SUBSCRIBE NOW

Centroamericanos siguen probando suerte pese a cambios en frontera

DHS dijo que desde 1 de octubre 2014 al 31 de enero del 2015, unos 10.123 menores sin acompañante han cruzado la frontera sur del país.

EFE
Familias enteras centroamericanas continúan intentando cruzar la frontera a los Estados Unidos.

TUCSON, Arizona - A pesar de la notable disminución de indocumentados que cruzan la frontera, todavía hay decenas de centroamericanos, menores y adultos, en los pueblos fronterizos del lado mexicano en espera de poder evadir a las autoridades migratorias y cruzar a Estados Unidos.

"La situación cambió, no hay mucha gente cruzando. Estuvimos en Altar (Sonora, México) y recuerdo que años atrás veías unos cuatro mil inmigrantes cruzando por día, hoy hay menos de cien personas cruzando diariamente", dijo hoy a Efe el reverendo y activista proinmigrante, Robín Hoover, fundador de la organización Fronteras Compasivas (Human Borders), quien realizó un recorrido por la frontera sur de Arizona y norte de México este fin de semana.

"El albergue que es operado por la iglesia tiene un promedio de 40 personas cada noche, jóvenes, familias y personas solas", agregó el sacerdote, quien mencionó que había algunos menores entre las pocas personas que esperan cruzar a Estados Unidos.

NOTA RELACIONADA:Niños centroamericanos piden quedarse en EU como regalo de Navidad

Cifras del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) indican que en lo que va del fiscal 2015, desde 1 de octubre 2014 al 31 de enero del 2015, unos 10.123 menores sin acompañante han cruzado la frontera sur del país, lo que representa una reducción del 39 por ciento comparado al mismo periodo del año anterior donde cruzaron 16.558.

Los inmigrantes que continúan llegando incluyen niños y adultos.

Las cifras indican que la mayoría de estos menores son de Guatemala y que sólo por la frontera de Arizona han cruzado unos 2.021 menores solos.

Mientras tanto, los números de familiares y madres con niños han disminuido en un 16 por ciento. Así, durante el año fiscal 2015, unas 9.090 familias han sido detenidas en la frontera, un número bajo en comparación a las 10.787 madres con niños detenidas el año pasado en la misma época.

En Arizona 992 madres con menores han sido detenidas en el 2015.

Hoover explicó que durante su recorrido pudo hablar con los inmigrantes procedentes de Honduras, El Salvador y Guatemala que estaban a la espera de cruzar.

"Un 50 por ciento de ellos habían sido deportados y la otra mitad va a cruzar por primera vez", comentó.

NOTA RELACIONADA:ACLU demandan a gobierno de EEUU por niños migrantes

El religioso, quien también realizó un recorrido fronterizo por el lado de Texas aseguró que la situación para los inmigrantes "es cada día más difícil y peligrosa".

Añadió que las personas que operan los albergues les explican a los inmigrantes el peligro al que se enfrentan y muchos desisten de intentarlo.

Miles de niños y adultos centroamericanos llegaron a la frontera el año pasado.

"Estados Unidos ha puesto mucha presión para que controlen el tren y los zetas que cubren parte de ese territorio envían a los inmigrantes por el oeste donde hay mucho peligro. Sabemos que varios inmigrantes han muerto por esa área", comentó Hoover, quien estuvo acompañado en su recorrido por los productores de un cortometraje que expondrá la crisis de los menores que cruzaron solos la frontera.

Uno de los voluntarios que realizó el recorrido con el reverendo Hoover comentó que las historias de los inmigrantes a la espera de cruzar son conmovedoras.

"Vimos muchos inmigrantes de Centroamérica, dicen que vienen huyendo de la violencia y otros están buscando oportunidades de empleo y educación", contó hoy a Efe Raymond Daukei, voluntario de Fronteras Compasivas.

Explicó que entre los inmigrantes que se encontraban en Altar, Sonora, había menores adolescentes y madres con niños.

"Me conmovió (ver) que todos quieren hacer el esfuerzo para sacar adelante a su familia, eso me tocó el corazón, el sacrificio que hacen, dejar su familia, arriesgar su vida por una oportunidad para un mejor futuro", agregó Daukei.

De su parte, la directora de Border Action Network, Juanita Molina, señaló que mientras los inmigrantes siguen cruzando por el desierto, el peligro y los riesgos de morir continúan, y sobre todo cuando lo hacen por terrenos más aislados donde es muy difícil encontrarlos cuando se pierden o cuando son abandonados.

NOTAS RELACIONADAS: