La propuesta del presidente los terminaría favoreciendo al ponerlos en lugares que les faciliten echar raíces y quedarse en Estados Unidos

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

PHOENIX – Una idea planteada por el presidente Donald Trump de enviar inmigrantes de la frontera a las llamadas “ciudades santuario” para castigar a sus rivales demócratas podría terminar favoreciendo a los migrantes al ponerlos en lugares que les faciliten echar raíces y quedarse en Estados Unidos.

El plan dejaría a miles de inmigrantes en ciudades que no sólo les dan la bienvenida, sino que también son más propensas a rechazar a autoridades federales que porten órdenes de deportación contra ellos. Muchos de estos lugares tienen más recursos para ayudar a los migrantes a organizar su defensa legal para quedarse en Estados Unidos que ciudades más pequeñas, y algunas de las organizaciones pro inmigrantes más grandes del país tienen sedes en lugares como San Francisco, Nueva York y Chicago. Lo negativo para los inmigrantes sería el alto costo de vida en estas ciudades.

NOTA RELACIONADA: Alcaldes critican a Trump por sugerir enviar inmigrantes a ciudades santuario

La Transactional Records Access Clearinghouse, una organización especializada en el manejo de datos con sede en la Universidad de Syracuse, anunció esta semana que en un análisis se halló que un inmigrante en una ciudad santuario como Nueva York o Los Ángeles tiene 20% menos probabilidades de ser arrestado en esa comunidad que en lugares sin tales políticas.

“Teniendo en cuenta que los inmigrantes son menos propensos a cometer crímenes que la gente nacida en Estados Unidos, y que las jurisdicciones santuario son más seguras y productivas que las zonas no santuario, los números echan por tierra esta propuesta como una artimaña política que busca obtener provecho político a partir de la vida de la gente”, dijo George Gascon, fiscal de distrito en San Francisco.

Trump se siente cada vez más frustrado con la situación en la frontera con México, donde decenas de miles de familias inmigrantes cruzan cada mes, muchas solicitando asilo. Su gobierno ha tratado de parar el flujo de varias maneras, y él recientemente reorganizó el alto mando del Departamento de Seguridad Nacional.

MÁS: Trump confirma que se plantea enviar indocumentados a ciudades santuario

La idea de enviar inmigrantes a bastiones demócratas fue sopesada dos veces en los últimos meses, pero la Casa Blanca y Seguridad Nacional dijeron que el plan fue rechazado. Pero Trump dijo el viernes que continuaba sopesando la idea.

“Como los demócratas no están dispuestos a cambiar nuestras peligrosas leyes de inmigración, en efecto estamos considerando con seriedad, tal como se ha informado, enviar a los inmigrantes ilegales sólo a las ciudades santuario”, tuiteó Trump. “¡La izquierda radical siempre parece tener una política de fronteras abiertas, de brazos abiertos, así que esto debería hacerlos muy felices!”.

Wilson Romero es un inmigrante hondureño que escogió radicar en la zona de la Bahía de San Francisco.

Romero, de 27 años, fue separado el año pasado de su hija, hoy de 7 años, por las autoridades federales en la frontera estadounidense en El Paso, Texas. Estuvo encarcelado tres meses, lo pusieron en libertad y vive con su madre en San José, California. Ahí se reunió con su hija, que va a un jardín de niños público.

Romero afirma que a diario hace mandados sin preocuparse de la discriminación. Su hija ha hecho amigos y juega con niños de familias mexicano-estadounidenses. Es un entorno que contrasta radicalmente con la violencia que lo obligó a huir después del homicidio de su cuñado en las afueras de San Pedro Sula, Honduras.

Para Romero, el mayor de los problemas es el alto costo de la vida en la zona de la Bahía. El exobrero textil depende para comer y vestirse de los ingresos de su madre, que trabaja de mesera, y ha comenzado a pensar si solicita autorización para migrar a Carolina del Norte, donde vive uno de sus tíos y dice que la vida es más barata.

MÁS: ICE burla las leyes "santuario" con la ayuda informal de policías locales

“A decir verdad, estamos un poco apretados de dinero ahora”, dijo Romero, quien dijo no conocer alguna organización caritativa dispuesta a contribuir.

El plan propuesto por Trump también tendría sus dificultades financieras, logísticas y legales.

El transporte de los migrantes arrestados en la frontera hasta ciudades grandes y distantes sería una carga costosa en momentos en que el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) se ha visto rebasado en su capacidad, y desde el 21 de diciembre ha tenido que liberar a más de 125.000 inmigrantes, los cuales tienen citatorios para presentarse en las cortes de migración. Estas personas están siendo liberadas principalmente en los estados fronterizos.

Y mientras Trump sopesa poner en libertad a los inmigrantes en calles de las ciudades santuario, su gobierno dispone de amplio espacio para recluir a familias. Hasta el 11 de abril, las tres instalaciones de detención de familias inmigrantes no estaban para nada a su máxima capacidad, incluida una en Pensilvania donde hay sólo nueve inmigrantes.

Tampoco está claro el tiempo que los inmigrantes podrían permanecer en esas ciudades porque están obligados a facilitar un domicilio a las autoridades federales –por lo general de un pariente– como condición para ser puestos en libertad.

“Es ilógico”, dijo Angela Chan, directora de política y abogada del grupo activista Asian Law Caucus, con sede en San Francisco. “Es simplemente alarmante que dediquen tanto esfuerzo y dinero a hacer teatro político”.

El gobierno de Trump ha censurado desde hace tiempo a las ciudades santuario, que generalmente le prohíben a las autoridades locales cooperar con los agentes del ICE, a menudo rehusándose a la petición de que mantengan arrestadas a personas por cargos locales más allá del tiempo en que deben ser dejadas en libertad. Más de 100 gobiernos locales en el país han adoptado diversas políticas de este tipo.

“La ciudad de Nueva York siempre será la urbe de inmigrantes por excelencia: las amenazas huecas del presidente no cambiarán eso”, declaró el alcalde Bill DeBlasio en un comunicado.

Sin embargo, Trump parecía listo para intensificar su pleito con esas ciudades, comprometiéndose a “llevarles un suministro ilimitado” de inmigrantes desde la frontera.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.lavozarizona.com/story/noticias/2019/04/15/trump-enviar-migrantes-satuarios/3472974002/