Dirigentes empresarios y políticos de México y EEUU iniciaron el viernes una reunión que busca promover el comercio bilateral, en momentos de tensión

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

MÉRIDA, México – Dirigentes empresarios y políticos de México y Estados Unidos iniciaron el viernes una reunión que busca promover el comercio bilateral, en momentos en que las medidas de ambos gobiernos inquietan a los inversionistas. A pesar de que la relación bilateral pasa por momentos de incertidumbre, algunos de los asistentes expresaron optimismo.

Las inversiones en México se han enfriado en medio de la incertidumbre económica y a la espera de que se apruebe el nuevo pacto comercial entre Estados Unidos, México y Canadá (el T-MEC, cuyo objetivo es actualizar el TLCAN), así como por otras preocupaciones por la economía global.

El presidente y director general de la Cámara de Comercio de Estados Unidos, Thomas Donohue, dijo que los inversionistas se ponen nerviosos ante cualquier manifestación de incertidumbre, desde el Brexit hasta el colapso económico de Venezuela y el aumento de familias migrantes de Centroamérica que llegan a la frontera con Estados Unidos.

NOTA RELACIONADA: Trump amenaza con subir aranceles a México por migrantes

“La gente en todo el mundo empieza a cuidar su dinero”, dijo Donohue a The Associated Press. Agregó que el principal enfoque del foro, llamado US-México CEO Dialogue, era llegar a una estrategia para aprobar el T-MEC y “entonces la gente querrá volver a invertir su dinero”.

Aunque el presidente estadounidense, Donald Trump, se retractó recientemente de una amenaza de cerrar la frontera con México, el envío de contingentes de agentes fronterizos para hacer frente a una oleada de familias migrantes ha provocado largas esperas en los cruces entre ambas naciones norteamericanas, por lo que los conductores duermen en sus camiones para no perder su lugar en la fila.

Las posibles alteraciones en la cadena de abastecimiento industrial trasfronterizo preocupaban a algunos en la reunión.

Poco después de asumir el cargo, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, causó preocupación entre los inversionistas luego de cancelar un proyecto multimillonario de construcción de un aeropuerto para la capital que tenía un avance aproximado de una tercera parte.

Durante una cena de gala la noche previa en una lujosa hacienda en el norte de Mérida, las autoridades mexicanas aseguraron a los empresarios vestidos con guayaberas que sus inversiones estarían seguras en México.

Aun así, a México le falta trabajar para atraer capital extranjero. El analista económico y político Macario Schettino escribió recientemente para el diario El Financiero que, a menos que cambie la tendencia, la inversión podía caer un 5% en el primer trimestre y posiblemente permanecer en niveles similares a lo largo de 2019.

Los asistentes indicaron que ayudaría la implementación del T-MEC, que deberán aprobar los legisladores de los tres países.

“Vamos a cerrar filas para lograr su ratificación lo más pronto posible”, dijo el secretario de Relaciones Exteriores mexicano, Marcelo Ebrard, y agregó que las autoridades aguardaban con optimismo el anuncio de varias inversiones derivadas del diálogo.

MÁS: Cónsules mexicanos en EEUU buscarán aprobación del T-MEC y defender migrantes

El subsecretario de Energía de Estados Unidos, Dan Brouillette, dijo tras la reunión con la secretaria de Energía mexicana, Rocío Nahle, y el jefe de oficina de la presidencia mexicana, Alfonso Romo, que no hay intención de dar marcha atrás en las reformas que hace cinco años abrieron el sector energético a las compañías privadas bajo el predecesor de López Obrador, el entonces presidente Enrique Peña Nieto, sino sólo la intención de revisar y evaluar su desempeño.

“No obtuve ninguna indicación de que ellos estén tratando de deshacer esas reformas o de alguna manera poner fin a ese esfuerzo”, dijo Brouillette. “Lo que escuchamos del señor Romo y lo que escuchamos de la secretaria Nahle es que ellos comprenden la inviolabilidad de los contratos, y eso es muy importante para las empresas estadounidenses”, agregó.

Históricamente complicadas, las relaciones entre México y Estados Unidos se volvieron particularmente tensas tras la elección de Trump, quien constantemente critica al vecino del sur por cuestiones de comercio, frontera y migración.

México es el segundo mercado de exportación más grande de Estados Unidos y su tercer socio comercial más grande, con bienes intercambiados por un valor superior a los 678.000 millones de dólares, según el secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.lavozarizona.com/story/mexico/2019/04/12/cumbre-empresarial-mexico-eeuu/3449472002/