CLOSE

El congresista por Arizona se unió a la creciente lista de legisladores de la Cámara Baja que piden un proceso de juicio político contra el presidente

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

El representante Rubén Gallego, uno de los críticos más persistentes del presidente Donald Trump en el Congreso, se unió a la creciente lista de legisladores de la Cámara de Representantes que piden un proceso de juicio político contra el presidente.

En su discurso de esta semana, el liberal demócrata de Phoenix dijo que la negativa de Trump a cooperar con las investigaciones del Congreso, así como las acusaciones de agresión sexual y otras faltas, requerirían una respuesta ante la Cámara controlada por los demócratas.

"Ningún presidente en la historia de nuestro país ha estado sujeto a tantas acusaciones creíbles de conducta ilegal como Donald Trump", indicó Gallego. "Dada la gravedad de estos delitos y la negativa del presidente a cooperar con las investigaciones del Congreso, es hora de que la Cámara de Representantes comience una investigación de juicio político".

NOTA RELACIONADA: Más legisladores piden juicio político para Trump

Gallego es el tercer demócrata de Arizona que solicita una investigación que busque la destitución. El representante Raúl Grijalva ha mantenido esa opinión durante más de un año. El representante Greg Stanton anunció su apoyo a los procedimientos de juicio político el pasado mayo.

Gallego expresó que la investigación del abogado especial sobre la interferencia rusa en las elecciones del 2016, ofrecía pruebas convincentes de que Trump obstruyó la justicia, pero la Cámara de Representantes debería buscar otras áreas en una investigación de impugnación, dijo.

"Con todos los tweets y las distracciones diarias, no podemos perder de vista el alcance mucho más amplio de las supuestas irregularidades de Trump: más de una docena de acusaciones de agresión sexual, violaciones a la financiación de campañas, incluidos los pagos de dinero secreto, contribuciones extranjeras ilegales al comité inaugural de Trump, uso indebido e ilegal de la organización benéfica de la Fundación Trump con fines personales y políticos, acogiendo con satisfacción la injerencia extranjera en las elecciones de Estados Unidos, y un mal manejo de la información de alto secreto, además del abuso del proceso de autorización de seguridad  para su yerno”.

MÁS: Congreso podría obtener declaraciones de impuesto de Trump

"Y no debemos olvidar", apuntó Gallego, "Lo impertinente que es para el presidente de los Estados Unidos involucrarse en mentiras diarias y constantes. Desafortunadamente, la lista sigue y sigue".

La crítica visible de Gallego puede ayudar a avivar la ira de los demócratas contra Trump, pero puede que no agregue mucha presión sobre la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi, demócrata por California, para presentar el tema de manera más amplia ante la Cámara.

Ella se ha resistido a los pedidos de destitución, que en gran parte provienen de miembros como Gallego y Grijalva, que tienen asientos ya seguros para los demócratas. Los demócratas de distritos más centristas (los escaños que ayudaron al partido a recuperar la Cámara en 2018) han sido más cautelosos con respecto al tema.

Eso incluye a la representante Ann Kirkpatrick, demócrata por Arizona, quien le comentó a sus electores que quiere que los republicanos también se unan al esfuerzo.

"Soy un ex fiscal", expuso en una reunión del ayuntamiento en Tucson a fines de mayo. "Creo que tenemos que ser muy cuidadosos y asegurarnos de que tenemos nuestra evidencia y, como dije, debe ser un esfuerzo bipartidista".

Hay pocos signos de grandes deserciones del Partido Republicano, especialmente entre el contingente republicano de Arizona. Los representantes republicanos Andy Biggs, Paul Gosar y Debbie Lesko, se encuentran entre los partidarios más dispuestos de Trump en Washington.

El público sigue mostrando sentimientos encontrados sobre el tema también.

Un sondeo de la cadena de televisión NPR / PBS NewsHour / Marist publicado el mes pasado, encontró que el 22 por ciento de los estadounidenses quieren iniciar un proceso de juicio político contra Trump. Otro 25 por ciento quiere seguir investigándolo en el Congreso, mientras que un 5 por ciento apoya una reprimenda pública.

El bloque individual más grande del 39 por ciento de los encuestados, quiere que las investigaciones terminen y rechazan el juicio político.

Una encuesta del Arizona Republic sobre la pregunta del otoño pasado, encontró que una consistente mayoría de los arizonenses no apoya el juicio político.

Traducción: Alfredo García

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.lavozarizona.com/story/inicio/2019/07/12/ruben-gallego-trump-impeachment/1714241001/