CLOSE
Repetición automática
Mostrar Miniaturas
Mostrar Subtítulos

Fidel Aguilar Cepeda, atleta en silla de ruedas, usa las pistas del Valle del Sol para tomar el impulso y buscar la ayuda que lo lleve rumbo a Japón

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

El aire frío le cortaba la cara, los músculos de los brazos se le tensaban, escuchaba los gritos de la gente, pero su mente solo mantenía un objetivo: cruzar la meta de la prueba de los 800 metros en los Juegos Parapanamericanos de Lima, Perú.

Fidel Aguilar Cepeda había llegado confiado a la justa deportiva que reunió a los atletas del continente americano con alguna discapacidad, gracias al intenso entrenamiento realizado en numerosas pistas, algunas de ellas del área metropolitana de Phoenix.

“Aquel día, según lo planeado, logreé rebasar a mis oponentes y con determinación tomé la punta desde los 500 metros, y ya no la dejé”, contó a La Voz el deportista en silla de ruedas originario de Guadalajara, Jalisco, en México.

Fidel fue parte del contingente mexicano que realizó una actuación histórica en esta justa continental, en la que se obtuvieron un total de 158 medallas, contribuyendo con una de oro en la modalidad de T53.

“Fue un gran orgullo poner en alto el nombre de México, pero, sobre todo, un logro alcanzado gracias al trabajo de mi entrenador, el apoyo de mi familia y de la gente que ha respaldado mi carrera”, recordó el deportista que viaja frecuentemente entre la Ciudad de México y Apache Junction, en Arizona.

Pero las ruedas de su aerodinámico triciclo no han parado desde la carrera del pasado mes de agosto, acumulando extenuantes sesiones de entrenamiento con otros retos en puerta y la visión de repetir ahora la presea en los Paraolímpicos de Tokio 2020.

Una vida de retos

Cuando era un niño, el jalisciense fue atacado por el virus de la poliomielitis que menguó el desarrollo de sus piernas y lo limitó en algunas actividades, sin debilitar para nada su espíritu competitivo.

“A los trece años empecé a practicar el deporte en silla de ruedas de manera recreativa, sobre todo en el basquetbol. Años después fue que un amigo me prestó su silla de carreras que me entusiasmé por las competencias del atletismo”, aseguró Aguilar, que con el tiempo se casó y formó una familia, dejando el deporte por la necesidad.

“Tenía que mantener a los míos y era difícil desviar los recursos para una bicicleta competitiva, los implementos que se necesitan, los viajes, y por eso lo dejé un tiempo. Retomé la actividad hace cuatro años y creo que lo estoy haciendo bien”, dijo el entusiasta campeón que ahora cuenta con 41 años y ha salido adelante con un pequeño negocio familiar que vende artículos para dama.

Alcanzando metas

La inseguridad que se sufre en muchas partes de México empujó Fidel a establecerse junto a su familia en Arizona, viviendo un tiempo en el área de Chandler, antes de moverse a las faldas de Superstition Mountain.

“Aquí cuento con muchos lugares para practicar y tengo la ayuda de mi amigo y entrenador Aarón Gordián. El problema es la altura, ya que necesito ejercitarme arriba de los 2 mil metros sobre el nivel del mar, para aumentar mi capacidad aeróbica”.

Además de sus logros recientes en Perú, Aguilar Cepeda ha ganado el Maratón de Phoenix y un tercer puesto en el Maratón de Los Ángeles, por lo que busca una competencia que le permita la clasificación de la prueba y así participar en dos especialidades en Tokio 2020.

“Me prepararé en la ciudad de México para el Maratón de Chicago del 13 de octubre, luego saldré a China para otro maratón el 22 de octubre y espero lograr estar en Japón para otra competencia de los 42 kilómetros, el 4 de noviembre”, comenta el deportista que busca el apoyo de alguna organización patrocinadora que se interese en su esfuerzo.

Como en toda actividad deportiva, las sillas que se utilizan para carreras se modifican constantemente en su diseño y el material de elaboración, llegando algunas a costar arriba de los 25 mil dólares. La de Fidel no esta mal, pero es empujada más que nada con el corazón.

“En muchas pruebas he competido con sillas prestadas y no todo el tiempo consigo el dinero de los boletos de avión, pero es algo que disfruto y que me permite llenar de orgullo a muchos mexicanos, además del ejemplo de lucha que les pueda brindar a mi familia”, finalizó el atleta.

Fidel Aguilar Cepeda pone a disposición de las instituciones o las personas que lo quieran apoyar su red social de Facebook, al igual que la de Instagram, donde se da el tiempo de comentar sobre sus metas y logros. Igualmente, el Facebook del entrenador Aarón Gordián.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.lavozarizona.com/story/deportes/2019/09/28/fidel-herrera-atleta-silla-ruedas/3806938002/