LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Fiscales le pidieron a una corte de apelaciones de Arizona que les permita aplicar la pena de muerte contra un inmigrante mexicano acusado de asesinato, en un caso ocurrido en 2015 en el que mató a tiros a un empleado de una tienda QuickTrip de Mesa.

Un juez de un tribunal de primera instancia dictaminó hace dos semanas que los fiscales ya no podían pedir la pena de muerte contra Apolinar Altamirano debido a una discapacidad intelectual de éste.

Dijeron que Altamirano había completado solo el quinto grado de primaria y necesitaba cursos de educación especial, pero nadie se los brindó en la zona rural en la que vivía en México antes de mudarse a Estados Unidos.

PODRÍA NTERESARLE: Olvidó a su bebé en el auto bajo ¡114 grados!, mientras hacía compras en un Fry's

Los fiscales buscan que se restablezca el esfuerzo por dar pena de muerte al inculpado, quien mató a tiros a Grant Ronnebeck, de 21 años. Ellos argumentan que el juez no hizo una evaluación general de Altamirano.

El juez "no prestó ninguna atención a la capacidad de Altamirano (para) adaptarse y ajustarse a los requisitos de la vida diaria como adulto", escribieron los fiscales en la apelación.

Notaron que Altamirano aprendió a conducir a una edad temprana, viajó solo a los Estados Unidos cuando era adolescente, operó propiedades de alquiler en los Estados Unidos, sirvió como ayudante de ancianos en La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y aconsejó a su madre sobre Visas y tipos de cambio.

Joel Brown, uno de los abogados que representan a Altamirano, no devolvió un correo electrónico el lunes en busca de comentarios sobre la apelación.

MÁS: Le dan 27 años de prisión por matar a su bebé de 3 meses, azotándola contra una cabecera

Trump hace alarde del asesinato de Ronnebeck

El caso contra Altamirano ha sido citado por el presidente Donald Trump, quien ha criticado los delitos cometidos contra ciudadanos estadounidenses por inmigrantes que se encuentran ilegalmente en los Estados Unidos.

Trump, que ha creado una nueva oficina para atender a las víctimas de los delitos de inmigración y sus familiares, ha invocado tales delitos en los mítines, señalando casos en los cuales personas fueron asesinadas por inmigrantes criminales.

Altamirano es un ciudadano de México que ha vivido en los Estados Unidos sin autorización durante unos 20 años. Fue deportado después de un arresto por posesión de marihuana y regresó a los Estados Unidos.

Se le acusa de dispararle fatalmente a Ronnebeck después de que el empleado de la tienda insistió en que Altamirano pagara por un paquete de cigarrillos. Las autoridades dicen que Altamirano pasó por encima de Ronnebeck para agarrar varios paquetes de cigarrillos antes de salir de la tienda.

Dirigió a los oficiales a una persecución a alta velocidad antes de su arresto, y más tarde encontraron pistolas y cigarrillos sin abrir en su vehículo, dijo la policía.

Prueba programada para el próximo mes.

MÁS: Arrestan a hombre de 21 años en relación a un asesinato ocurrido en Phoenix en abril

Altamirano ya ha sido condenado a seis años de prisión por delitos anteriores como es el caso de mala conducta relacionada con armas.

Él todavía enfrenta cargos de asesinato y robos relacionado con la muerte de Ronnebeck. Se ha declarado inocente de los cargos restantes. Su juicio está programado para el 1 de agosto.

En un veredicto emitido en octubre, un juez prohibió a los fiscales presentar pruebas en el juicio de Altamirano de que él estaba ilegalmente en los Estados Unidos. El juez dijo que el prejuicio del estatus migratorio de Altamirano supera cualquier relevancia que pueda tener.

El Tribunal Supremo de los Estados Unidos en 2002 prohibió la ejecución de personas con discapacidad intelectual.

Traducción: Javier Arce

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.lavozarizona.com/story/noticias/2019/07/23/el-caso-del-migrante-indocumentado-que-mato-cajero-de-qt-en-arizona/1809570001/