Fallece el dueño de Arizona Cardinals, Bill Bidwill

Bill Bidwill comenzó trabajando como cargador balones para el equipo y celebró cuando el club ganó el título de la NFL en 1947

Share This Story
Correo electrónico
Comment

READ IN ENGLISH

De jugador de pelota a dueño de un equipo de la NFL, Bill Bidwill pasó más de ocho décadas trabajando en la NFL, un hombre privado que amaba un negocio muy público.

Bidwill y el fútbol estaban tan entrelazados como tejidos de ADN, pero el deporte no definió al hombre, que murió el miércoles a la edad de 88 años.

A Bidwill le sobreviven cinco hijos y nueve nietos. Su esposa, Nancy, murió en 2016.

No está claro quién reemplazará a Bidwill como propietario, porque la familia ha rechazado hacer comentarios sobre el tema durante años. Es probable que sea Michael Bidwill, el segundo mayor de los hijos de Bidwill, quien ha sido presidente del equipo desde 2007

William V. Bidwill amaba la historia militar, los automóviles, el café, la comida y el fútbol, ​​y podía contarte historias que los involucraban a todos. ¿Automóviles? Condujo de todo, desde un Mercedes hasta un Volkswagen Beetle, y si las críticas lo hicieron enojar, nunca lo demostró.

Cuando The Arizona Republic se mofaba de él en las caricaturas editoriales, Bidwill solía pedir una impresión autografiada por el dibujante.

Repetición automática
Mostrar Miniaturas
Mostrar Subtítulos

Bidwill amaba un buen chiste y uno malo. Si bien sólo ocasionalmente hablaba con los periodistas, visitaba regularmente la sala de prensa en las instalaciones del equipo para contar chistes o historias sobre cómo era la NFL hace décadas.

Si bien la carrera de Bidwill en la NFL fue larga, no fue gloriosa en cuanto victorias-derrotas del equipo. La falta de éxito de los Cardenales lo convirtió en un ícono de mal propietario. A veces, Bidwill fue acusado de ser abaratador, codicioso y desinteresado en ganar.

Esa imagen cambió algo a partir de 2008, cuando el equipo ganó el primero de dos títulos consecutivos de NFC West. Con Ken Whisenhunt como entrenador y Kurt Warner como mariscal de campo, los Cardenales ganaron el título de la NFC en la temporada 2008, avanzando al primer Super Bowl en la historia del equipo.

Los Cardenales perdieron ante los Steelers en los últimos segundos.

Bidwill tenía un estilo de moda único que nunca se ajustaba a lo que estaba de moda. Llevaba corbatas cuando todos los demás vestían casuales.

Si bien Bidwill podría ser bien ‘codo’ con los dólares de Cardenales, fue muy generoso fuera del fútbol.

Contribuyó a muchas causas en todo el valle, generalmente en silencio y de forma anónima. Bidwill fue uno de los principales donantes de la Escuela de Misiones Indias St. Peter en Bapchule, al sur de Chandler, y cada año, en Halloween, un grupo de niños disfrazados visitaba la práctica de los Cardenales.

Bidwill generalmente asistió a esas prácticas.

Sin embargo, dentro de las instalaciones del equipo era difícil para muchas personas conocerlo. Ex jugadores cuentan historias de Bidwill que les saludaba un día y al día siguiente nomás se les quedaba mirando. Ellos decían por dentro ¿habré hecho algo mal?

Otros jugadores, como el tackle del Salón de la Fama Dan Dierdorf y el receptor Larry Fitzgerald, se hicieron amigos cercanos a Bidwill.

"Siempre tuve una buena relación con Bill", dijo Dierdorf en 2016. "Tenía algunos problemas de habilidades sociales, está bien, pero nadie que lo conociera cuestionaría que el hombre tenía un profundo amor por la NFL. Estaba muy orgulloso del hecho de que la familia Bidwill fue una de las familias fundadoras de la NFL ".

Charles Bidwill, el padre de Bidwill, compró a los Chicago Cardinals en 1932 por $50,000.

Bill trabajó como cargador de balones para el equipo y cuando era adolescente celebró cuando el club ganó el título de la NFL en 1947. Fue nombrado vicepresidente mientras era estudiante de la Universidad de Georgetown.

Es el único título de liga en la historia del equipo, y el club no ganó otro juego de playoffs hasta 1998, 10 años después de que Bidwill lo trasladó de St. Louis a Arizona.

Los Cardenales siguen siendo un negocio familiar. Cuatro de los cinco hijos han trabajado en la organización. Michael se unió al club en 1996 como vicepresidente/consejero general y se convirtió en presidente en 2007.

Michael ha estado a cargo del equipo durante los últimos años, pero su padre visitaba las instalaciones del equipo a menudo después de que Michael se hizo cargo. En sus últimos años, Bidwill se ocupó de problemas de salud y pasó la mayor parte de su tiempo en casa.

Tranquilo y sin pretensiones, Bill Bidwill fue considerado en la NFL como un "hombre de la liga", dispuesto a comprometerse por el bien de toda la organización. Eso le valió una considerable cantidad de buena voluntad entre sus compañeros propietarios, y su estatura fue una gran razón por la que el Valle del Sol ha sido el anfitrión de tres Super Bowls.

Gran parte de la carrera profesional de Bidwill se gastó en la búsqueda del estadio que haría que su equipo fuera económicamente competitivo con otros clubes de la NFL. Bidwill nunca consiguió el estadio en St. Louis, y tomó un largo y arduo viaje para obtener uno en el Valle.

Hoy, los Cardenales están en buen estado financiero, en gran parte debido al dinero producido por sus juegos en el estadio de Glendale, hoy State Farm Stadium.

Pero también ha habido muchos momentos difíciles. Cardenales tuvieron 17 temporadas perdedoras de las primeras 20 en Arizona. Perdieron al menos 10 juegos en 13 de esas temporadas. Los fanáticos se volvieron apáticos y no era inusual que los Cardenales atrayeran multitudes de menos de 30,000 para sus juegos en el Sun Devil Stadium, donde jugaron hasta 2006.

El estadio de Glendale, ahora llamado State Farm Stadium, se inauguró en 2006, y as las entradas en el estadio se agotaron. Desde 2006 hasta 2016, el equipo terminó .500 o mejor siete veces.

Traducción: Javier Arce

Share This Story
Correo electrónico
Comment