SUBSCRIBE NOW

México explica su difícil decisión ante inminente inundación

El presidente López Obrador defendió su decisión de abrir estratégicamente las compuertas, señalando que eso evitó una inundación peor en Villahermosa

AP
Residentes usan balsas para navegar por las calles inundadas en Villahermosa, en el estado de Tabasco, México, el miércoles 11 de noviembre de 2020.

CIUDAD DE MÉXICO — El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador dijo el lunes que tuvo que enfrentar la difícil decisión de ya sea permitir que una ciudad grande se inundara o dirigir el exceso de agua a zonas pobres e indígenas menos pobladas. El presidente, que siempre afirma que “primero los pobres”, eligió la segunda opción.

“A mí me duele mucho”, declaró López Obrador, señalando que “habría habido mucha más gente afectada” si la ciudad de Villahermosa se hubiera inundado. Prometió drenar los canales del río y reducir el foco en la producción de la planta hidroeléctrica en una presa cuyo derrame contribuyó al problema.

López Obrador defendió su decisión de abrir estratégicamente las compuertas, señalando que eso evitó una inundación peor en Villahermosa, la capital del estado de Tabasco en la costa del Golfo de México y hogar de más de 350.000 personas.

Tabasco es el estado natal del presidente, y las fuertes lluvias han afectado aproximadamente a 161.000 habitantes cuyos hogares quedaron bajo las aguas o tuvieron que ser desalojados.

El domingo, el mandatario dijo que cuando una presa llegó a su máxima capacidad, las autoridades se vieron en la necesidad de liberar agua y “tuvimos que optar entre inconvenientes, y no inundar Villahermosa”.

“Luego perjudicó a la gente de Nacajuca, a las zonas chontales, los más pobres, pero teníamos que tomar una decisión”, sostuvo López Obrador. La cabecera municipal de Nacajuca, mayormente rural, cuenta con cerca de 83.000 habitantes.