SUBSCRIBE NOW

Pete García fue toda una institución en favor de los más necesitados

Su partida deja una huella difícil de llenar por haber sido ejemplo de entrega desinteresada y servicio por su comunidad

Alfredo garcía
lavozarizona.com | azcentral.com
  • Pete García trabajó en Chicanos Por La Causa por más de 35 años y su liderazgo convirtió la organización en la segunda más importante del país
  • Por su compromiso social, en el año 2005 fue distinguido en la Casa Blanca, lugar al que acudía con mucha frecuencia
  • Fundó The Victoria Foundation, nombrada en honor a su madre y de quien aprendió su cercanía con la gente
Su presencia imponía, sabía ordenar y dirigir con humildad, pero fue su idea permanente de encausar a los más pequeños hacia metas de progreso la que lo llevó a terminar una Licenciatura en Educación Elemental en la Universidad Estatal de Arizona.

Su sonrisa iluminaba cada habitación a donde Pete llegaba, su optimismo y su carcajada eran tan contagiosas que hacia creer que cualquier reto era posible de cumplir, a pesar de haber surgido de los barrios más humildes y necesitados del sur de Phoenix.

Siempre luchó contra el estigma que marcaba a la gente latina, y se tomó como un reto el que sus mismos maestros lo encasillaran de niño entre los que no saldrían del ambiente de vagancia y pandillas que asolaban su vecindario.

Su presencia imponía, sabía ordenar y dirigir con humildad, pero fue su idea permanente de encausar a los más pequeños hacia metas de progreso la que lo llevó a terminar una Licenciatura en Educación Elemental en la Universidad Estatal de Arizona.

Trabajó en la ciudad de Phoenix dirigiendo un programa enfocado en prevenir la violencia y las pandillas entre la juventud, antes de llegar a una organización que se había creado por jóvenes de origen hispano recién salidos de la universidad.

“Era 1972 cuando Pete García llegó a Chicanos Por La Causa, y nosotros éramos un grupo de jóvenes con muchos ideales, pero que todavía no definíamos del todo hacia donde debíamos enfocar nuestros esfuerzos y fue él quien le dio ese carácter social a la organización que ahora tiene”, dijo Alfredo Gutiérrez , líder comunitario y uno de los fundadores de CPLC.

El también ex político arizonense, lamentó la partida el pasado jueves de García, al que consideró una persona muy difícil de remplazar.

“Su carácter campechano, su aprecio por los pobres, su entusiasmo por las ideas de mejorar la comunidad lo hacían ser especial, único”.

Los llevó al éxito 

Pete García trabajó en Chicanos Por La Causa por más de 35 años y su liderazgo convirtió la organización en la segunda más importante del país, entre las que ofrecen ayuda a la comunidad, según lo aseguró en su tiempo la Hispanic Business Magazine.

Su incansable deseo de aprender lo llevó también a obtener una licenciatura en Administración Pública de la Universidad del Sur de California.

“Ya como presidente, viajó por muchas partes del mundo dando a conocer esa metodología de obtener los recursos de entre los más poderosos, para brindar una mayor equidad económica y social entre los más desprotegidos”, recordó Gutiérrez.

A la par de sus trabajo en CPLC, García fue miembro de la mesa directiva de numerosas organizaciones altruistas a nivel estatal, aportando su experiencia, conocimiento y su gran reserva de entusiasmo.

Por su compromiso social, en el año 2005 fue distinguido en la Casa Blanca, lugar al que acudía con mucha frecuencia, como uno de los 25 principales líderes de los Estados Unidos que abogaban por el desarrollo comunitario.

“Ayudaba a todos. Siempre se preocupó por los que no hablaban inglés y le molestaban el racismo y la discriminación que afectaba a su gente”, expuso Gutiérrez. 

Por su parte la Cámara Hispana de Comercio emitió una declaración que dice "Arizona ha perdido a un gigante de nuestra comunidad esta semana, un antiguo presidente de Chicanos por la Causa que tuvo una gran influencia en nuestro estado, especialmente en la comunidad latina. Su vida se enfocó en hacer de Arizona un mejor estado para vivir para todos sus habitantes. Extendemos nuestras más profundas condolencias a sus familiares y amigos".

Nunca paró

Dejó Chicanos Por La Causa en el 2007 para establecer The Victoria Foundation, nombrada en honor a su madre y de quien aprendió su cercanía con la gente, para seguir trabajando a favor de los más  necesitados.

Desde que puso su empeño en esta nueva empresa, numerosas familias se beneficiaron de los recursos obtenidos para el pago de viviendas de bajo costo o las becas para la educación universitaria de sus miembros, entre muchos otros servicios.

A Pete García le sobreviven su esposa Sarah y sus dos hijos, Hilario e Illana García.