En sus seis visitas a Arizona, Trump encuentra una base de seguidores que inyecta con energía pero que muchos aseguran no ha logrado crecer.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

La breve parada en Prescott Valley el martes del magante republicano Donald Trump marcó la sexta visita a Arizona que el candidato para presidente ha hecho desde que lanzó su campaña para la Casa Blanca en junio del 2015.

“Fue aquí donde todo empezó”, expresa Trump cada vez que se encuentra frente a una audiencia en Arizona, apuntando a su primera visita en julio del 2015 cuando atrajo 4 mil personas al Centro de Convenciones de Phoenix

Insistiendo que ama a Arizona, avivando el fervor por la construcción de un muro fronterizo y aplaudiendo siempre la labor del Alguacil Joe Arpaio, Trump encuentra en Arizona un público leal.

Pero la percepción de varios líderes entrevistados es que aunque Trump continúa regresando a Arizona a inyectar de energía a sus simpatizantes, el candidato no ha logrado atraer a nuevos votantes que lo pueden poner por encima de su contrincante demócrata Hillary Clinton.

'Aquí tiene a su amigo Joe Arpaio'

Según el asesor político Jaime Molera, quien es republicano, la razón por la que Trump insiste en regresar a Arizona es clara: el éxito de Trump depende de la alta participación de sus fieles simpatizantes, conocida como los “seguidores base”.

“Las encuestas muestran que las elecciones van a ser muy reñidas, entonces Trump tiene que venir a asegurarse que su base va a salir a votar”, dijo Molera. “Las personas que apoyaban a Trump (en julio del 2015) son las mismas personas que lo apoyan ahora. Él no se ha ganado a los indecisos”.

Carmen Cornejo, editora del Lacey Larkin Frontera Fund, coincidió con Molera.

“Yo creo que en realidad las visitas de Trump no van a hacer ninguna diferencia, él nada más esta atrayendo a su grupo que siempre lo ha apoyado”, dijo Cornejo. “Por sus comentarios y su retórica, nunca ha extendido el interés de su campaña hacia otros grupos que no son comúnmente republicanos. Se ha dedicado nada más a fortalecer su posición entre los miembros más extremos de su propio partido”.

Por su parte, Petra Falcón, líder de Promesa Arizona, aseguró que Trump regresa tanto a Arizona porque es el estado cuna del fuerte sentimiento de la derecha sobre la inmigración y la seguridad fronteriza.

“Aquí (Trump) tiene a su amigo al Sheriff Joe Arpaio”, dijo Falcón. “Aquí en Arizona sabemos que hemos sufrido las mismas palabras que él carga de racismo, de división, palabras que apoyan a la deportación y regresar a los inmigrantes… de aquí salió esa raíz”.

En Arizona, los mismos líderes republicanos no se han presentado para apoyar y aplaudir las visitas de Trump al estado— con excepción de Arpaio, la ex Gobernadora Jan Brewer y el tesorero estatal Jeff DeWitt, quien dirigió la campaña de Trump en Arizona durante las primarias presidenciales.

“No es como si tuviéramos al (Gobernador) Doug Ducey saliendo a recibir a Trump cada vez que viene”, dijo Molera.

Ducey se ha mantenido moderadamente distante de Trump desde que el candidato aseguró la nominación republicana para presidente, aunque el gobernador republicano de Arizona habló en el evento del magnate en Phoenix el pasado 30 de agosto.

“Es tiempo para seguridad nacional. Es tiempo para seguridad fronteriza”, dijo Ducey en ese entonces, recalcando que Trump es quien protegerá al país.

Una visita de Hillary Clinton

Por su parte, la candidata demócrata Hillary Clinton sólo ha visitado Arizona una vez, y lo hizo unos días antes de la primaria presidencial en marzo.

Según Luis Heredia, director estatal del Comité Nacional Demócrata, representantes de la campaña de Clinton, como su esposo el ex Presidente Bill Clinton, han y vendrán a hablar con el electorado en Arizona.

“La campaña sigue siendo fuerte sin una visita”, dijo Heredia, quien dijo la campaña de Clinton está enfocada en la unidad para generar un cambio, mientras la campaña de Trump en la división.

“La campaña de Trump viene a hacer un circo de división, y es muy fácil hacer un circo, es mucho más difícil hacer una campaña de unidad. La campaña (de Clinton) se está enfocando en ganarse la presidencia, y esperamos que Arizona sea parte de ese cambio”.

Repetición automática
Mostrar Miniaturas
Mostrar Subtítulos

Heredia no confirmó detalles, pero dijo que se anticipa la visita de Bill Clinton, su hija Chelsea Clinton y el vicepresidente Joe Biden de Arizona.

Para la organizadora comunitaria Abril Gallardo de LUCHA, la ausencia de Clinton en Arizona no tiene mucha importancia porque la candidata no se ha comprometido durante su campaña con temas importantes.

“Para mí no hay diferencia que venga todos los días o no venga. Su partido puede demostrar qué tipo de presidente podría ser ella, podrían parar las deportaciones, podrían parar la colaboración con los centros de detención.

Si realmente quieren empezar a poner un tono de qué tipo de presidenta podría ser ella, pueden empezar ahorita, y no esperarse a enero”, puntualizó Gallardo.

Trump en Arizona

Contacte a la reportera: laura.gomez@lavozarizona.com

Twitter: @Laura_GomezRod

Teléfono: 602-405-1286

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.lavozarizona.com/story/noticias/2016/10/04/donald-trump-visitas-arizona/91584830/