/noticias/2019/11/01/puerto-penasco-adn-identificar-cuerpos-fosa-clandestina/4111449002/