La microbiota más estudiada y la considerada de mayor relevancia hasta el momento es la intestinal

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Gran parte de la gente aún desconoce que en nuestros intestinos, piel, cabello, ojos o nariz se halla un mundo microscópico viviente llamado microbiota.

Anteriormente conocida como "flora", la microbiota está compuesta por miles de billones de bacterias, virus y hongos "buenos" que actúan como defensas y barreras que nos protegen de los microorganismos nocivos del exterior.

"Hay microbiota en todas partes", explica César Marrufo García, especialista en gastroenterología y endoscopia en el Hospital San José. "Son pequeños ecosistemas y cada ecosistema tiene su función específica".

Proteger la integridad de las células de la piel o mantener una saliva alcalina para proteger la dentadura son algunas de esas funciones que trabajan en simbiosis, es decir, el sistema inmune las identifica como bacterias buenas y no las ataca.

La microbiota más estudiada y la considerada de mayor relevancia hasta el momento es la intestinal, dice el especialista, pues alberga la mayor cantidad y diversidad del cuerpo, incluyendo más de mil tipos de bacterias.

"Si hablas de un adulto promedio con un peso de 70 kilos, a lo mejor 2 o 3 kilos de esos 70 son bacterias. Estás hablando de 6 mil billones de bacterias en el intestino, nada más".

Es tanta su consideración como un nuevo órgano vital, que algunos especialistas llaman a la microbiota intestinal como "el segundo cerebro" por la importancia de sus funciones, o el "segundo ADN", pues se sabe que en ella también habitan más de 3 mil millones de genes, es decir, 150 veces más que en el genoma humano, de acuerdo con la Sociedad Europea de Neurogastroenterología y Motilidad.

"Sabemos que hay diferencias en edades, razas, genes, de acuerdo al lugar donde vive la gente y sus costumbres. Es una huella única, inclusive en un futuro probablemente se use como una identificación imposible de falsificar, más que la huella digital, el iris o algunos otros parámetros biométricos", añade el especialista.

Nacimiento y evolución

El desarrollo de la microbiota empieza con el nacimiento una vez que los bebés, antes estériles dentro del cuerpo de la madre, entran en contacto con el mundo exterior, explica Cipatli Ayuzo del Valle, pediatra y especialista en nutrición en el Centro Médico Conchita.

"Todos nacemos con cero bacterias. Las primeras que obtienes son en el canal vaginal. Los niños toman bacterias de la vagina de su mamá y son bacterias buenas para el intestino, tienen ventajas de aquellos que nacieron por cesárea, porque en cesárea naces en un ambiente estéril y no agarras esas bacterias".

La lactancia es otra oportunidad que, a diferencia de las leches de fórmula, permiten a la madre compartir esas bacterias buenas al bebé ayudando a desarrollar una microbiota sana, dice la pediatra.

La microbiota de las personas se va desarrollando a medida que crecen e interactúan con factores del medio ambiente, desde el lugar en donde se vive, hasta la convivencia con una mascota.

Desde la niñez hasta la edad adulta, la convivencia normal con bacterias externas es esencial para el desarrollo de una microbiota sana, dicen los especialistas.

Por ello, para una evolución sana se recomiendan ambientes limpios, más no estériles.

Cuídala

  • Sigue estas recomendaciones para tener una microbiota sana:
  • Sigue las reglas de higiene normales: hábitos, lugares y alimentos limpios, más no estériles, pues en medidas extremas se evita la construcción de antígenos que producen anticuerpos y defensas normales.
  • Ten cuidado con los antibióticos: tomarlos únicamente con prescripción, asegurándose de obtener antibióticos dirigidos, por ejemplo, respiratorios, urinarios o intestinales dependiendo el padecimiento, en lugar de aquellos de amplio espectro que puedan dañar la microbiota de otras zonas.
  • Consume probióticos: busca productos naturales que contengan probióticos como los quesos o los yogures, o bien, en diferentes presentaciones como cápsulas o ampolletas, de preferencia con indicación médica para saber cuáles son los que ayudarán tus necesidades específicas.
  • Prefiere alimentos sanos: los carbohidratos con fibra, el arroz, la avena y los cereales complejos con almidón, además de las frutas y verduras son muy buenos en la generación de buenas bacterias.
  • No abuses de productos con alcohol: cuida el uso de cremas, jabones, enjuagues bucales o productos en general que contengan mucho alcohol o productos químicos para no dañar las barreras sanas de la piel, boca y microbiota en general.
  • El consumo de quesos y yogures favorece el crecimiento de nuestra microbiota.
  • Los bebés que nacen por parto obtienen las primeras bacterias "buenas" a través del canal vaginal de la madre; la lactancia es otra fuente importante.
  • Jugar con tierra o tener una mascota es bueno para el desarrollo de microbiota.
LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.lavozarizona.com/story/entretenimiento/tvymas/2018/02/13/proteger-el-sistema-inmune/333722002/