LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN


Hace 23 años, el actor mexicano Rubén Cerda, recibió el mejor regalo Navidad cuando interpretó por primera vez a Santa Claus, porque le permitió iniciar un cariñoso contacto con los pequeños y a través de los años, convertirse casi en el "Santa Claus mexicano oficial".

"Son 23 años de estar interpretando un personaje que se ha convertido en parte de mí, de la vida de mis hijos, de los niños que se me han acercado creyendo que en verdad lo soy, y también en los productores que siempre me llaman para interpretarlo en obras de teatro, programas o en reuniones y eventos de la temporada; lo adoro, de verdad y le tengo un gran respeto, es un gran compromiso ser parte de esta historia", comentó.

Anécdotas como Santa, tiene muchas, pero una que le encanta es cuando Aracely Arámbula lo llamó para que, como Santa, se tomara con ella y sus hijos las fotos para la revista Hola, y los hijos de la actriz en verdad le entregaron su cartita "Ella me llamó porque le encanta mi personificación y lo mejor es que los niños quedaron encantados"

Otra cosa que no olvida, es aquella primera vez que se colocó las botas negras, el abrigo, pantalón y gorro rojo "Supe desde entonces que no me lo quitaría, ha sido un gran regalo para mi, porque me trajo la dicha de ser reconocido y querido por el público, aunque acepto que comencé hacerlo ayudado por mi obesidad, que hoy, gracias a Dios, he superado", señaló el actor.

Sí, aunque ahora se tenga que poner botarga lo sigue interpretando con mucho cariño, más, porque siente que es un regalo de Santa el que él y su familia, que también padecía obesidad, estén ahora sanos.

"Tenía la duda de que al bajar de peso ya no iba a poder interpretarlo, pero un amigo me dijo: "tú llevas a Santa en el corazón, lo demás se rellena", y sí con una botarga se soluciona todo, finalmente un Santa Claus no se mide por su peso sino por su talento y ahora siento que la salud y la de mi familia es el regalo que Santa nos ha dejado".

"Ahorita todos en mi familia estamos con la lucha en contra del sobrepeso, ha sido de forma conjunta y ahorita estamos todos en esa lucha. Cuando empecé a bajar de peso me di cuenta que además de poder dar vida a este personaje, tenía salud.

Agradecido con la vida por hacer soñar a los niños con este personaje, Rubén sólo tiene dos regalos que pedir esta Navidad.

"Que venga mucha gente a la obra "Una noche con Santa", que estará hasta el 21 de diciembre en el Teatro Blanquita y que hemos hecho con tanto amor. Y el segundo, que mi hijo Rubén, que fue el último que se operó para bajar de peso, logre su objetivo, lleva 36 kilos abajo, si llega a bajar 64, podemos apostar para romper un récord Guinness, sería genial ser la familia en bajar más kilos de peso, porque seríamos un ejemplo de que sí se puede, en un país donde la obesidad es una de las causas de muerte", puntualizó.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.lavozarizona.com/story/entertenimiento/2014/12/11/ruber-cerda-santa/20264487/