CLOSE
LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Los tomó desprevenidos. Poco antes del amanecer del 15 de julio, Alfonso Beltrán viajaba en su Chevy Suburban con su novia Letitia Greyeyes y su hija de 3 años, Aria.

Dos jóvenes se pasaron una luz roja y chocaron de lado a la Suburban a toda velocidad. El impacto hizo que la SUV se volcará en la intersección de la Van Buren y Avenida 67.

Aria fue expulsada fuera de su asiento de seguridad entre vidrios rotos. El impacto fracturó su cráneo, pierna y brazo derechos. Mientras sus padres quedaron atrapados entre los fierros retorcidos del vehículo en el que viajaban que se incrustó en el poste del semáforo.

Beltrán aseguró que estaba seguro de haber abrochado correctamente el asiento de Aria. Pero según la policía, la pequeña no fue abrochada bien y su asiento de seguridad no estaba instalado correctamente. A raíz del percance, la menor estuvo en estado crítico y luchando por su vida en Phoenix Children's Hospital por tres semanas.

Lo que pasó a esta pequeña es común. En Arizona, como en todos los Estados Unidos, más niños mueren o son lesionados en accidentes vehiculares porque no fueron puestos correctamente en asientos de seguridad que por cualquier otra razón

Una investigación de The Arizona Republic encontró que 4 de cada 5 padres no instalan o usan correctamente los asientos de seguridad infantil. Además, por motivos culturales y econónicos, los hispanos y nativo-americanos compran y usan asientos de seguridad mucho menos que anglosajones – entre 50 y 90 por ciento menos, según estudios.

El resultado: La tasa de niños hispanos y nativo-americanos (y algunos afroamericanos) que mueren o son lesionados en colisiones vehiculares es mucho más alta que para los menores anglosajones. .

"Aún tomando en cuenta el nivel de educación y económico de los padres, vemos estas disparidades en el uso de seguros para niños de 8 años o menos", dijo Michelle Macy, doctora pediátrica que trabaja en salas de emergencia.

Macy ha escrito varios estudios sobre el uso de asientos de seguridad infantil. Para los hispanos "es un asunto que tiene mucho quever con la cultura y las expectativas sobre la seguridad que todavía buscamos entender mejor".

Los contrastes pueden ser enormes. La probabilidad de morir en un accidente es 31 veces más alta para un niño menor de 5 años que no está abrochado en un asiento de seguridad correctamente.

Según datos del estado, el año pasado 28 niños menores de 14 años murieron, y 3 mil 380 fueron lesionados en accidentes vehiculares en Arizona. El 43 por ciento de los que fallecieron no estuvieron asegurados adecuadamente. En esos accidentes, menos del 5 por ciento de los menores de 5 años no estaban abrochados correctamente; pero fueron más de 40 por ciento de los muertos.

Un problema grave

Los asientos de seguridad no son fáciles de instalar o usar correctamente. Estudios revelanque entre 75 y 90 por ciento del tiempo, los padres se equivocan al usarlos o instalarlos. .

Por más de 30 años, esa tasa de uso incorrecto ha sido un problema constante. Compañías automovilísticas y fabricantes de asientos de seguridad infantil han conocido este desafío por décadas, pero han fallado en solucionarlo.

Mientras tanto, niños hispanos y nativo-americanos corren más peligro de morir o resultar lesionados en accidentes por varios motivos:

Los padres no compran o usan asientos de seguridad tan constantemente. Para algunos, el costo es un desafío. Con más frecuencia, el desafío llega de la cultura. Encuestas muestran que padres hispanos suelen hacer la excepción: no asegurar a su hijo en un viaje breve, cuando está dormido, o se queja.

Padres hispanos, especialmente los recién emigrados, suelen equivocarse en creer que un infante está más seguro en los brazos de su madre que en un asiento de seguridad.

Asimismo suelen cambiar a sus niños antes de lo que se debe de asientos viendo hacia atrás a los que miran al frente y así hasta dejar de usarlos. Estas acciones incrementan la probabilidad de que el pequeño muera o sea lesionado en un accidente.

El uso de asientos de seguridad infantil es mucho menos común en México y los países centroamericanos que en Estados Unidos. No fue hasta el año pasado que México adoptó leyes que requieren el uso de éstos . Los recién emigrados de esos países suelen no tener conocimiento de las leyes de este país o el uso de los asientos de seguridad.

Campañas educativas no alcanzan a muchos padres hispanos. Además, no son efectivas en informar ya que son impartidas en inglés y muchos no dominan el idioma o ni siquiera lo hablan. Existen grupos, como la Oficina de Seguridad en Carreteras del Gobernadorde Arizona, el Departamento de Bomberos de Phoenix y varios centros médicos que tratan de concientizar sobre la seguridad infantil con familias hispanas e inmigrantes; pero tienen fondos y alcance limitados. Los encargados dicen que es difícil encontrar y entrenar personal hispanohablante que pueda mostrar a las familias como instalar y usar los asientos de forma propia.

"Como médico de emergencias, yo veo lo que pasa cuando un padre hace una decisión debida", afirmó Michelle Macy. En 2013, se encargó de un estudio en Michigan que descubrió que padres de minorías cambiaron a sus hijos a los asientos elevados o 'booster seats' antes de lo que debían.

Casi todos los días, en la sala de emergencia de Maricopa Integrated Health Systems, al este del centro de Phoenix, la doctora Paola Pietri da cuidado médico a niños que estuvieron en accidentes automovilísticos. En los últimos 5 años, la mitad de éstos no utilizaron o no estuvieron asegurados correctamente en asientos infantiles. Sólo 1 de cada 5 estuvo asegurado correctamente – y ellos tenían las lesiones menos graves y menos frecuentes.

"Sin duda sabes cuando uno no estuvo asegurado bien", aseguró Pietri. " Lesiones terribles ocurren aún en accidentes ligeros cuando los niños no están asegurados. Esos son los que veo frecuentemente: su cabeza golpea con la ventana y su cráneo se fractura".

Los pequeños puestos demasiado temprano en un asiento "booster seat" o con sólo el cinturón de seguridad sufren lesiones abdominales en un accidente, señaló. "El torso se mueve adelante; hay una presión del abdomen que aprieta los órganos. Sus intestinos pueden explotar como un globo".

En Phoenix Children's Hospital, Angelica Baker, una especialista en asientos de seguridad infantil, dijo que los niños hispanos representan la mitad de las visitas a salas de emergencia y de las hospitalizaciones de menores lastimados en choques automovilísticos. Es una tasa alta, dado que los hispanos representan el 31 por ciento de la población en Arizona.

En este estado, bajo la ley, los niños menores de 8 años o de menos de 4 pies y 9 pulgadas de alto, tienen que estar en un asiento de seguridad infantil. Las leyes no especifican cuando deben estar en los asientos viendo hacia atrás, los que miran al frente o "booster seat".

La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatricians, en inglés) recomienda que todos los bebés deben usar asientos viendo hacia atrás mínimo hasta los 2 años; que niños deben estar en asientos que miran al frente hasta por lo menos los 5 años; y que el mayor número deben usar "booster seat" hasta los 8 años.

Los médicos y personas que ayudan a las víctimas de accidentes o que trabajan en asuntos de seguridad infantil tienen su propio estándar: Mantenga a su niño más seguro y por más tiempo en el asiento.

"Mi hijo más joven, que cumple 6 años este mes; todavía está en un arnés de cinco puntos", señaló Macy. Ella se refiere al estilo estándar del asiento que mira al frente. "A veces se queja; pero esa es la forma más segura de viajar para él. Su hermano de 9 años todavía usa un 'booster seat', aunque bajo la ley ya pudiéramos cambiarlo al cinturón regular"

"La mayoría de sus amigos ya no usan 'booster seat' , pero él se ha portado bien usándolo. Es fácil mostrarle donde el cinturón le agarra incorrectamente su abdomen, o donde frota su cuello", agregó.

Jennifer Pelky, ingeniera de seguridad vehicular de Toyota, señaló que ningún niño menor de 13 años debe estar sentado en la parte delantera del vehículo, y punto. .

"Si no has estado en un accidente", dijo, "no entiendes que violento puede ser y la rapidez con que ocurre - en el parpadeo de un ojo".

Además, las leyes en Arizona no son claras. Aunque una sección requiere que los niños menores de 8 años estén en asientos de seguridad, otra permite que viajen en la parte trasera de una camioneta. Ese recoveco dejó morir por lo menos a dos niños el año pasado, y es una ley que confunde a expertos en seguridad infantil.

"Ese recoveco te deja rascando la cabeza, dado que los accidentes vehiculares son la mayor causa de muertes y discapacidades para niños", puntualizó Kristy Arbogast, codirectora científica del Centro de Investigación y Prevención de Lesiones del Children's Hospital de Philadelphia. El centro diseñó un programa modelo para incrementar el uso de asientos infantiles. Se enfoca en la educación para padres en inglés y español.

Proveer información clara y coherente a los padres es la clave, aseguran investigadores.

"Los padres en general piensan que hacen un buen esfuerzo, pero muchas veces no saben o no entienden cual asiento deben usar", dijo Beth Ebell, directora del Centro de Prevención e Investigación de Lesiones Harborview, en Seattle. Ebell en una de las investigadoras más destacadas en el uso de asientos de seguridad infantil por parte de las poblaciones hispanas y nativo-americanas.

"Yo trabajo todo el día en una sala de emergencia. Y puedo contar con los dedos de las manos la cantidad de niños con heridas graves que he visto y que estaban asegurado correctamente en su asiento de seguridad. Son tan eficaces, son fantásticos – un elemento crítico para sobrevivir un accidente", agregó Ebell.

Destiny Weideke conoce bien lo que puede significar. El 5 de abril, ella estaba manejando en Avenida 59 con sus hijos Brennon, de 3 años, y Brooklyn, de 8 meses, cuando otro vehículo se pasó una señal de alto y golpeó al lado de su auto.

"Fue como en cámara lenta. Pegamos a media calle y nuestro auto volteó. Caímos en nuestras llantas otra vez, cara atrás. Ambas puertas de los pasajeros atrás estaban atascadas", recordó.

Pero seis semanas antes del accidente, Weideke había acudido a un evento del Cuerpo de Bomberos de Glendale donde verificaron la seguridad de los asientos infantiles.

"Quería averiguar que estuvieran instalados correctamente", señaló Wideke, y agregó "Cada vez que cambiamos uno de nuestros asientos o compramos un automóvil nuevo voy para que los verifiquen".

Weideke dijo que circulaba a 40 millas por hora al momento del accidente. Pero los niños estaban asegurados bien y ambos escaparon sin heridas graves. Brennon tenía una contusión pequeña y le dolía su brazo; Brooklyn tenía una pequeña marca roja en su cabeza. No queda claro si esos daños fueron causados por las bolsas de aire laterales, que se activaron en el accidente.

Ebell, de Harborview, aseguró que en sus encuestas con padres de familia, "algunos no sabían de 'booster seats', algunos pensaban que su hijo ya tenía un tamaño bastante grande. Muchas veces hay una falta de entendimiento de las reglas sobre el uso de asientos infantiles… y hay otro obstáculo, no les hacemos llegar esa información en español".

Pero estos desafíos han sido reconocidos anteriormente. En 1997, el pediátrico y epidemiológico Gregory Istre lanzó el primero de una serie de proyectos para incrementar el uso de asientos infantiles en dos barrios hispanos al oeste de Dallas, Texas.

En tres años, su equipo había triplicado la tasa de uso de asientos infantiles en esas áreas por más de 60 por ciento, comparado al nivel de uso en otras partes de Dallas en esa época, señaló Istre. Ellos llegaron a los padres a través de guarderías, clínicas médicas, iglesias católicas, tiendas y organizaciones locales – en efecto, involucrando a la comunidad entera.

"Descubrimos que si el conductor usaba un cinturón, era cinco veces más probable que el niño de pre-escolar estuviera en un asiento infantil, comparado a que si el conductor no lo usaba", señaló Istre.

En Cincinnati, una pequeña comunidad hispana comenzó a crecer rápidamente en 2002, con migrantes llegando para trabajar en el cultivo de tabaco en el estado vecino de Kentucky o buscando otros empleos.

"Entonces empezamos a ver una diferencia en nuestra sala de emergencia – no teníamos muchos niños hispanos en nuestra área-, pero estábamos viendo muchos menores latinos siendo lesionados en accidentes ", señaló Gloria Del Castillo, una especialista en compromiso comunitario en el Children's Hospital de Cincinnati. En 2004, ese hospital lanzó el programa Buckle Up for Life (Abróchate Para la Vida), en alianza con la compañía Toyota, que ahora opera en 14 estados.

El hospital encontró los mismos desafíos que Istre: la lengua, educación, a veces falta de dinero – y las expectativas culturales.

"La gente decía, 'que sea lo que Dios quiera, de algo vamos a morir'", dijo Del Castillo. Pero la especialista no aceptaba ese actitud. Les dice a los padres que pueden dejar que Dios cuide sus almas, pero que protegerse a si mismo y a sus hijos es su trabajo.

Otra creencia equivocada en los inmigrantes de México es: "La cultura dice que el hijo está más seguro en los brazos de su madre; oigo eso muchas veces", aseguró Alberto Gutier, director de la Oficina de Seguridad en Carreteras, del Gobernador de Arizona.

Del Castillo busca derribar esa creencia con la física básica.

"Velocidad por peso es igual a la fuerza del impacto. Les digo, 'Mire señora, en un accidente a 30 millas por hora, con su bebé de 10 libras, multiplique 10 por 30, y su bebé se convierte en un proyectil de 300 libras que no podrá contener en sus brazos", puntualizó Del Castillo. "Te miran como, '¿Qué?' Pero, sí, no hay ninguna posibilidad que pueda sujetar a su bebé.", agregó.

Esta creencia no está limitada a mexicanos. Arbogast, del Children's Hospital de Philadelphia, contó que recientemente estuvo en una conferencia sobre seguridad infantil en China. "Fue una creencia muy común. Hay familias que contratan a personas para que viajen con ellos y que carguen a sus niños en sus brazos. Ellos creen que es la forma más segura de proteger el niño".

Ademas, los padres suelen hacer excepciones a sus propias reglas. En 2013, una encuesta nacional de Safe Kids Worldwide, una coalición de grupos de protección infantil: Arrojó que:

  • 36% de los padres hispanos ven bien el no asegurar a su hijo en un viaje corto cerca de la casa (contra 20% de los estadounidenses)
  • 32% no tenía problema cuando el 'booster seat' o el asiento de seguridad estaba ausente (contra 15% de los estadounidenses)
  • 33% de no usarlo como recompensa para el niño por comportarse bien (frente al 13% de los anglosajones)
  • 30% cargaba el niño en brazos (frente al 13% en estadounidenses)
  • 31% les parece bien si el niño sigue quitándose del asiento (contra 11% de los estadounidenses)
  • 28% no se lo ponen si están apurados (contra 10% de anglosajones).

Todas las organizaciones que regalan asientos juveniles requieren que, primero, los padres participan en entrenamiento sobre como instalar y usarlos.

Recientemente personal del Phoenix Children's Hospital hicieron un entrenamiento en la Capilla Calvária, una iglesia evangélica al sur de Phoenix.

"Todas las familias, padres, madres, tíos, estaban muy interesados en aprender", dijo Alfredo Hernandez, un pastor asistente. "La mayoría ya usaban asientos de seguridad o cinturones, pero muchos no estaban instalados correctamente. Los padres no sabían los tamaños o cuando debían cambiar un asiento que mira al frente o un 'booster seat' … Esto los hizo mucho más consientes".

Pero estos esfuerzos tienen recursos limitados. Phoenix Children's Hospital colabora con "Buckle Up for Life" y Cincinnati Children's Hospital. Maricopa Integrated Health Systems, los bomberos, la policía de Phoenix y muchas otras organizaciones en Arizona dependen de los asientos que ellos distribuyen en sus eventos, en gran parte en la ayuda de la Oficina de Seguridad en Carreteras del Gobernador de Arizona.

Repetición automática
Mostrar Miniaturas
Mostrar Subtítulos

Pero Gutier, director, que ha trabajado por 20 años en mejorar el uso de asientos infantiles , señaló que su oficina ya no cuenta con mucho presupuesto para comprar más asientos. A pesar de su nombre,solo recibe 3 por ciento del presupuesto estatal. El resto viene de fondos federales, y esos casi están agotados.

Recientemente, Gutier tradujo al español la guía sobre como instalar y usar asientos de seguridad.

Su mensaje es similar al de casi todos los involucrados que buscan salvar las vidas de niños: Ponlos en el asiento correcto; no hagas excepciones.

"Mucha gente no sabe que más de 60 por ciento de los accidentes que involucran a menores de 10 años ocurren en menos de 10 minutos de la casa", dijo Pelky, ingeniera de Toyota. "La mayoría del tiempo, andas en automóvil cerca de la casa, y en los cruceros, señales de alto, semáforos, hay muchas oportunidades para cometer errores".

Esto se puede cambiar, asegura Ebell.

"Todos los padres tienen ciertas reglas que se negocian conlos hijos, y otras que no. Puede ser o no que coma sus vegetales, pero no se permite faltas de respeto a la abuela… Cada vez que van en el auto, las vidas de tus hijos están en peligro. Esta es la cosa más peligrosa que hacen en su día".

"Así que tienes que decir: No hay excepciones para viajes cortos, o en el coche del tío. Los asientos infantiles son fundamentales. Si son parte de la rutina, tus niños no van a discutirlo. Esto no se negocia".

Afuera del Phoenix Children's Hospital, después de que dejara su hijo, Alfonso Beltrán, para una visita con Aria, de 3 años, , a Rebecca Reyes le cuesta entender cómo se lesionó.

Asegura que Alfonso crió a cuatro niños de un matrimonio previo. "Él siempre averiguó que ellos estaban asegurados bien en sus asientos. Así es como yo lo creí", señaló. "Y él está seguro que puso Aria en su asiento correctamente".

El conductor del otro vehículo, Miguel Maldonado, un menor de 14 años, será juzgado como adulto por cuatro cargos de asalto agravado con arma mortal.

Letitia Greyeyes no ha querido hablar con la prensa. Pero en gofundme, un sitio del internet "crowdsourcing" en donde buscar ayuda del público para pagar las cuentas médicas de Aria, ella escribió que despertó en el hospital después del accidente sin recordar cualquier detalle de lo ocurrido. No fue hasta que salió, tres días después, y vio a Aria por si misma, que entendió la condición grave de su hija.

"Ella tiene demasiados tubos y alambres conectados … mi preciosa bebé estaba allí con tanto mal y no hay nada que yo pueda hacer… Le digo que la amo, y solo puedo esperar y rogar que llegue el día en que ella puede responderme a mí".

"Ella tiene demasiados tubos y alambres conectados … mi preciosa bebé estaba allí con tanto mal y no hay nada que yo pueda hacer… Le digo que la amo, y solo puedo esperar y rogar que llegue el día en que ella puede responderme a mí", Letitia Greyeyes, Mamá.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.lavozarizona.com/story/noticias/2015/08/07/nios-hispanos-ms-propensos-morir-por-usar-asientos-de-seguridad/31306309/