SUBSCRIBE NOW

Alcaldes de principales ciudades lucharán por lograr reforma migratoria

EFE
Bill de Blasio, alcalde de Nueva York, apoya una reforma migratoria.
  • Los funcionarios municipales no han perdido la esperanza de que el Congreso apruebe una reforma migratoria
  • En 2015%2C dijeron%2C cabildear%E1n con congresistas que no apoyan la reforma migratoria

N UEVA YORK, N.Y.-- Alcaldes demócratas de las principales ciudades del país, liderados por el de Nueva York, Bill de Blasio, quieren que sus voces se oigan más en el tema migratorio, por lo que en 2015 cabildearán con congresistas que no apoyan la reforma migratoria.

Los alcaldes no han perdido la esperanza de que el Congreso apruebe una reforma. La orden ejecutiva del presidente Barack Obama, que beneficia a cinco millones de indocumentados "es sólo un primer paso", aseguraron durante conferencia de prensa.

"Creemos que las voces de los alcaldes no han sido escuchadas suficientemente en este tema, quienes representan decenas de miles de personas. Creo que esto agrega un impulso a esta discusión" del tema migratorio, afirmó De Blasio durante la rueda de prensa junto con varios alcaldes.

Nueva York fue sede el lunes de una reunión en la que participaron alcaldes de 20 ciudades de EE.UU., convocada por De Blasio para discutir la orden ejecutiva del presidente Obama anunciada el pasado 20 de noviembre.

De acuerdo con De Blasio, son ciudades que han llevado la voz cantante en iniciativas que han beneficiado a la comunidad inmigrante, como los carnés de conducir o los de identidad, que en enero comenzará a otorgar la Gran Manzana.

La reunión, en la que participaron además altos funcionarios de de Homeland Security y de la Casa Blanca, es la primera que realizan los alcaldes luego de que hace dos semanas se anunciara la iniciativa Cities United for Immigration Action, de la que además forman parte otras 18 ciudades que no asistieron a la reunión.

Durante el encuentro en Gracie Mansion, la residencia oficial del alcalde de Nueva York, evaluaron "en detalle" la orden ejecutiva, que consideraron "es un primer paso" hacia una reforma migratoria por la que se han comprometido a trabajar, y compartieron sus experiencias como cabezas de ciudades con alta población de inmigrantes.

"El consenso de hoy es que la reforma está cerca", afirmó De Blasio, que al igual que su predecesor, Michael Bloomberg -quien también convocó a una reunión de alcaldes-, ha tomado liderazgo en la lucha por una reforma migratoria.

Según De Blasio, el plan del Presidente es "crucial" para crear un país "más justo" y recordó que el gobierno federal depende de las ciudades para poner en marcha la iniciativa.

"Los alcaldes están en las trincheras y vemos de primera mano la necesidad por una reforma migratoria", reiteró.

De acuerdo con los alcaldes, la orden ejecutiva, y la reforma que buscan se apruebe en 2015, harán visibles a miles de personas, y redundarán en beneficios para la economía de las ciudades y el país.

Un punto importante para los alcaldes para poner en marcha la iniciativa de Obama es lograr que los indocumentados que viven en sus ciudades "salgan de la sombra" para sumarse a los beneficios de la orden ejecutiva, para lo que esperan colaborar con grupos comunitarios, religiosos y campañas educativas.

Ciudades como Nueva York o San Francisco, cuyo alcalde, Ed Lee, destacó hoy las iniciativas que han adoptado en beneficio de inmigrantes, tienen experiencia en ese materia, que compartirán con otros municipios en ese proceso.

El alcalde de Hartford, Pedro Segarra, se dirigió en español a los periodistas para señalar que "son millones los que vienen a ganarse la vida de forma respetable, que aportan a la economía, a la cultura".

"Debemos aprovechar esta oportunidad para brindar mejores oportunidades, especialmente a los niños", dijo. Segarra aseguró que la orden ejecutiva "es también un movimiento humanitario que seguirá la costumbre de EE.UU., de brindar oportunidades".

El alcalde de Atlanta, Kasim Reed, destacó que en su ciudad ha habido un alza de un 22 % en la población nacida en el extranjero y que en los hogares de jóvenes de 18 años, 1 de cada 4 personas no habla inglés."Los alcaldes no podemos tener excusas para cambiar la vida de la gente" poniendo en macha la orden ejecutiva, indicó Reed.

Por su parte, el de Buffalo, Byron Brownl destacó que en las escuelas de su ciudad se hablan 73 lenguas, a la vez que hizo un llamado para convencer a otros de que esta es "una tremenda oportunidad" no sólo para las ciudades, "sino para la nación".