El atacante, Juan López, también murió en el incidente del lunes, pero no estaba claro si se había suicidado o había muerto en un tiroteo con la policía.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

CHICAGO.– Una discusión en el estacionamiento de un hospital en Chicago tuvo un final fatal cuando un hombre sacó una pistola y mató a una médico a la que conocía y entonces entró al hospital y mató a una asistente de farmacia y un policía, dijeron las autoridades el martes.

El atacante, Juan López, también murió en el incidente del lunes, pero no estaba claro si se había suicidado o había muerto en un tiroteo con la policía en el Mercy Hospital, en el área de South Side, dijo el superintendente policial Eddie Johnson. 

Chicago “perdió una doctora, una asistente farmacéutica y un policía, todos haciendo lo que amaban”, dijo el Rahm Emanuel. “Esto rasga el alma de la ciudad. Es el rostro y la consecuencia del mal”. 

El hospital dijo que los dos miembros de su personal que murieron eran la doctora Tamara O’Neal, de 38 años y médico de la sala de emergencias, y Dayna Less, de 25 años, asistente de farmacia que se acababa de graduar de la Universidad de Purdue. 

El policía muerto fue identificado como Samuel Jimenez, de 28 años, que se integró al departamento en febrero del 2017 y había completado recientemente su período de pruebas, dijo Johnson. Estaba casado y tenía tres hijos. 

Asunto doméstico

El portavoz policial Anthony Guglielmi describió el tiroteo como “un incidente relacionado con asunto doméstico”, pero no dio detalles de la relación entre López y O’Neal. 

López, de 32 años, y O’Neal habían estado discutiendo en el estacionamiento. Cuando un amigo de la doctora trató de intervenir, “el atacante se levantó la camisa y mostró un arma de fuego”, dijo Johnson. 

El amigo corrió al hospital a pedir ayuda y segundos después comenzaron los disparos. Después que O’Neal cayó al suelo, López “le disparó tres veces más”, les dijo a reporteros James Gray, un testigo. 

Cuando llegaron los agentes, el sospechoso abrió fuego contra la patrulla y corrió al hospital. Los policías iniciaron la persecución. 

Dentro del hospital, el agresor intercambió disparos con la policía y “le disparó a una pobre mujer que salía del elevador” antes de ser muerto a balazos, dijo Johnson, refiriéndose a la asistente de farmacia. 

“No sabemos cuánto daño estaba dispuesto a causar”, dijo Johnson, y añadió que “Less no tenía nada que ver con nada”. 

Jennifer Eldridge estaba trabajando en una farmacia del hospital cuando escuchó tres o cuatro disparos que parecían provenir del exterior. En segundos colocó una barricada en la puerta, según lo había practicado en los simulacros por si hay un atacante activo. Luego hubo seis o siete disparos más, ahora mucho más cerca, justo afuera de la puerta. 

“Podía captar que él ya estaba dentro del vestíbulo. Se oían gritos”, recordó. 

La puerta se sacudió, y Eldridge creyó que era el agresor que intentaba entrar. Unos 15 minutos después, calculó, un miembro de un equipo especial de la policía tocó en la puerta, ingresó y se la llevó. Miró al piso y vio sangre, pero ningún cadáver. 

“Tal vez fueron 15 minutos, pero parecieron una eternidad”, le dijo a un reportero. 
 

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.lavozarizona.com/story/noticias/2018/11/20/tiroteo-en-hospital-de-chicago-tres-muertos/2065722002/