Repetición automática
Mostrar Miniaturas
Mostrar Subtítulos

El mandatario de EEUU pasará en Buenos Aires escasas 48 horas en las que tiene programadas una gran cantidad de encuentros con otros líderes mundiales

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

WASHINGTON – Jornadas maratónicas. Vuelos inacabables. Agendas recargadas. Cuando Donald Trump viaja al exterior, trata de que sea por el menor tiempo posible.

Trump viajó el jueves a Buenos Aires, sede de la cumbre del Grupo de los 20, donde pasará escasas 48 horas en las que tiene programadas una cantidad de encuentros con otros líderes mundiales.

Las cumbres internacionales son eventos agotadores para cualquier líder, pero tal vez más para Trump, a quien lo le gusta estar mucho tiempo afuera de su casa y trata de limitar al máximo posible sus estadías en el exterior. Inicialmente Trump había programado encuentros con ocho dignatarios en el G20, pero el jueves suspendió abruptamente su reunión con Vladimir Putin. Y la Casa Blanca dijo que los encuentros formales con los líderes de Turquía y Corea del Sur serían reemplazados por charlas informales.

Una reunión con el primer ministro japonés Shinzo Abe dio paso a un encuentro “trilateral” al que se sumará el primer ministro indio Narendra Modi.

NOTA RELACIONADA: EEUU vs. México ¿Cuál de los dos mandatarios impondrá su ley en temas divisivos?

Conocido como un hombre apegado a sus rutinas, que prefiere dormir siempre en su cama, Trump ha tratado de evitar las giras largas al exterior en su segundo año como presidente. En su primer año en la Casa Blanca tuvo varias giras ambiciosas. El cambio obedece no solo a las preferencias personales de Trump sino que también refleja un poco el creciente aislamiento de Estados Unidos bajo su liderazgo.

Este mes Trump canceló un viaje a Colombia, aduciendo problemas de programación nunca especificados, aunque la agenda que tiene no refleja conflictos importantes.

No es la primera vez que Trump trata de acortar sus viajes. Este año suspendió uno a América del Sur diciendo que debía concentrarse en la crisis en Siria. En junio se fue de Singapur antes de lo esperado tras reunirse con el líder norcoreano Kim Jong Un. Un reciente viaje a París duró un fin de semana.

A pesar de ser un hombre acostumbrado a los jets privados desde hace décadas, Trump siempre se ha mostrado reticente a dormir en sitios extraños. Ha pasado la noche en lugares que no le pertenecen solo en un puñado de ocasiones desde que asumió la presidencia.

MÁS: Gobierno mexicano condecora al yerno de Trump por la renegociación del TLCAN

Tres funcionarios de la Casa Blanca, actuales o que ya no están allí, dijeron que a veces Trump expresó su frustración con los viajes al exterior y que hubo que acortar giras para complacerle. La Casa Blanca no respondió a pedidos de comentarios. Los funcionarios hablaron a condición de no ser identificados porque se trata de asuntos internos de la Casa Blanca.

Personal de la Casa Blanca dice que Trump prefiere ser anfitrión a ser huésped. Y le encanta mostrarle la Casa Blanca a los dignatarios extranjeros.

Desde que asumió la presidencia, Trump hizo ocho viajes al exterior, cuatro en su primer año y cuatro este, sin contar el de Argentina.

Los del primer año fueron más largos e incluyeron dos giras maratónicas, una por el Medio Oriente y Europa y otra por Asia. En su primer año visitó 13 países y la Margen Occidental, comparado con solo siete en el segundo.

Su predecesor Barack Obama, a título de comparación, hizo 10 viajes al exterior en su primer año y seis en el segundo.

Una de las razones por las que redujo sus viajes en su segundo año es que se venían las elecciones de mitad de término, llevadas a cabo a principios de noviembre.

Las escapadas de Trump al exterior a menudo generan situaciones memorables.

En su reciente visita a París con motivo del centenario del fin de la Primera Guerra Mundial, Trump dio la nota al criticar de entrada al presidente francés por proponer la creación de una fuerza militar europea, llegó solo a varios eventos y pasó buena parte del viaje en la residencia del embajador estadounidense.

Este año causó conmoción en un encuentro del Grupo de Siete naciones en Canadá al aceptar un comunicado del grupo sobre comercio, para luego rechazarlo mientras volaba a Asia. Dijo que había sido tomado por sorpresa por las críticas del primer ministro canadiense Justin Trudeau a su amenaza de imponer tarifas a las importaciones en la conferencia de prensa que dio al cierre de la cumbre. Tildó a Trudeau de “deshonesto” y de “débil” en unos tuits.

Si bien dice cosas fuertes de los aliados de Estados Unidos, Trump trata mejor a los adversarios. Ha hecho comentarios generosos de Kim, de Putin y del príncipe heredero de Arabia Saudí, a pesar del asesinato de un periodista del Washington Post en la embajada saudí en Estambul.

En un reciente acto, Trump dijo que Kim le “escribió hermosas cartas, cartas muy lindas. Nos enamoramos”.

 

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.lavozarizona.com/story/noticias/2018/11/29/itinerario-trump-cumbre-g-20-argentina/2153121002/