Hasta antes de firmar el decreto para poner fin a esta acción, la administración de Trump estaba separando a los padres inmigrantes de sus hijos. Esto es lo que se necesita saber

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

La política de cero tolerancia adoptada por la administración Trump ha resultado en la separación en la frontera de cientos de padres y sus hijos, provocando una creciente protesta de los críticos, incluidos algunos líderes republicanos.

Y aunque la presión mundial lo orilló a firmar un decreto para poner fin a la separación de los niños migrantes de sus padres, ahora se abren otras interrogantes como la manera en que serán reunificadas las familias, entre otras cosas.

¿Qué es la medida de cero tolerancia?. El gobierno de EU ordenó la Patrulla Fronteriza que envíe a todas las personas capturadas al ingresar ilegalmente al país para su enjuiciamiento penal, incluidos los padres que llegan con niños, solicitando asilo en los Estados Unidos.

Como resultado, se trata a los niños como si no vinieran acompañados y se le entrega a la atención del gobierno, mientras sus padres son enjuiciados penalmente.

La administración de Trump argumenta que la política de cero tolerancia es necesaria para evitar que más familias quieran venir.

Pero la maniobra ha provocado una tormenta de críticas, que argumentan que es cruel y va en contra de los valores estadounidenses.

"Esto no es el Estados Unidos que conocemos, y estamos aquí para detenerlo", dijo la senadora estadounidense Dianne Feinstein, una demócrata de California, al tiempo que presentó esta semana una legislación para frenar esta práctica.

NOTA RELACIONADA: Cientos de niños migrantes aguardan en instalación de Texas

Un artículo del Washington Post del 9 de junio reveló que un padre de 39 años, originario de Honduras, se angustió tanto después de que en mayo los agentes de la Patrulla Fronteriza lo separaron de su esposa y su hijo de 3 años, que se quitó la vida un día después mientras estaba detenido en la cárcel de Rio Grande City, Texas, según el artículo del Post.

Repetición automática
Mostrar Miniaturas
Mostrar Subtítulos

"Los niños están aterrorizados, los padres tienen el corazón roto y las familias están siendo destruidas", dijo Feinstein, citando la muerte del inmigrante.

A pesar del derroche de críticas, la administración Trump no había dado muestras de rechazo, pero fue tanta la presión que el 20 de junio, 2018, Trump decidió firmar una orden ejecutiva para que se pusiera fin a la separación de familias.

Aquí hay cinco cosas que se debe saber para comprender cómo se separa a los padres de los niños en la frontera.

¿Quiénes son estas familias?

Se trata de inmigrantes indocumentados que llegan a la frontera sur como familias, generalmente madres o padres con hijos, y algunos de los cuales tienen tan solo unos meses de edad.

La mayoría de las familias son de países centroamericanos como Honduras, Guatemala y El Salvador, conocidos como el Triángulo Norte, donde la violencia de las pandillas y los carteles ha elevado las tasas de homicidios a una de las más altas del mundo y donde la violencia doméstica, la pobreza y la agitación política, también han obligado a un gran número de personas a huir.

De la misma forma llegan familias de México, especialmente de estados afectados por la violencia de los carteles, así como de otros países con altos niveles de pobreza o conflictos, incluidos Haití y la República Democrática del Congo, en África.

MÁS: Centroamérica, tímida ante escándalo migratorio en EU

Los defensores de los inmigrantes dicen que la mayoría de las familias están huyendo de la violencia y la agitación en sus países de origen y merecen una oportunidad de solicitar asilo bajo la ley de los Estados Unidos que les permite permanecer permanentemente en este país.

Sin embargo, la administración del presidente Donald Trump cree que la mayoría de las familias que llegan a la frontera sur están explotando las leyes de asilo de la nación, mediante el uso de sus hijos como escudos contra la rápida repatriación a sus países de origen. El Fiscal General Jeff Sessions anunció el 11 de junio una nueva política que hace más difícil recibir asilo para las personas que huyen de la violencia doméstica y la violencia de pandillas.

¿Cuántos están llegando?

La llegada de familias indocumentadas a la frontera sur en busca del asilo ha aumentado constantemente en los últimos años. Comenzaron a llegar en cantidades significativas cuando Barack Obama era presidente. El número disminuyó brevemente en 2017, poco después de que Trump se convirtiera en presidente, pero se ha acelerado este año, lo que provocó la ofensiva de la administración Trump.

Las familias indocumentadas generalmente llegan a la frontera sur de dos maneras: O cruzan la frontera de forma ilegal y luego esperan a que los agentes de la Patrulla Fronteriza los atrapen, o bien, se presentan a los oficiales de aduanas en los cruces fronterizos oficiales de Estados Unidos y luego solicitan el asilo.

MÁS: Grabación de niños migrantes causa angustia en EU

Hasta mayo del presente año fiscal, que comenzó en octubre, la Patrulla Fronteriza detuvo a 59 mil 113 familias indocumentadas después de cruzar la frontera ilegalmente, según los últimos datos de Aduanas y Protección Fronteriza. Eso es un 3 por ciento inferior al mismo período del año anterior. Del total de este año, el 51 por ciento fueron de Guatemala, el 36 por ciento de Honduras, el 13 por ciento de El Salvador y el 4 por ciento de México.

Mientras tanto, la cantidad de familias indocumentadas que llegaron a la frontera sur y se presentaron a los oficiales en los cruces fronterizos de los Estados Unidos, aumentó un 33 por ciento hasta mayo de este año, en comparación con el año pasado, según datos de CBP. La cantidad de los llamados "inadmisibles" ascendió a casi 30 mil. De ellos, el 41 por ciento eran de México, el 31 por ciento eran de Guatemala, el 20 por ciento eran de Honduras y el 9 por ciento eran de El Salvador, según datos de la CBP.

¿Cómo difiere la nueva política de cero tolerancia con la anterior?

En el pasado, las familias que llegaban a la frontera se presentaban ante funcionarios de los Estados Unidos y solicitaban asilo en un cruce fronterizo oficial o a la Patrulla Fronteriza después de cruzar ilegalmente. Los funcionarios de Aduanas y Protección Fronteriza luego procesaban a estas familias.

Si los padres aprobaban una entrevista de "temor creíble" realizada por un funcionario del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos, las familias recibían un aviso para comparecer ante un Tribunal de Inmigración en una fecha posterior para tramitar su caso de asilo.

En este punto, los funcionarios de inmigración tenían la opción de detenerlos como familia o de liberarlos, según Randy Capps, director de investigación de los programas estadounidenses en el Migration Policy Institute, un grupo de investigación no partidista.

MÁS: Guatemalteco narra cómo lo separaron de su hija en frontera

Bajo la administración de Obama, el Departamento de Seguridad Nacional abrió dos grandes centros de detención de inmigrantes en Texas, específicamente planeados para mantener a las familias y en respuesta a la afluencia que llega desde América Central: el Centro Residencial Karnes en Karnes City y el Centro Residencial South Texas en Dilley.

Pero la mayoría de las familias terminaron siendo liberadas, generalmente con dispositivos de monitoreo GPS, después de pasar solamente un par de semanas en detención, en parte porque el gobierno tiene un espacio limitado para mantener a las familias, y en parte por un caso legal conocido como el acuerdo de Flores, algo que impide que el gobierno tenga niños menores de edad por más de 72 horas, incluso cuando llegan acompañados de sus padres.

Esta es la política de "captura y liberación" a la que Trump intenta poner fin a través de pasos como enjuiciar a los padres que cruzan la frontera de forma ilegal, separándolos de sus hijos, dijo Capps.

¿Qué ha cambiado para las familias que ingresan ilegalmente?

Bajo la política de tolerancia cero, el Departamento de Justicia ha ordenado a la Patrulla Fronteriza que envíe a todas las personas detenidas que ingresen ilegalmente al país para su enjuiciamiento penal, incluidos los padres que entran con niños.

Como resultado, la Patrulla Fronteriza separa a los niños de sus padres y luego los trata como si hubieran llegado sin acompañante, mientras sus padres son procesados.

Como parte de la separación, los niños son entregados a la custodia de una agencia gubernamental, mientras que sus padres son entregados a la custodia de otra.

Eso crea una situación que, según los defensores, es confusa y traumática para padres e hijos que pueden ser colocados en albergues muy alejados, incluso en diferentes estados, y que a menudo no saben dónde se encuentran.

"En esos casos, es muy difícil para el niño mantenerse en contacto con sus padres", dijo Lisa Frydman, abogada de Kids in Need of Defense, una organización que brinda asistencia legal a menores no acompañados que solicitan asilo. A menudo, los padres son recluidos en instalaciones estatales muy alejadas de donde estan sus hijos, y algunas veces los niños "no tienen idea de dónde está el padre o viceversa".

La política de cero tolerancia también parece estar impulsando a más familias a presentarse en los puertos de entrada oficiales en lugar de cruzar la frontera ilegalmente, para evitar que los padres sean enjuiciados y separados de sus hijos.

Repetición automática
Mostrar Miniaturas
Mostrar Subtítulos

¿Cómo se separa a los padres de los niños en la frontera?

Por ley, la Patrulla Fronteriza debe entregar a los menores no acompañados a la Oficina de Reubicación de Refugiados, parte del Departamento de Salud y Servicios Humanos, dentro de las 72 horas.

La Oficina de Reasentamiento de Refugiados contrata una red de más de 100 refugios privados en 14 estados. En total, estos refugios tienen la capacidad de albergar a unos 9 mil niños. Los niños no acompañados permanecen en estos refugios hasta que el gobierno pueda encontrar un patrocinador adecuado para ponerlos en libertad, generalmente un padre, un pariente o un amigo de la familia.

La cantidad de niños detenidos en estos refugios aumentó un 20 por ciento desde que entró en vigencia la política de cero tolerancia, lo que llevó la capacidad al 95 por ciento.

MÁS: Melania Trump visita a niños migrantes detenidos en Texas

Como resultado, la administración Trump está considerando albergar a una parte del creciente número de niños separados de sus padres en bases militares.

Mientras tanto, los padres son puestos bajo la custodia de agencias separadas, primero el Departamento de Justicia mientras están siendo enjuiciados, y luego entregados al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos, una vez que se terminan sus procesos.

Los padres que acceden a declararse culpables de un delito menor por cargos de ingreso ilegal a través de la operación simplificada del Departamento de Justicia suelen ser condenados a un tiempo en la custodia de la Patrulla Fronteriza, que puede ser de unos días o hasta una semana. Pero podrían enfrentar hasta seis meses de prisión si intentan pelear contra el cargo y son declarados culpables.

Después de pasar por el proceso de enjuiciamiento, los padres son entregados a la custodia de ICE y colocados en un centro de detención, donde ICE probablemente intentará deportarlos rápidamente a través de lo que se conoce como la remoción urgente, dijo Jessica Vaughan, directora de estudios de política en el Centro de Inmigration Studies, un grupo que ha asesorado a la administración Trump sobre cómo reducir la inmigración ilegal.

Repetición automática
Mostrar Miniaturas
Mostrar Subtítulos

Aquellos que califican para solicitar asilo probablemente se mantendrán detenidos durante meses mientras esperan el resultado de su caso, dijo.

El Departamento de Seguridad Nacional y el Departamento de Salud y Servicios Humanos han comenzado a repartir volantes a los abogados defensores dando instrucciones a los padres en inglés y español sobre cómo ubicar a sus hijos después de que sean separados. Las instrucciones brindan números de teléfono y direcciones de correo electrónico de ICE y la Oficina de Asentamiento de Refugiados.

Aun así, algunos defensores temen que separar a los padres de los niños en la frontera, aumente las posibilidades de que los padres sean deportados a sus países de origen mientras sus hijos aún están bajo custodia de autoridades estadounidenses, Dijo Frydman, de la organización Kids in Need of Defense (KIND).

Antes de que la política de cero tolerancia entrara en vigencia, KIND ya había recibido 32 casos desde julio de 2017 hasta mayo de 2018, donde los padres habían sido deportados a sus países de origen, mientras sus hijos permanecían bajo custodia de los Estados Unidos, dijo.

Frydman comentó que ICE debe asegurarse de que los padres y los niños que han sido separados conozcan su paradero y puedan comunicarse. La agencia también debe garantizar que los padres que son deportados se reúnan con sus hijos y luego se les retiren juntos, para que los niños no tengan que permanecer bajo custodia sin sus padres, dijo.

"Pero el verdadero problema aquí es que la separación no debería estar sucediendo desde el principio", dijo. "La separación es terriblemente cruel para los niños y sus padres, igualmente devastadora y traumática para ambos, y tiene efectos realmente importantes a corto y largo plazo en la salud mental de los niños, y en su desarrollo".

El reportero de The Republic Rafael Carranza contribuyó en este reportaje

Traducción: Alfredo García

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.lavozarizona.com/story/inicio/2018/06/21/guia-separacion-familias-frontera/722333002/