SUBSCRIBE NOW

México resta importancia a inspectores laborales que busca EEUU para el T-MEC

El Gobierno de México protestó este sábado ante Estados Unidos por haber incluido dentro de la ley auxiliar del acuerdo comercial de libre comercio entre México, Estados Unidos y Canadá.

Diana García
Corresponsal en la Cd. de México
El canciller de México, Marcelo Ebrard, habla en la rueda presidencial diaria este lunes en Ciudad de México (México).

CIUDAD DE MÉXICO.- El canciller de México, Marcelo Ebrard, quitó este lunes importancia a la polémica por la inclusión de inspectores laborales por parte de Estados Unidos en la legislación auxiliar del T-MEC, al recordar que es el Gobierno mexicano quien define las funciones y alcances de estas figuras.

"Los agregados no pueden ir a ningún establecimiento de nuestro país porque nuestro ordenamiento no se los permite, ni se los permitirá jamás", explicó Ebrard en una rueda de prensa desde el Palacio Nacional.

El Gobierno de México protestó este sábado ante Estados Unidos por haber incluido dentro de la ley auxiliar del acuerdo comercial de libre comercio entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) presentada ante la Cámara de Representantes estadounidense la designación de cinco inspectores para evaluar la reforma laboral mexicana.

"Es preocupante que a través de una iniciativa de ley se pretenda ir más allá de lo necesario para cuidar el buen cumplimiento de lo negociado entre las partes", expresó el subsecretario mexicano para América del Norte, Jesús Seade -que este lunes viaja a Washington- en una carta enviada al representante de Comercio Exterior de Estados Unidos, Robert Lighthizer.

MÁS:México rechaza inspectores laborales de EEUU en T-MEC

La semana pasada, representantes de los Gobiernos de México, Estados Unidos y Canadá firmaron en la capital mexicana la versión definitiva del T-MEC, que incluye las modificaciones acordadas entre la Casa Blanca y los legisladores estadounidenses del Partido Demócrata en materias laboral y medioambiental.

Sobre este documento, Ebrard recordó que pese a la nueva polémica el convenio continúa "intacto" y fue respetado al "100 %".

"No tiene letras chiquitas, paréntesis o 'adendums', nada. El que se firmó, igualito, se ha llevado por parte de las autoridades norteamericanas (estadounidenses) ante su Congreso", subrayó.

Explicó que ahora el Congreso busca que, vía el Ejecutivo estadounidense, se designe hasta cinco agregados laborales para dar seguimiento a las reformas implementadas en México.

Explicó que ello plantea una problema de fondo y de forma. De forma, continuó, porque no se había avisado del tema jefe negociador, Jesús Seade, ni al Gobierno mexicano.

Y de fondo, siguió, porque los agregados "los autoriza" en última instancia México.

"Ningún país puede designar agregados en México si nosotros, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), vía Dirección General de Protocolo, no los acepta o autoriza", indicó.

MÁS:Gobernadores de Arizona y Sonora piden pronta ratificación del T-MEC

Explicó que Estados Unidos tiene hoy una agregada laboral en México, que también ha tenido sus agregados laborales en el vecino del norte.

"Pero los agregados no tienen potestad para ir a ningún establecimiento ni pueden sustituir ni hacer nada que no autorice el Gobierno anfitrión", remarcó.

En este contexto, explicó que se decidió el sábado explicar públicamente esta nueva controversia porque se ha llevado a cabo una diplomacia "transparente" y también para reflejar que Seade "jamás ha mentido".

El canciller descartó que México acuda a alguna instancia internacional ante esta situación, recordando que todavía es una "iniciativa de ley".

"El límite de México es que no aceptaremos ninguna persona funcionaria de otro país que busque hacer labores que excedan las que están establecidas en la ley", detalló Ebrard.

Recordó que Estados Unidos tiene muchos "agregados" actualmente -no solo en materia laboral- pero no hacen ninguna inspección que no este autorizada por el Gobierno mexicano.

Positivamente, recordó que México va a contar con un sistema de solución de controversias con Estados Unidos a través de paneles, que ha de ser muy favorable porque eliminará la actual "asimetría unilateral" que beneficia a su vecino al ser una "economía más grande" que la mexicana.

El presidente ve granes avances

Al inicio de su conferencia matutina, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo que la firma del tratado comercial por parte de los tres Ejecutivos de México, Estados Unidos y Canadá es un "gran avance".

"Un paso hacia la cooperación entre los tres países, y va a ayudar mucho a la economía de México", indicó.

Recordó que el proceso está muy vinculado al Congreso de Estados Unidos y habló de la iniciativa de ley por parte de Estados Unidos de incluir inspectores.

"Esto sale de manera clandestina, aunque tienen desde luego derecho, porque es un país libre, soberano, de presentar sus iniciativas, y el Congreso de aceptarlas, modificarlas o rechazarlas", señaló el presidente.

Indicó que se buscará a través del diálogo y la cooperación un nuevo punto de acuerdo en este aspecto.