LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Las reuniones tarde en la noche en Washington D.C. podrían significar costos más altos para el cuidado de la salud, en especial para los adultos mayores. Después de que el proyecto de ley sobre el cuidado de la salud fue rechazado y no llegó a la Cámara de Representantes, los líderes en Washington se han estado reuniendo tras bastidores para revivirlo.  El problema es que están convirtiendo un proyecto de ley malo en uno peor.

La ley, llamada la American Health Care Act (AHCA), atrajo críticas fuertes y generalizadas por muchas razones, entre ellas, los costos crecientes para los adultos mayores.

La versión actual del proyecto de ley les permitiría a las compañías de seguros cobrarles a los adultos mayores cinco veces más de lo que les cobran a los demás por la misma cobertura.  Para complicar el problema, reduciría el crédito en los impuestos que las personas de clase baja y media en el país usan para costear la cobertura.  Cobrarles a los adultos mayores cinco veces más que a los demás y cambiar el crédito en los impuestos produce un "impuesto por edad" que podría ser de hasta $13,000 más al año para los adultos mayores, según la Oficina de Presupuesto del Congreso.

Desde entonces, en un esfuerzo para reunir más apoyo, los partidarios de este proyecto de ley han presentado otra terrible idea:  permitir que las compañías de seguros nieguen cobertura o aumenten drásticamente los costos para las personas con enfermedades preexistentes, como el cáncer, enfermedades cardíacas y diabetes.

Bajo las leyes actuales, las compañías de seguros no pueden discriminar contra personas con enfermedades preexistentes.  Esta protección es extremadamente importante para millones de personas y sus familias.  Sin ella, estas personas se enfrentan al miedo de caer en la ruina o tener grandes dificultades económicas, además de lidiar con un grave problema de salud.

Las personas de entre 50 y 64 años están en riesgo de un plan que pondría fin o reduciría las protecciones para aquellos con enfermedades preexistentes.  Según el Instituto de Política Pública de AARP, el 40% de las personas en Estados Unidos en ese grupo de edades —un total de 25 millones de personas— tienen una enfermedad preexistente.

En Arizona hay más de 200,000 personas entre las edades de 50 y 64 que tienen una enfermedad preexistente.

Para empeorar la situación, el proyecto de ley también debilitaría las finanzas de Medicare, abriendo la puerta para los vales de Medicare.  Los 57 millones de personas en Estados Unidos y los trabajadores que aportan al programa podrían enfrentar costos más altos y riesgos que no pueden costear.

Y el proyecto de ley no hace nada para reducir el precio de los medicamentos recetados, mientras que otorga exenciones tributarias de $200,000 millones a las compañías farmacéuticas y de seguros.  Desde los tratamientos vitales para el cáncer hasta los EpiPen, los aumentos excesivos en los precios que cobran las compañías farmacéuticas impiden que muchos obtengan los medicamentos que tanto necesitan.  Solo el año pasado, los precios de los medicamentos recetados aumentaron en miles de dólares. No hay razón por la cual las personas en Estados Unidos tengan que pagar los precios más altos del mundo.

En lugar de este dicho, "Primero, no hagas daño", este proyecto de ley toma un enfoque opuesto:  continúa haciendo daño y espera que nadie se dé cuenta.

Asegurémonos de que nuestros representantes entiendan que no vamos a aceptar esta ley que penaliza a los adultos mayores del país y recompensa a los grupos de interés.  No nos quedaremos de brazos cruzados mientras hacen acuerdos tras bastidores que perjudican nuestro sistema de salud.  No olvidaremos quién apoyó este proyecto de ley —y quién se opuso—.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://www.lavozarizona.com/story/opinion/2017/04/19/acuerdos-tras-bastidores-podr-aumentar-los-costos-del-cuidado-de-la-salud-para-los-adultos-mayores-en-estados-unidos/100670600/