SUBSCRIBE NOW

Qué Escándalo: los chismes de tus artistas

Diana García
La Voz
David Bisbal


Si usted está buscando un buen melodrama le recomiendo que siga, puede ser por internet, el reencuentro de David Bisbal con su pasado, sobre todo el amoroso, porque es un chisme buenísimo que literal, ha “paralizado” a toda España.

Le cuento que hace 15 años, David tenía 22 años y salía de Almería, su tierra natal, para concursar en Operación Triunfo, el primer reality de cantantes en la historia de la televisión en el mundo, que fue todo un suceso en España.

Bisbal quedó en segundo lugar, pero es el único de los 16 participantes (la mayoría excelentes cantantes) que ha logrado ser una estrella internacional.

En el programa se enamoró de la talentosa Chenoa, noviazgo que, valga la redundancia, enamoró a toda España. Casi cuatro años duró el idilio, cuando terminó, porque él le puso el cuerno, Chenoa lloró como Magdalena ante las cámaras de toda España que lloró con ella el truene.

De ahí en adelante jamás se volvieron a poner uno enfrente del otro… hasta ahora, que la televisión española los une de nuevo en un Reencuentro de aquellos 16 participantes del mítico primer reality.

Y ha revivido la euforia, que si Bisbal saluda a Chenoa, que si la ignora, que si no la abraza y ella llora, que si es un creído. Pero ya, por fin, abrazó a su ex novia (y en serio, paralizó otra vez a España) y cantará a dueto con ella este 31 de octubre en un concierto del Reencuentro de Operación Triunfo 1.

Ya les contaremos el final, si vuelven Bisbal y Chenoa, bueno, eso si lo permite la nueva novia del español, la venezolana Rossana Zanetti. ¿A poco no está buenísima esta telenovela de la vida real?

Belinda

La lastiman

Aunque pareciera que no le afectan en nada las críticas personales y profesionales que le hacen sus detractores, lo cierto es que Belinda se deprime ante esto.

Hace unos días dijo que le duele mucho que sus fans y no fans, no entiendan que necesita darse un tiempo fuera de todas las luces para dedicarse únicamente a sí misma y a su familia y le escriban cosas muy feas en redes sociales. ¿Qué tal?

Juan Soler

Está de regreso

Luego de vivir cinco años en Miami, Juan Soler y Maki decidieron regresar a radicar a la Ciudad de México, al lado de sus dos hijas, buscando una mejor calidad de vida, sí, leyó usted bien, pese a lo que se dice de la violencia, los Soler consideran que en la capital de México sus pequeñas pueden tener una vida familiar más acogedora que en Miami.

Juan no tiene exclusividad con ninguna televisora, pero confía en que su carrera habla por sí misma y pronto lo veremos en un nuevo proyecto. Por lo pronto, el teatro lo acogerá. Maki también quiere volver a actuar y además puso un negocio de ropa. ¡Bienvenidos!

Laura Flores

Cosas de mamá

Laura Flores quiere darse un tiempo para dedicarse por completo a consentir a su hija María, quien está por irse a la universidad.

Nos platicó que es un proceso de separación que aunque sabía que llegaría en algún momento, le está costando mucho trabajo, porque siempre ha sido una mamá muy apegada a sus hijos y verlos volar del nido no le es fácil, aunque por otro lado, siente mucho orgullo de verla ya tan grande y decidida a forjarse un futuro.

Laura siempre ha sido una mujer muy trabajadora, pero a la vez muy entregada a sus cuatro hijos.

María Elena Leal

La puso en su lugar

Además de las descalificaciones que Iván Aguilera y su tío Jesús Salas han hecho de Silvia Urquidi, ahora alza la voz María Elena Leal, hija de Lola Beltrán, quien asegura haber padecido la enfermiza intención de Silvia de aparecer en los medios, a costa de los famosos y que además es mentirosa y conflictiva.

María Elena dice que Silvia fue la causante de los problemas que tuvo con su hermano José Quintín por la herencia de Lola, pues ella, ostentándose como amiga personal de la cantante, lo mal aconsejó, creó división entre ellos, y provocó un juicio carísimo de más de 15 años, por la herencia de la gran Lola.

Leal señala que su madre la dejó a ella como heredera universal, pero Silvia y sus abogados no lo permitieron, pues querían que compartiera el 50 por ciento con José Quintín, un chico que Lola adoptó desde bebé.

Y todo pasó, perdió la cercanía con él  y al cabo de  15 años, ya muy disminuida la herencia por tanto gasto legal, él se quedó con la mitad (una residencia muy querida por Lola), incumpliéndose así la última voluntad de su mamá “y eso se lo debo a Silvia Urquidi, a quien me consta, que Juan Gabriel no quería volver a ver por mentirosa y conflictiva, eso me  lo dijo él mismo.

Ahora vuelve a hacerse presente por un famoso fallecido, así como lo hizo hace 20 años a la muerte de mi mama. Cuidado”, sentenció María Elena.