CLOSE

Maria Cruz Ramírez, de 49 años, hará una peregrinación de 100 millas de Pensilvania hasta Washington, D.C., para alzar las voces de las familias indocumentadas durante la visita del Papa Francisco a Estados Unidos.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Maria Cruz Ramírez se está preparando para un peregrinaje que nunca se imaginó haría en el transcurso de su vida. Todas las noches Cruz está corriendo cuatro millas para mejorar su condición física y así lograr exitosamente caminar 100 millas en ocho días para darle la bienvenida al Papa Francisco a la capital del país.

Cruz, madre indocumentada y organizadora para el grupo local Puente, es parte de una delegación de 100 mujeres quienes juntas harán una peregrinación a pie del 15 al 23 de septiembre. Saldrán desde el centro de detención en York, Pensilvania para llegar después de ocho días a Washington, D.C. la noche del 22 de septiembre, donde se celebrará una vigilia horas antes de que el Sumo Pontífice arribe a la Casa Blanca.

El 24 de septiembre, en el primer discurso papal de la historia a una sesión conjunta del Congreso estadounidense, se espera que el Papa Francisco exhorte a la dividida legislatura a tratar con más compasión a los millones de inmigrantes que han llegado al país, según analistas políticos.

La peregrinación de "100 mujeres, 100 millas" está siendo organizada por el grupo We Belong Together y la campaña 'Ni Uno Más' con la finalidad de alzar las historias de mujeres inmigrantes a los oídos del papa Bergoglio, quien estará en el país del 22 al 27 de septiembre. Además de Cruz, Pati Bernal y Marielena Apodaca de Arizona harán parte de la caminata hacia Washington, D.C.

Cruz, de 49 años, dijo que hará la peregrinación para llevar las historias de las familias indocumentadas de Arizona al Papa Francisco.

"No voy por un viaje", dijo Cruz, quien es católica y se considera una persona muy activa. "Voy porque he sido elegida para poder llevar las historias, el dolor, la separación de familias, y todo lo que he visto. Ese trabajo de apoyar a mi gente que he hecho desde un principio lo voy a poner en una plataforma de alguien que tiene el poder de tocar los corazones de los congresistas".

Su historia

Cruz se unió a Puente en el 2012 y desde entonces ha llevado acuestas la lucha por la dignidad y el reconocimiento de los derechos de los indocumentados. 'Sin papeles y sin miedo' es el dicho que guía a Cruz día a día.

"Prefiero que me saquen con la frente en alto que de rodillas", dijo. "No tengo un trabajo fijo, no tengo papeles, no tengo nada, pero al mismo tiempo lo tengo todo".

En el 2001, Cruz llegó a EU de visita desde el estado de Hidalgo con sus tres hijos, Hugo Armando, Alina y Rocío. Como muchas otras familias, decidió quedarse al ver que aquí le podría construir un mejor futuro para sus hijos.

Para sustentarlos, trabajó limpiando casas, cuidando niños, siendo mesera y recolectado basura, ella compartió. Pero en el 2012, su hijo y su hija menor fueron parte de una manifestación en la preparatoria Trevor Browne en contra de las políticas anti inmigrantes del controvertido alguacil Joe Arpaio del Condado Maricopa. Ambos fueron arrestados, dijo Cruz, y pasaron una noche y dos días en la cárcel.

"Yo no los traje aquí para eso, para verlos en la cárcel", dijo Cruz. Fue en ese momento que Cruz decidió salir de las sombras y unirse a Puente para abogar por el movimiento en pro a los derechos de los inmigrantes.

Cruz es ubicua en las protestas de inmigración, con su voz ronca al mando de un megáfono.

"Siempre he tenido mucha pasión, pero desde que me involucré en la lucha siento que es más, es algo que llevo en mí, en mi piel, es algo no me puedo quitar", aseguró Cruz., hablando desde las oficinas de Puente en la Calle Adams en Phoenix.

Contacte a la reportera: laura.gomez@lavozarizona.com

Twitter: @Laura_GomezRod

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.lavozarizona.com/story/inicio/2015/09/09/papa-francisco-inmigrantes-indocumentados-arizona-peregrinaje/71942164/