Repetición automática
Mostrar Miniaturas
Mostrar Subtítulos

Guadalupe Vieyra, hermana de la militar caída, dice que su cuñado está utilizando a la niña para evitar la deportación, y no está de acuerdo

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Read in English

La integrante de la familia dice que está "horrorizada" por la forma en que el cónyuge indocumentado de la soldado estadounidense muerta en Afganistán, está utilizando a su hija para ganar simpatía y evitar la deportación.

La presencia de José Arturo González Carranza en la vida de su hija de 12 años, ha sido "realmente mínima", señaló Guadalupe Vieyra en una declaración escrita.

Ella es la hermana de la Soldado de Primera Clase del Ejército estadounidense, Barbara Vieyra, quien fue asesinada en Afganistán en 2010. Barbara Vieyra, de 22 años, se casó con González Carranza, quien fue deportado la semana pasada a México por las autoridades de inmigración, y que luego se le permitió regresar. La deportación provocó indignación, en buena parte debido a su hija de 12 años, Evelyn.

Evelyn siempre ha vivido con sus abuelos "y nada de eso cambiará", dijo Vieyra en su declaración. "Estoy horrorizada por la forma en que su padre ha estado usando los medios de comunicación y las redes sociales para ganar afectos".

"Aunque siempre la hemos alentado a conocer a su padre, la presencia de éste en su vida siempre ha sido, hasta hoy, extremadamente mínima", escribió Vieyra.

NOTA RELACIONADA: La Casa Blanca deporta a esposo de militar caída en acción; y rápidamente cambia de opinión

González Carranza estaba legalmente casado con "una soldado estadounidense, mi hermana, quien murió en batalla defendiendo a nuestro país", apuntó Vieyra. Pero la militar inició una nueva relación y una nueva familia.

"Su estatus legal no tiene nada que ver con mi hermana o mi sobrina y no debe utilizarlas para resolver sus asuntos personales", expresó Vieyra.

El padre viudo responde

Contactado por teléfono, José Arturo González Carranza se negó a responder de forma inmediata a la declaración.

Los registros judiciales muestran que peleó para conseguir la custodia de su hija después de que Vieyra fuera muerta en Afganistán.

Pero en abril de 2011, un juez otorgó la custodia legal exclusivamente a los abuelos maternos de la niña después de una amarga batalla, según los registros de la corte.

En los informes legales, los abuelos de la niña pintan una imagen menos favorecedora de González Carranza, que la que surgió inmediatamente después de que ICE lo deportara y luego le permitiera regresar.

González Carranza explicó a The Arizona Republic el lunes pasado, después de que se le permitió retornar a los Estados Unidos, que el tiene una buena relación con su hija. Dijo en la entrevista que temía que su deportación traumatizaría aún más a su niña, al dejarla sin su padre en los Estados Unidos.

CLOSE

José Arturo González Carranza, esposo de una soldado estadounidense que perdió la vida en Afganistán, habla su caso que cobró relevancia nacional Arizona Republic, La Voz

González Carranza apuntó que al momento de su expulsión mostró la severidad de las políticas de deportación del gobierno de Trump.

"Creo que el nuevo presidente, lo único que quiere hacer es deportar a la gente sin ninguna razón", aseguró José Arturo en ese momento. "Sé que hay gente mala y gente buena en este país. Pero él solo piensa, que si eres ilegal, vas a salir. Nunca piensa en lo que pasó con las familias ... o si la gente contribuye con su país para hacerlo mejor".

Comentó que aunque su hija vivía con sus abuelos, mantenían una custodia compartida.

Los registros judiciales revelan que González Carranza no tiene custodia legal, y se le permite tener tiempo de crianza con Evelyn solo en fines de semana alternos, así como en ciertos días feriados y vacaciones escolares.

Los oficios legales también muestran que en enero del 2018, a González Carranza se le ordenó pagar 17,161 dólares en reembolsos de manutención de menores, más 6,150 dólares en intereses.

Una batalla por la custodia de la hija

Los abuelos de la niña, Raúl Hernández Vieyra y Elizabeth Álvarez Vieyra, denunciaron en documentos judiciales presentados en 2010 como parte de la batalla por la custodia, que González Carranza no estaba muy involucrado en la crianza de su hija. Dijeron en los escritos legales que ellos habían criado a la niña la mayor parte de su vida, mientras su propia hija estaba en el servicio militar.

Los abuelos también citaron varios ejemplos de por qué creían que González Carranza no era apto para ser el padre de su nieta, incluida una condena previa por manejar bajo la influencia de sustancias (DUI por sus siglas en inglés) y una foto que él había publicado en internet con su hija, posando con un arma de fuego cuando ella tenía 3 años.

Los abuelos argumentaron que dado que González Carranza estaba ilegalmente en el país, temían que se llevara a su hija con él si era deportado, según los documentos de la corte.

Los abuelos además dijeron que su hija, antes de perder la vida en el cumplimiento de su deber, les había dicho que ella no estaba contenta con el matrimonio y que planeaba divorciarse de José Arturo, según quedó registrado.

Durante la batalla por la custodia, González Carranza argumentó en los documentos judiciales que a los abuelos de la niña no les caía bien y que intentaban injustificadamente llevarse a su hija tras la muerte de su esposa, la madre de la niña.

El juez otorgó a los abuelos la custodia legal exclusiva a pesar de la recomendación de un asesor designado por el tribunal, que consideró que González Carranza estaba trabajando para ser un mejor padre y debería mantener la custodia, según dicen los registros del tribunal.

"José Arturo" compartió conmigo su deseo de ser un buen padre y admitió que tomar una fotografía de Evelyn sosteniendo un arma fue "completamente desafortunado" y que "realmente lamentaba haberlo hecho", escribió el asesor en documentos judiciales presentados como parte de la batalla por la custodia.

González Carranza también participó en lecciones de educación por 9 semanas y se describió bañando a su hija, jugando afuera y llevándola al parque y a McDonald's durante su tiempo de crianza, escribió el asesor.

"Mi solidaridad están con los abuelos que recientemente se han enfrentado la pérdida no solo de su hija, sino de un nieto que murió de muerte de cuna", escribió el asesor en 2011. "Ellos cuidaron y amaron a su nieta de manera desinteresada; sin embargo, ella no es su hija para criar".

"No está claro por qué (González Carranza) no estuvo más involucrado y en qué medida lo hizo", agregó el asesor. "El hecho es que (él) quiere involucrarse ahora, tiene un trabajo y una vivienda estable, y parece entender cuáles son las necesidades de su hija y está haciendo un esfuerzo para mejorar sus habilidades como padre".

La atención de los medios de comunicación provocó la respuesta de la hermana

La deportación de González Carranza salió a la luz luego de que su abogado, Ezequiel Hernández, enviara un comunicado de prensa llamando la atención sobre el caso.

Hernández ha dicho que los derechos del debido proceso de José Arturo González Carranza fueron violados cuando fue deportado por el Departamento de Inmigración y Control de Aduanas (ICE por sus siglas en inglés).

El martes pasado, el ICE reconoció que González Carranza fue deportado mientras se tramitaba una suspensión de su expulsión de los Estados Unidos.

En su declaración, Vieyra dijo que se decidió a denunciar, debido a la atención que recibió de los medios de comunicación nacionales la deportación de González Carranza.

"Sabemos la historia real y por eso es que he decidido hablar sobre esto", señaló. "Para el resto del mundo, este es un gran tema político, y todos tienen una opinión, pero no están viviendo de cerca esto; mi familia sí”.

"Nuestro único interés es la felicidad y el éxito de Evelyn, y mi familia está aquí, como siempre hemos estado, para asegurarnos de que tenga todo sin importar lo que pase".

Traducción: Alfredo García

 

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.lavozarizona.com/story/noticias/2019/04/19/hermana-soldado-caida-critica-cunado/3525577002/