SUBSCRIBE NOW

Grupos tocaron 1 millón de puertas, hicieron 8 millones de llamadas para impulsar la participación latina en Arizona

La participación récord de latinos y afroamericanos ayudó a inclinar la balanza al convertir el estado en azul por primera vez en casi tres décadas

Rafael Carranza
Arizona Republic | La Voz
Isaac Pérez, voluntario de Mi Familia Vota, conversa con un estudiante afuera del Colegio de Leyes de ASU.

READ IN ENGLISH

TUCSON - Latinos y votantes de color se presentaron a las urnas en Arizona durante las elecciones presidenciales de este año como nunca antes, con una participación récord que favoreció en gran medida a los demócratas y ayudó a inclinar la balanza al convertir el estado en azul por primera vez en casi tres décadas, dijo el miércoles una coalición progresista.

Una semana después de las elecciones, los funcionarios todavía están contando los votos en partes de Arizona. Pero un análisis inicial de los datos demográficos y de los distritos electorales realizado por la coalición mostró que la participación entre los votantes latinos, que constituyen uno de cada cuatro votantes en Arizona, así como entre los votantes afroamericanos y nativo americanos en el estado aumentó significativamente este año, en comparación con elecciones presidenciales.

Mi AZ, una coalición de cinco comunidades progresistas y organizaciones de defensa que lideraron una campaña de campo masiva en todo el estado en Arizona, apuntando específicamente a los latinos y otros votantes de color, publicó los hallazgos de su análisis inicial el miércoles.

Entre los aspectos más destacados, casi el 73% de los votantes latinos en distritos clave de mayoría latina en Arizona eligieron al presidente electo Joe Biden sobre el actual presidente republicano Donald Trump. En esos distritos, la participación de votantes latinos aumentó hasta en 20 puntos porcentuales en comparación con 2016, según Mi AZ.

NOTA RELACIONADA:El voto latino, más numeroso y crucial que nunca

Eso es el equivalente a 37,000 votos adicionales para Biden, dijo la coalición. A modo de comparación, menos de 13,000 votos en total separaron a Biden de Trump a partir del miércoles en el conteo continuo de boletas en Arizona.

"Espero que las lecciones aprendidas, extraídas de esta elección en 2020, es que en todos los lugares donde vieron a latinos, gente de color, jóvenes que se muestran y realmente hacen tanto para traer a casa esta victoria a nivel federal, que la gente se da cuenta de que eso no es algo que pueda materializarse con una inversión cíclica ", dijo Laura Dent, directora ejecutiva de Chispa Arizona, una organización de justicia ambiental que es uno de los cinco grupos que forman Mi AZ.

"Tiene que ser a largo plazo y debe ser dirigido por las comunidades en el terreno para que sea fructífero, sostenible y exitoso en el futuro", dijo Dent.

1 millón de puertas y 8 millones de llamadas

Durante una llamada a los medios el miércoles, la coalición dijo que los resultados de las elecciones presidenciales en Arizona reflejaban el papel fundamental que se esperaba que los votantes latinos desempeñaran este año para decidir el ganador.

Pero la llamada también abordó el trabajo de larga data que las organizaciones comunitarias y de defensa han realizado en Arizona durante la última década para impulsar la participación de los latinos desde los días de la controvertida ley SB1070 y las redadas de inmigración del entonces alguacil del condado de Maricopa, Joe Arpaio.

Isaac Pérez, voluntario de Mi Familia Vota, registra a una persona afuera de la Escuela de Leyes de ASU.

Los miembros de la coalición Mi AZ incluyen grupos como Living United for Change en Arizona (LUCHA) que se formó después de la SB 1070. Otros miembros incluyen Our Voice Our Vote, un grupo liderado por afroamericanos que aboga por políticas progresistas; Mi Familia Vota, uno de los grupos de participación de votantes latinos más grandes del país; y Case Action Arizona, un grupo de justicia económica enfocado en ayudar a las familias trabajadoras.

Desde julio, los miembros de la coalición registraron casi 8 millones de llamadas a votantes potenciales en Arizona y tocaron más de 1.15 millones de puertas antes de las elecciones del 3 de noviembre, utilizando protocolos especiales para prevenir la propagación del COVID-19.

MAS:Grandes grupos latinos felicitan a Biden y le piden ya medidas migratorias

Los miembros lo describieron como uno de los movimientos de base más grandes en la historia de Arizona.

Los grupos "son los que construyeron la relación no solo con los votantes sino con el resto de las comunidades que nunca habían recibido un golpe a la puerta de un partido, un correo, una llamada para participar en una elección", dijo Alejandra Gómez de LUCHA.

"Todo esto fue, creo, la tormenta perfecta para que nuestras comunidades se unieran y comenzaran a centrar todas nuestras comunidades que realmente habían quedado fuera del proceso, especialmente en Arizona", dijo.

¿Cuál fue la participación de las comunidades de color en Arizona?

Se proyecta que la participación entre los votantes latinos registrados en Arizona alcance el 50% este año, superando el récord anterior de 44% en 2016, según Chris Brill, director de datos de Arizona Wins, otra coalición progresista que se asoció con Mi AZ para compilar los datos. lanzado el miércoles.

Brill dijo que otras comunidades de color también batieron récords. Más del 60% de los afroamericanos registrados para votar en Arizona se presentaron a las urnas, superando las cifras de hace cuatro años en un 11%, dijo. Además, más de 53,000 nativo americanos emitieron sus votos desde áreas tribales en el estado, un aumento del 25% en comparación con 2016, agregó.

Reginald Bolding, fundador y codirector ejecutivo de Our Voice Our Vote y representante estatal para el área sur de Phoenix, atribuyó esos logros a los esfuerzos de la coalición para impulsar la participación mediante la creación de una campaña digital para complementar cara a cara. hacer frente a la divulgación en medio de una pandemia mundial.

"Si bien no descartamos la contribución de nadie más, la realidad es que el trabajo realizado por el grupo Mi AZ, realmente creemos que jugó un papel fundamental en el cambio real de los resultados de lo que estamos viendo aquí en Arizona", dijo. dijo.

El fin de las elecciones no significa que el trabajo se detenga

A medida que los funcionarios electorales terminen de contar las boletas en los próximos días, los grupos de la coalición Mi AZ dijeron que su enfoque seguía siendo el futuro y que ejercitaron la influencia política que los latinos y los votantes de color en Arizona han comenzado a ejercer a medida que se involucran más en el sistema político. .

Beatriz Topete, trabajadora de campo de Case Action Arizona y miembro del sindicato de hotelería en Phoenix, dijo que eso significaba devolver toda su atención a una de las mayores preocupaciones que han afectado a las familias trabajadoras en Arizona, la pandemia de COVID-19.

"Ahora tenemos que volver a presionar para que el coronavirus vuelva a estar bajo control y mejorar nuestros beneficios de salud por desempleo, y también para tener derecho a volver al trabajo cuando termine esta pandemia", dijo.

MAS:Asesores: Será complicada transición entre Trump y Biden

Tomás Robles, el codirector ejecutivo de LUCHA, dijo que los esfuerzos de participación cívica continuarían, especialmente con Arizona a punto de seguir siendo un estado de batalla en futuras elecciones.

"Lo que queremos que entiendan los votantes, especialmente los latinos, es que tienes poder más allá de las elecciones", dijo. "Las elecciones son un marcador, pero el verdadero trabajo comienza después, cuando necesitamos asegurarnos de que responsabilizamos a nuestros funcionarios electos, asegurarnos de que aprueben las políticas que los votantes que los colocaron en el cargo quieren ver".

Traducción: Javier Arce