Los Colchoneros rompieron el maleficio ante su rival de la capital española, que lo había vencido en las finales de la Champions en 2014 y 2016

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

TALLIN, Estonia – El Atlético de Madrid logró la elusiva meta de superar al Real Madrid en una final europea, merced a dos goles en la prórroga para imponerse el miércoles 4-2 y conquistar la Supercopa, en lo que fue el primer duelo oficial del conjunto Merengue en la era post Cristiano Ronaldo.

“Hay que disfrutar, porque cuando nos toca perder sufrimos”, valoró el estratega del Atlético, Diego Simeone. “Cuando se gana hay que salir a disfrutar. A partir de mañana a la noche empezaremos a pensar en la liga, que será una temporada durísima”.

Los dirigidos por el argentino Simeone consiguieron un gol de vestuario, obra de Diego Costa apenas a los 50 segundos. Jamás se había anotado un tanto tan pronto en un duelo de la Supercopa.

El conjunto blanco remontó para tomar una delantera de 2-1, y parecía que el Madrid demostraría que conserva la capacidad de conseguir trofeos, aún sin Cristiano y con un nuevo técnico.

Pero Costa igualó en las postrimerías del cotejo, con su segundo tanto. Saúl Ñíguez y Jorge “Koke” Resurrección aseguraron el triunfo en el tiempo extra durante una noche fría en la capital de Estonia.

La victoria permitió que el equipo Colchonero rompiera el maleficio ante su rival de la capital española, que lo había vencido en las finales de la Liga de Campeones en 2014 y 2016. Además, el conjunto de Simeone fue eliminado por el Real Madrid en las semifinales de 2017.

“Llevábamos tiempo queriendo ganar al Madrid”, afirmó Costa. “Ellos nos ganaron dos finales y teníamos ganas de ganar una final europea contra ellos. Era muy importante para coger confianza para la temporada, y la verdad es que estoy muy feliz”.

El tropiezo en cambio deja muchas dudas en el Madrid, cuyo nuevo técnico Julen Lopetegui tendrá que demostrar que hay vida después de Cristiano, quien marcó 450 goles en 438 partidos antes de incorporarse este verano a la Juventus.

“En una final, marca la diferencia que haya errores que se pueden aprovechar, y el Atleti es experto en eso”, valoró Lopetegui, nombrado técnico del Madrid como sustituto de Zinedine Zidane recién en junio, en un anuncio que desencadenó su destitución de la selección española en la víspera de que comenzara el Mundial. “Nosotros hemos concedido más de lo normal, y han conseguido un triunfo merecido”.

Con la ayuda invaluable del astro portugués, el Real Madrid ganó tres veces seguidas la Liga de Campeones.

Gareth Bale dio algunos destellos de su velocidad y talento, pero no pudo emular la capacidad que tenía Cristiano para resolver los encuentros por sí solo.

En contraste, fue Costa quien brilló en el estadio Lillekula de Tallin. Superó a los centrales madridistas en el primer minuto, para perseguir un largo pase d Setvan Savic. Primero, le ganó con la cabeza el balón a Sergio Ramos y luego se llevó por fuerza a Raphael Varane.

Acto seguido ingresó en el área, donde batió al arquero costarricense Keylor Navas mediante un tiro a primer poste.

Karim Benzema igualó a los 27 minutos, al conectar de cabeza un centro perfecto que le suministró Bale, quien logró despegarse de Lucas Hernández en la banda derecha y envió la asistencia combada hacia el ariete francés.

Bale, quien disfrutó de más libertades de las que tenía cuando formaba parte del reparto de Cristiano, causó algunos problemas a la zaga del Atleti en el primer tiempo, cuando buscó desbordar por las dos bandas.

En ese momento ejerció de creador principal de las jugadas madridistas, y sus compañeros le abastecieron generosamente de muchos balones.

Sergio Ramos convirtió un penal a los 63 minutos, después de que Juanfran Torres tocó un balón con la mano tras un saque de esquina. El capitán del Madrid frenó su carrera hacia el punto penal antes de cobrar con serenidad hacia la derecha.

Juanfran se reivindicó tras la mano a los 79 minutos, cuando despojó del balón al brasileño Marcelo y sirvió para Ángel Correa. El argentino, quien ingresó como sustituto, se llevó a un par de rivales y sirvió en diagonal retrasada a Costa, quien envió el balón a las redes.

En el alargue, Thomas Partey, otro sustituto, asistió en el tanto de la ventaja. Le quitó la pelota a Varane y tiró una pared con Costa, antes de hacer una gambeta y pasar a Ñíguez, quien remató de volea para vencer a Navas y hacer el 3-2 a los 98.

Koke liquidó al Madrid a los 104, mostrando frialdad en la definición.

“Una vez más pudimos responder muy bien en una final europea, y esta vez vinieron para el lado nuestro los detalles que definieron el partido”, explicó el “Cholo” Simeone.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.lavozarizona.com/story/deportes/2018/08/16/atletico-madrid-supercopa-espana/1008280002/