Las largas jornadas de trabajo, explica, nunca han sido factor para desatender a sus hijos, incluso les revisa las tareas por medio de mensajes de texto

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

CIUDAD DE MÉXICO -- Si ser mamá no es tarea sencilla, ¿qué tal ser mamá, papá y médico a la vez?

A los 17 años, María del Rosario González Mota tomó la decisión de dedicarse a la Medicina. A 34 años de distancia y con jornadas de 12 horas, recorre la Ciudad a bordo de una ambulancia alerta para brindar los primeros auxilios a quien los requiera.

Es parte del escuadrón del Centro Regulador de Urgencias Médicas (CRUM), de la Secretaría de Salud de la Ciudad de México, y compartió con REFORMA su historia en la víspera del Día de las Madres.

¿Se ha reprochado no pasar más tiempo con sus hijas?, se le preguntó.

"De cierta manera no porque quiero mucho a mis hijas y quiero mucho a mi profesión. Entonces, no me reprocho porque éste es un sustento para mis hijas.

"Yo soy mamá y soy papá a la vez. Entonces, si no trabajo yo, ¿mis hijas dónde quedan?", rebate con una amplía sonrisa.

Como ella, en el CRUM hay más mujeres médico y paramédicos que además de este empleo, tienen un segundo trabajo para tener recursos suficientes para mantener sus hogares.

Las largas jornadas de trabajo, explica, nunca han sido factor para desatender a sus hijos, pues con llamadas y mensajes de texto mantienen seguimiento permanente de sus actividades.

"'¿Dónde estás?, ¿qué estás haciendo?, ¿ya hiciste la tarea?, métete a bañar, ya duérmete', les andamos diciendo, más que nada cuando uno está de guardia en la noche", subraya.

Incluso, revisan tareas a través de fotos compartidas por celular.... una de las ventajas de la tecnología.

Rosario es madre de dos adolescentes: Carmina, de 14 años, e Irene, de 15 años, quienes -dice con honra- están orgullosa de ella, aunque al corto plazo descartan dedicarse a la Medicina como su madre.

Rosario González reconoce que pasa poco tiempo con ellas, pero afirma que cada minuto que comparten lo aprovechan al máximo.

"Mi labor como médico que soy sí es muy desgastante", admite.

"Ahora sí que las dos (mamá y médico) las llevo a la par, cuando descanso obvio tengo que estar con mis hijas, llevarlas a pasear, convivir con ellas, revisar sus tareas... tener cierta convivencia porque nos absorbe mucho el trabajo estar aquí".

Al atender las emergencias de esta Ciudad ha visto un sinnúmero de accidentes, unos donde jóvenes con edades similares a las de sus hijas.

Considera que, por ejemplo, los percances que se originan por intoxicación de distintas drogas se gestan porque en sus hogares no hablan con sus padres.

Originaria de Guadalajara, recuerda que antes de inclinarse por la Medicina había soñado con estudiar Arquitectura.

Sin embargo, brindar ayuda a quienes más lo necesitan fue su mayor impulso para cambiar de opinión.

"A veces, la carga sí es pesada, pero pensar que alguien pudo salir adelante de su gravedad es lo que a uno lo hace sentir bien", lanzó la médico de 51 años.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.lavozarizona.com/story/mexico/2018/05/10/rosario-medico-dia-madres/600533002/