Esta propuesta de ley no sólo falla en proporcionar cobertura asequible, sino que no ayuda a quienes más lo necesitan

1 LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

El plan republicano para revocar la Ley de Cuidado de Salud alcanza exactamente lo que sus autores pretendían - termina la asistencia médica asequible.

Las personas de la tercera edad ya no estarán protegidas de los altos precios de la misma manera que bajó la ACA.

Las aseguradoras podrían cobrar a las personas de la tercera edad hasta cinco veces más que a los jóvenes, y las estimaciones sobre primas para una persona de 64 años son tan altas como $10,600 dólares.

La expansión de Medicaid que ha ayudado a cubrir a millones de individuos y familias de bajos ingresos se limitará financieramente en 2020 y se marchitará mientras el costo de vida - y los costos de la medicina que pueden salvar vidas - continúan aumentando.

Tal vez lo peor de todo, este plan permite a las aseguradoras imponer un recargo de 30 por ciento en primas a cualquier persona que no mantenga una cobertura continua.

Debido a que esta tasa sólo se activa cuando un individuo quiere volver a entrar en el mercado de seguros, crea un fuerte desincentivo para cualquier persona en buena salud que no tiene seguro para obtener cobertura alguna.

Menos personas en el sistema simplemente significarán primas más altas para todos.

Este no es un plan para mejorar la salud pública, es un plan para dar a los millonarios y los multimillonarios recortes en los impuestos a costa de los pobres y los enfermos.

Tomó a nuestra nación varias generaciones para finalmente reconocer la salud médica como un derecho inalienable, y en menos de dos meses el presidente Donald Trump y los republicanos ya están trabajando para convertir nuestra salud en un negocio.

Esta propuesta de ley no sólo falla en proporcionar cobertura asequible para el pueblo estadounidense, sino que traiciona la intención de ayudar a quienes más lo necesitan.

1 LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://www.lavozarizona.com/story/opinion/2017/03/08/columna-grijalva/98905394/