SUBSCRIBE NOW

A Chivas le sabe a Liguilla

Agencia Reforma
Las Chivas le abollaron la corona al campeón León.

GUADALAJARA, Jalisco - Las Chivas mejoraron y ganaron, pero queda la incógnita de si así será en lo que resta del torneo, pues batallaron para doblegar a un León repleto de suplentes.

El Rebaño rompió una sequía de tres juegos sin anotar gracias a un gol de Giovanni Hernández, con el que regresó a zona de Liguilla, al colocarse séptimo con 16 puntos.

Después de 280 minutos, la afición rojiblanca recordó qué se sentía ver el balón estremecer las redes rivales, cuando al 6', un pase filtrado de Israel Castro dejó solo a Hernández para que fusilara dentro del área chica a William Yarbrough, quien colaboró un poco al dejar libre su poste. Este fue el primer gol en Liga del juvenil.

El Guadalajara anduvo de buenas no sólo porque estrenó su uniforme 'de gala', sino porque el DT esmeralda, Gustavo Matosas, decidió iniciar sin ocho titulares: Rafael Márquez, Jonny Magallón, Elías Hernández, Luis Montes, Carlos Peña, José Juan Vázquez, Mauro Boselli y Matías Britos.

La mejoría en el juego de los rojiblancos se debió en parte al cambio táctico realizado por José Luis Real, quien envió a Giovani y Édgar Solís a la media, cargados a la izquierda, lo que les dio salida, y Carlos Fierro no cargó con toda la ofensiva.

Paredes y pases filtrados fueron las constantes con las que atacó el Rebaño, pero la contundencia falló, ya que Jorge Enríquez en un par de ocasiones se perdió claras oportunidades.

El León atacó poco, pero también sacó sustos, como al 12', cuando Antonio Rodríguez desvió con puros reflejos un remate a quemarropa se Sebastián Maz, con lo que se llevó los aplausos.

Al 31', el Guadalajara tuvo para aumentar su ventaja, pero Fierro no pudo definir frente a Yarbrough una jugada muy similar a la del gol, que el rojiblanco estrelló en el portero.

En el complemento, el cuadro tapatío estuvo a la caza del León y recurrió al contragolpe, pero nada de peligro.

El gran susto de la segunda parte llegó al 50', cuando Maz cabeceó desviado con el arquero vencido.

El Rebaño rompió una racha de tres juegos sin ganar, se metió de lleno a la pelea por la Liguilla y, de paso, sanó heridas de la afición, la que terminó aplaudiendo el triunfo.