CLOSE

Drought, dirt roads, and fallow land all contribute to dusty air. Arizona Republic

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

READ IN ENGLISH

Aunque todavía existen muchos desafíos a la hora de predecir cuándo se formará una tormenta de polvo, la tecnología puede ayudar a transmitir rápidamente mensajes de seguridad cuando estas ocurren.

Desde el 2010 y hasta el 2015, el Departamento de Transporte de Arizona registró 85 choques relacionados con la poca visibilidad por el polvo a lo largo de la Interestatal 10, desde Phoenix hasta Tucson. La mitad de esos choques ocurrieron desde el punto 212 hasta el 214.

Después de las temperaturas extremas y las inundaciones repentinas, el polvo es la tercera causa de muertes relacionadas con el clima, según un informe del 2016 del Servicio Meteorológico Nacional y la Universidad de Arizona.

El polvo podría tener un rango más alto, si los investigadores pudieran establecer la conexión entre los episodios de mucho polvo y la insuficiencia respiratoria.

Un nuevo sistema de detección de polvo podría cambiar esa visión.

En septiembre de 2016, el estado recibió una subvención federal de 54 millones de dólares para ampliar secciones de la I-10 e implementar un proyecto que reduciría los choques relacionados con el polvo en el aire.

"Estamos adoptando un enfoque agresivo", expuso Tom Herrmann, portavoz del Departamento de Transporte. "Realmente no podemos detener una tormenta de polvo, existe una gran cantidad de desierto y es difícil contener el polvo en ese territorio. Reconocemos que no podemos controlar necesariamente las tormentas de arena, pero podemos predecirlas mejor".

Repetición automática
Mostrar Miniaturas
Mostrar Subtítulos

La agencia planea terminar de ampliar una sección de 4 millas de la I-10 para fines del verano y comenzar a instalar el sistema a principios del otoño, dijo Herrmann.

El sistema incluye:

  • Radar de largo alcance establecido cerca de Picacho Peak que puede detectar tormentas de polvo que se aproximan a partir de 50 millas.
  • Los radares de corto alcance para detectar partículas de polvo, colocados cada milla entre las salidas 209 a 219 y cada media milla entre los uniones 212 a 214, lugares donde ocurren la mayoría de los choques.
  • Pantallas electrónicas para mostrar mensajes de advertencia legibles en ambas direcciones del tráfico.
  • Señales de límite de velocidad variable donde la velocidad puede bajar hasta 35 millas por hora según el nivel de visibilidad.
  • Cámaras cada 2 millas entre salidas 209 a 219.

El objetivo del proyecto es prevenir y aminorar las colisiones. La advertencia avanzada sobre las condiciones de polvo en el ambiente puede reducir la probabilidad de un accidente automovilístico, apuntó Herrmann. Si ocurre un choque, el impacto será menos grave si los conductores van a 35 mph en lugar de 75 mph. Las cámaras también ayudarán al centro de operaciones de tráfico en Phoenix, que podrá observar la situación en tiempo real.

Este sistema de detección de las tormentas de polvo será el primero de su tipo en Arizona, dijo Herrmann. El último proyecto se instaló hace más de una década a lo largo de la I-10 entre Benson y Nuevo México. El estado utilizó la velocidad del viento para desencadenar señales intermitentes que alertan a los conductores sobre la posibilidad de una inminente tormenta de polvo

"El polvo se acerca rápidamente y pasas de ver media milla al frente de ti, a apenas ver el auto que tienes delante", comentó Herrmann. “Visibilidad nula. Es como entrar en una habitación y de repente las luces se apagan y está oscuro y no puedes ver a dónde vas ".

El sistema de detección de polvo no estará listo a tiempo para la temporada de monzones de 2019, pero los conductores aún pueden mantenerse seguros si se hacen a un lado y esperan que pase la tormenta de polvo, concluyó Herrmann.

Traducción Alfredo García

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.lavozarizona.com/story/noticias/2019/07/10/arizona-tecnologia-detectar-tormentas-de-polvo/1512631001/