LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Los caminos menos transitados conducen a estas verdaderas joyas, también poco visitadas.

Arizona está lleno de destinos turísticos desconocidos para quienes viven fuera del estado. Los que no viven aquí evocan imágenes del Gran Cañón o los vaqueros, pero rara vez observan los pinos a través de los montes llenos de saguaros.

Los residentes de Arizona conocen y están bien informados  de las delicias de un viaje por el estado, deteniéndose en las pequeñas colonias de arte (Jerome, Tubac, Bisbee) hasta llegar a los vastos paisajes (Desierto Pintado, Montañas Chiricahua).

Sin embargo, hay lugares que quizás por tener una ubicación muy escabrosa o bien por  la falta de publicidad, pueden no aparecer en el radar de los viajes tanto como deberían.

Aquí están los destinos turísticos más subestimados de Arizona:

NOTA RELACIONADA: 10 lugares de Arizona que no puedes dejar de visitar

Monumento Nacional Navajo

Complejos de viviendas muy antiguas y bien construidas, edificadas en el borde de un acantilado. Es un logro fantástico, teniendo en cuenta que su tecnología era de ladrillos de barro y simples herramientas de mano. Gran parte del complejo de viviendas permanece después de más de 700 años. Imagínese cómo se verán las casas de estuco dentro de siete siglos.

Dónde: Aproximadamente a 260 millas del centro de Phoenix en la Reserva Navajo en el norte de Arizona.

Por qué está infravalorado: el camino turístico hacia el norte de Arizona generalmente termina en Flagstaff, y los visitantes más aventureros llegan hasta el extremo sur del Gran Cañón. Es poco probable que conduzcan más allá al Monumento Nacional Navajo, conduciendo más de 100 millas al noreste de Flagstaff, a menos que se dirijan al Monument Valley.

MÁS: Los 18 mejores lugares del Valle para tomarse foto

Por qué vale la pena visitar: El impresionante paisaje es muy amplio. Las paredes empinadas de arenisca cambian de color dependiendo de la luz, proporcionando vistas fascinantes. Cuando los ojos visualizan las aldeas enclavadas en su interior, es casi de otro mundo. Se comprende por qué Indiana Jones viaja a los confines de la Tierra para obtener puntos de vista como este, y nosotros solo tenemos que viajar a lo más profundo de Arizona.

Un poco de historia: Las aldeas ancestrales prehistóricas de los Indios Pueblo, concibieron un paisaje ventajoso cuando lo vieron. Las paredes curvadas del cañón proporcionaban el sitio perfecto para su comunidad, que construirían con paredes de mampostería y vigas en el techo. Los Pueblo datan de 1250-1300.

Allí por una hora: Se puede pasear por un camino pavimentado de media milla desde el centro de visitantes hasta un mirador, que ofrece una vista perfecta de las viviendas en el acantilado Betatakin / Talastima. Cuando se regresa, se puede girar hacia Aspen Trail y seguir alrededor de media milla (y descender 300 pies) para ver un antiguo bosque de álamos. Esas vistas valen la caminata de regreso.

TE PUEDE INTERESAR: 27 lugares espectaculares en Phoenix que tienes que visitar

Allí por un día: Hay que viajar en uno de los tours que salen dos veces al día hacia  Betatakin, para ver de cerca la antigua maravilla de la ingeniería. Las visitas duran de tres a cinco horas y son extenuantes.  Se ofrecen solo desde mediados de mayo y hasta mediados de septiembre. Si se está visitando fuera de ese horario, puede ser más complicado completar un día entero. Se puede llevar un almuerzo tipo picnic, y explorar las tiendas de regalos, hablar con los amables guardabosques y recorrer los tres senderos cortos.

Lo más importante que se debe saber: el monumento está en la Reserva Navajo, así que se debe ser respetuoso con su cultura. Además, la reserva observa el horario de verano, así que hay que tener en cuenta el cambio. Los recorridos de las 8:15 a.m y 10 a.m. de Betatakin, por ejemplo, serán a las 7:15 a.m. y a las 9 a.m., hora de Arizona.

Detalles: 928-672-2700, nps.gov.

Monument Valley parque tribal Navajo

Repetición automática
Mostrar Miniaturas
Mostrar Subtítulos

Paisaje icónico que se volvió famoso en películas, programas de TV y las caricaturas de El Coyote y el Correcaminos.

Dónde: aproximadamente a 315 millas del centro de Phoenix, ubicado entre la línea fronteriza de los estados de Utah / Arizona.

Por qué está infravalorado: la vista interminable salpicada de torres y montañas teñidas de rojo, es tan conocida como impresionante. Sin embargo, es imposible comprender su majestuosidad a menos que se le vea en persona. Entonces, ¿quién ha estado allí realmente? . Y la mayoría de las personas que lo visitan se quedan en el circuito panorámico de 13 millas, un hermoso recorrido lleno de autos conducidos por visitantes extranjeros, que en gran medida no están familiarizados con los requerimientos del tráfico estadounidense. Para apreciar completamente Monument Valley, se debe ir más adentro.

Por qué vale la pena visitar (y contratar a un guía): los visitantes que se aventuran más allá del hotel y el centro de visitantes, deben permanecer en la carretera panorámica. Las vistas maravillosas emergen, al igual que las nubes de polvo a lo largo de la ruta sin pavimentar. Pero los guías Navajo pueden llevarle a lugares donde parece que se es la única gente en todo el parque. Subir a bordo de un vehículo con tracción en las cuatro ruedas y disfruta del camino menos transitado, es una gran experiencia. Y cuando observe a las Siete Hermanas (Una formación rocosa) al amanecer, se puede entender por qué se tiene que levantar a las 4 a.m. para ponerse de acuerdo con el guía, en la oscuridad antes del amanecer.

Un poco de historia: Cientos de millones de años atrás, Monument Valley era una gran cuenca, un gran desastre geológico. Durante siglos, sucedieron cosas maravillosas. El sedimento arrojado por las Montañas Rocosas llenó lentamente la cuenca, las capas se solidificaron antes de que el viento y el agua tallaran las formaciones que permanecían relativamente desconocidas hasta que protagonizaron las cintas de vaqueros de John Ford.

Allí durante una hora: Hay que disfrutar de la vista desde el centro de visitantes, porque eso es todo para lo que se tiene tiempo. Al llegar hasta aquí, probablemente se pueda aprovechar una hora más o dos para el ciclo de 13 millas.

Allí durante un día: Se debe reservar una excursión con una de las guías autorizadas que figuran en el sitio web del parque. Los recorridos varían de unas pocas horas a gran parte del día. Los mejores momentos para observar son al amanecer o al atardecer, cuando las formaciones brillan del rojo al rosa.

Lo más importante que se debe saber: Se debe solicitar permiso antes de tomar fotos a los residentes de Navajo y sus propiedades. Por lo general ellos esperan una propina a cambio.

Detalles:navajonationparks.org.

Migración de la grulla Sandhill 

La visita anual al sur de Arizona de miles de grullas grises de largas patas y andar elegante, ocurre de noviembre a marzo, alcanzando su punto máximo en enero y febrero.

Dónde: Sulphur Springs Valley. Un buen punto de referencia es Willcox, a 192 millas del centro de Phoenix.

Por qué está infravalorado: La mayoría de las personas no tienen la afición de ser observadores de las aves, y aún menos, de conducir cuatro horas para ver a un ave en particular. Hay que agregar que la migración es realmente espectacular por solo dos meses al año y es fácil entender por qué solamente dos tipos de visitantes hablan maravillas de las grullas: la gente dedicada a observar las aves y los residentes de Sulphur Springs Valley.

Por qué vale la pena visitarlo: En los días fríos de finales de enero, un puñado de personas llega al Área de Vida Silvestre Whitewater Draw, donde se extiende ante ellos un cuerpo de agua poco profundo pero muy vasto. De izquierda a derecha las costas están plagadas por un bosque de patas delgadas que terminan en plumas grises. Los graznidos y las llamadas de miles de grullas de arena ahogan el aire. De repente hay movimientos a lo largo de los bordes, y un remolino de alas y picos, con cientos de grullas toman vuelo en un tornado aviar.

Una pequeña historia (natural): Las grullas han pasado mucho tiempo del inverno en Arizona, alimentándose en humedales poco profundos o en campos en barbecho. La especie viajera se remonta a millones de años, con el fósil más antiguo datado de hace 2.5 millones de años.

Allí durante una hora: Se puede dirigir a Whitewater Draw Wildlife Area y caminar por los senderos (a una distancia prudente de las grúas). La mejor hora para visitarlas es el amanecer, cuando las grandes bandadas se despiertan para comenzar a buscar comida.

Allí por un día: Hay que recorrer el valle de Sulphur Springs con un mapa de los mejores sitios para observar aves muy de cerca.

Lo más importante que se debe saber:  Hay que tener paciencia. Las grullas hacen lo que quieren hacer. Si prefieren permanecer en su lugar en lugar de volar en bandadas lo suficientemente grandes como para tapar el sol, hay relajarse, y esperar.

Detalles:wingsoverwillcox.com (evento anual de observación de aves es en enero, el sitio es un gran recurso), azgfdportal.az.gov.

El borde norte del Gran Cañón

Repetición automática
Mostrar Miniaturas
Mostrar Subtítulos

Un lugar más tranquilo para visitar esta maravilla natural.

Dónde: Cerca de 350 millas del centro de Phoenix.

Por qué está infravalorado: A diferencia de su hermana, fuertemente pisoteada, en el sur, la Cuenca del Norte se nutre de una relativa falta de turistas. Atrae apenas a una décima parte de los 5 millones de visitantes anuales que tiene el Borde Sur, así que es probable que el que lo visite, se encuentre solo en algún promontorio, donde puedas reflexionar sobre la vida, en lugar de preocuparse por el hijo de un extraño que pueda parecer acercarse peligrosamente al borde del cañón.

Por qué vale la pena visitarlo: a lo largo del Borde Norte, las estrechas mesetas llegan al Cañón como muelles flotantes, apuntando hacia los cerros y torres que se elevan para formar islas muy altas. La geología ha bendecido el Borde Norte con notable profundidad y textura, que los visitantes pueden ver sin molestarse al observar a través de las multitudes que bordean la barandilla, como si un desfile estuviera a punto de comenzar.

Un poco de historia: Cuando los ferrocarriles se abrieron paso a través del norte de Arizona en el siglo XIX, los empresarios se pusieron a trabajar para abrir el acceso al Borde Sur. El histórico El Tovar abrió sus puertas en 1905, y el turismo creció constantemente. El ritmo fue mucho más lento en el extremo norte al ser difícil de alcanzar. El Grand Canyon Lodge se construyó en 1927-28, y los inviernos severos obstaculizaron el turismo. El albergue y sus cabañas son el único alojamiento en el borde norte, y están cerrados desde el 15 de octubre hasta el 15 de mayo.

Allí durante una hora: Se logra disfrutar de una magnífica vista desde la terraza del albergue, que se encuentra en el borde del Cañón. Con una bebida de elección en la mano, muchos se recuestan en una silla Adirondack para un espectáculo sin igual (especialmente al amanecer o al atardecer).

Allí por un día: Desde el albergue, se realizan caminatas cortas a Bright Angel Point, donde la impresionante vista es quizás la cuarta mejor del Borde Norte. Una vez que empapado, hay que subirse al automóvil en un viaje de 45 minutos hasta Cape Royal, un promontorio que llega hasta el Cañón (y es el extremo más al sur del North Rim). Un sendero conduce a la Ventana de los Ángeles, un gran agujero cortado en la roca hace millones de años. En Cape Royal, se pueden ver formaciones imponentes con nombres tan coloridos como la roca: Venus Temple, Vishnu Temple y Wotans Throne. En el viaje de regreso, hay que desviarse de la carretera principal y tomar un viaje de 15 minutos hasta el Punto Imperial, a 8,800 pies, el punto más alto en cualquiera de los bordes.

Lo más importante que se debe saber: Las cabañas cercanas al borde a menudo se reservan hasta con un año de anticipación. Hay que reservar con anticipación.

Detalles:nps.gov/grca, grandcanyonlodgenorth.com.

Monumento Nacional del Sunset Crater

Repetición automática
Mostrar Miniaturas
Mostrar Subtítulos

Hace casi un milenio, un volcán inactivo cobró vida cuando la tierra se abrió y gruesas nubes de ceniza convirtieron el día en noche. Las cenizas cayeron como la lluvia, encendiendo la yesca a lo largo del paisaje una vez prístino. Novecientos años más tarde, el cono de ceniza del volcán se parece mucho a lo que fue después de una serie de erupciones, una oscura y estéril mancha en una tierra rebosante de vida.

Dónde: al noreste de Flagstaff, a aproximadamente 165 millas del centro de Phoenix.

Por qué está infravalorado: Sunset Crater ofrece un paisaje que una vez fue borrado por una explosión que destruyó la tierra, pero continúa recuperándose siglos después. Se puede para al pie del cono de ceniza de 1,000 pies de alto, e imaginar a la gente antigua que vivió aquel día cuando de repente la tierra se explotó. La lava que burbujeó todavía es visible hoy en día, congelada en piedra.

Por qué se debería visitar: Sunset Crater hace que apreciar la naturaleza sea muy conveniente. El sendero principal a través del campo volcánico es tan suave como pintoresco. La zona está llena de flujos de lava, incluido el tubo de lava conocido como la Cueva de Hielo. El hielo permanece durante todo el año debido a la ubicación y profundidad del conducto. (La entrada está prohibida por razones de seguridad).

Un poco de historia: Herbert Hoover estableció el Monumento Nacional Sunset Crater en 1930 para preservar las frágiles formaciones. Pasaron otros 40 años antes de que los funcionarios cerraran un sendero por el costado del cono de ceniza, un daño que todavía se puede ver hoy. En la década de 1960, los astronautas practicaron aterrizajes lunares a lo largo del paisaje lunar de las planicies de ceniza.

Allí durante una hora: Hay que recorrer el sendero Lava Flow Trail, de fácil acceso desde el centro de visitantes. El sendero ofrece excelentes vistas del campo de lava y Sunset Crater. Al suave sendero de 1 milla, le sigue un terreno relativamente plano. Un cuarto de milla del sendero es accesible para ADA (personas con alguna discapacidad física).

Allí por un día: Se debe caminar a lo largo del rastro del cráter Lenox, que asciende constantemente (a veces abruptamente) a medida que se acerca a su destino. Se debe calcular unos 30 minutos saliendo por el sendero y 15 minutos regresando al recorrido de ida y vuelta de 1 milla. Con ello, se está listo para abordar la caminata de 7 millas hasta O'Leary Peak a lo largo de un sendero del Servicio Forestal. Se puede caminar a lo largo de los flujos de lava antes de subir a O'Leary, un volcán inactivo con cono de lava. Se podrá observar el cráter de Sunset y disfrutar de las vistas que se extienden hasta el desierto de Pained.

Lo más importante que se debe saber: Sunset Crater y sus alrededores son más frágiles de lo que parecen, por lo que está prohibido caminar por el campo adyacente. En otras palabras, se debe permanecer en los senderos designados. 

Conocimiento adicional: la tarifa de 20 dólares por vehículo también incluye la entrada al cercano Monumento Nacional Wupatki y es válida durante siete días.

Detalles: 928-714-0565, nps.gov.

Cuarta Avenida, en Tucson

Repetición automática
Mostrar Miniaturas
Mostrar Subtítulos

Hay que imaginar una Avenida vibrante que parece congelada en la década de 1970 (solo con Wi-Fi y servicio de celular). Un tramo de seis cuadras cerca del centro recuerda a los visitantes cómo era comer y cenar antes de que las cadenas de tiendas y los bares respaldados por celebridades, devoraran paisajes urbanos de una tienda a la vez.

Dónde: El centro de Tucson, a lo largo de Fourth Avenue entre University Boulevard y Fourth Street, a unos 115 millas del centro de Phoenix.

Por qué está infravalorado: desde su vida nocturna hasta su equipo de fútbol colegial, todo lo relacionado con Tucson es desdeñado por quienes viven al norte de Casa Grande.

Por qué se debería visitar: Pasear por Fourth Avenue es mucho más fácil que construir una máquina del tiempo y configurar el dial para "Mill Avenue, en 1979". La calle tiene una sensación retro distinta, de lo extraño (el salón de estilo tiki Hut) al amplio (Sky Bar basado en la astronomía) al mod (restaurante funky de Bumsted). Hay lugares de tatuajes, gangas en una tienda de segunda mano o se puede disfrutar de la moda vintage, mientras se toma una bebida. Servicios de Uber o Lyft, regresan al turismo a su hotel.

Un poco de historia: La Cuarta Avenida era un distrito comercial que se estableció en 1974 cuando se formó la Asociación de Comerciantes de la Cuarta Avenida. El grupo ahora patrocina las ferias callejeras semestrales de Fourth Avenue, los eventos más populares de la zona.

Allí durante una hora: Se puede disfrutar de una cabeza gigante de tiki en The Hut y saborear un cóctel tropical antes de explorar las gangas en el Tucson Thrift Shop. Se puede llevar a la mascota perro y saltar el cóctel para relájarse en el patio del restaurante Delectables, que ofrece platos estrictamente para perros.

Allí por un día: Al deambular tranquilamente, se puede dejar que los gustos lideren el camino. Es posible utilizar el transporte público o un taxi si se planea aprovechar la gran cantidad de establecimientos de bebidas alcohólicas de la Cuarta Avenida.

Lo más importante que se debe saber: Dos de los destinos más interesantes están justo al lado de la Cuarta Avenida: D & D Pinball, una galería estilo años 80 en 331 E. Seventh St. y Public Brew House, con meseros que sirven cerveza artesanal en 209 N. Hoff Ave.

Detalles: 520-624-500, fourthavenue.org.

Traducción: Alfredo García

 


 

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.lavozarizona.com/story/entretenimiento/tvymas/2018/01/19/arizona-viajes-destinos-lugares-turismo/1048478001/