SUBSCRIBE NOW

Lomachenko y López ofrecerán pelea gratis a los aficionados

En lugar de pago por ver, la contienda se emitirá este sábado en directo por ESPN, garantizando una teleaudiencia más numerosa

AP
Vasily Lomachenko, Teófimo López.

LAS VEGAS — En épocas normales, el duelo entre Vasiliy Lomachenko y Teófimo López sería la pelea más destacada del último trimestre, un combate por demás atractivo en la división de los ligeros.

Y también en otros tiempos, numerosas personas habrían estado dispuestas a pagar cientos de dólares por una butaca en ringside. Por lo menos, muchos aficionados habrían desembolsado 74,99 dólares para mirar el combate por televisión.

“Sería probablemente una gran transmisión en pago por ver con unos 20.000 espectadores en el graderío”, dijo el promotor Bob Arum. “Pero el coronavirus ha afectado muchos negocios, y la gente se está muriendo. Tenemos que estar agradecidos por lo que tenemos”.

Los aficionados al boxeo deberían estar agradecidos también. Recibirán una pelea de calidad en forma gratuita.

En vez de una gran multitud, sólo se permitirá que ingresen en el centro de conferencias del MGM Grand unos cientos de patrocinadores e integrantes de los cuerpos de emergencia como invitados especiales. Y en lugar de pago por ver, la contienda se emitirá en directo por ESPN, garantizando una teleaudiencia más numerosa aunque la recaudación no sea la misma.

“Podría ser el público más grande posible que yo pueda recordar para una pelea de boxeo”, dijo Arum.

En el combate están en juego tres títulos diferentes de la categoría de las 135 libras (61,23 kilogramos). El ucraniano Lomachenko es considerado uno de los mejores boxeadores del mundo, libra por libra. El hondureño López, es el boxeador invicto y de tremenda pegada que está ansioso por acaparar los reflectores en Estados Unidos.

Hay también cierta tensión entre los contrincantes. Se remonta a un altercado que el padre de López tuvo con Lomachenko en el vestíbulo de un hotel hace un par de años, cuando ambos figuraban en la misma cartelera en Nueva York. Fue entonces cuando López prometió buscar un pleito contra el talentoso boxeador que conquistó dos oros olímpicos para Ucrania.

“No pienso que sea algo personal. No tengo problema con su familia ni con este chico”, dijo Lomachenko. “Pero podemos probar qué es mejor para demostrar esto, si algo dentro del ring o algo fuera de éste”.

Ambos púgiles ganarán menos dinero del que habrían devengado en épocas previas a la pandemia al encabezar una cartelera de sábado por la noche en ESPN. Los dos están arriesgando también algunas ganancias futuras, en una pelea que demostrará lo mucho que ha avanzado López, nacido en Brooklyn, desde que cayó en los Juegos Olímpicos de 2016 en Río de Janeiro, representando a Honduras.

López tiene una foja de 15-0 como profesional con 12 nocauts, pero enfrentará ahora un mayor desafío en Lomachenko, cuyas virtudes técnicas han recibido elogios en todo el mundo del boxeo.

“Ésta es la parte en la que encabezo la nueva generación”, destacó López, de 23 años. “Ganar esto dejaría un sello para una nueva era. Tengan listas sus palomitas de maíz y simplemente disfruten el show”.

Aunque López es relativamente nuevo en el profesionalismo, ostenta una parte del título de los ligeros y no ha perdido desde aquel revés por decisión en Río 2016. Se le conoce como un púgil emotivo que tiene velocidad y poder y que, al igual que Lomachenko, es entrenado por su padre.

La pelea encabeza una cartelera promovida por la empresa Top Rank de Arum, quien ha realizado todas sus funciones en el MGM Grand desde que sobrevino la pandemia. Las peleas preliminares serán también transmitidas por ESPN en Estados Unidos.