La actriz interpreta a Violeta, una adolescente de México, frustrada con su vida

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Agradecida de poder protagonizar “Diablo Guardián”, serie de Amazon, la actriz Paulina Gaitán considera que esta marca un antes y un después en su carrera.

“Estoy  muy agradecida con Amazon,  con mis compañeros, con los actores, directores. Es un parteaguas en mi carrera, me ayudó a crecer, porque yo venía de hacer personajes de chavita  y yo crecí con el personaje de Violetta. Que empieza de 18 años y acaba de veintitantos y eso me ayudó a crecer como actriz”, indicó.

En esta serie, basada en la novela “Diablo Guardián” del escritor  Xavier Velasco, que se estrena este mes en Amazon, Paulina Gaitán interpreta a Violeta, una adolescente de México, frustrada con su vida, que en un momento de desesperación les roba a sus padres 100 mil dólares para llegar a Nueva York, la ciudad en donde ha fantaseado con empezar una nueva vida. Pero en lugar de vivir un sueño, despierta a una dura realidad cuando se queda sin dinero, hasta que cae en manos de Nefastófeles.

TE PUEDE INTERESAR: Arturo Carmona y Alicia Villarreal, pese a su divorcio, se llevan muy bien por su hija

“Ella está cansada de vivir esa vida con sus padres, porque ellos se creen gringos, les pintan a los hijos el cabello de amarillo, los obligan a hablar en inglés, y ella se da cuenta que sus padres le roban a la caridad,  entonces ella les roba dinero,  aplicando aquello de “ladrón que roba ladrón”  y se va a vivir a Nueva York”, indicó.

Para la actriz, el personaje de Violetta dejará un mensaje al público. 

“Violeta  vive su vida al máximo,  creo que ese personaje nos va enseñar mucho (con todo y sus errores) a soltarnos el pelo, a disfrutar de la vida. Creo que es una serie que conectará bastante bien con los chavitos y también con los adultos porque estamos hechos para todo tipo de público”, puntualizó la actriz.

Read or Share this story: https://www.lavozarizona.com/story/entretenimiento/tvymas/2018/05/04/paulina-gaitan-serie-diablo-guardian/582246002/