Únase a los miles de funcionarios de los distrito escolares, maestros, padres y una amplia coalición bipartidista de funcionarios electos y grupos empresariales en apoyo de la Prop. 123

LINKEDIN 1 COMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Las escuelas públicas de Arizona están batallando para satisfacer las necesidades básicas para educar a nuestros hijos; incluyendo la compra de libros, modernización de computadoras, el mantenimiento de las aulas y en impedir que los maestros con talento renuncien debido a la falta de remuneración, formación, recursos y materiales.

Este 17 de mayo, podemos empezar a solucionar estos problemas al votar "Sí" en la elección especial para la Proposición 123, una medida electoral creada como parte de un arreglo judicial que ayuda a empezar a restaurar los presupuestos recortados por la Legislatura en la era de recesión.

La buena noticia es que la Prop. 123 no subirá los impuestos. Eso es bueno para las familias, los propietarios de pequeñas empresas y la economía en general, ya que hace más atractiva a Arizona para los recién llegados y los inversionistas de fuera del estado.

En lugar de aumentar los impuestos, la Prop. 123 utiliza una porción mayor del dinero ya percibido por el fideicomiso de tierras estatales de Arizona -- una cuenta de inversión respaldada por 70 billones de dólares en bienes en posesión del estado y administrados por el mismo, principalmente para la educación pública K-12.

La Prop. 123 no es el remedio para todos los males del sistema de escuelas públicas de Arizona, pero es un paso muy importante en la dirección correcta. La iniciativa de ley añade cerca de 3.5 billones de dólares en financiación para K-12 a lo largo de la próxima década.

Arizona sirve a 1.1 millones de niños de las escuelas públicas desde educación preescolar hasta la preparatoria. Mientras que la Prop. 123 beneficiará a las escuelas públicas en todo el estado, creemos que la financiación adicional es vital para la población de estudiantes latinos en rápido crecimiento de nuestro estado, muchos de los cuales asisten a escuelas en distritos de bajos ingresos. En 2014, casi 500,000 estudiantes latinos asistían a las escuelas públicas de Arizona, un incremento del 52 por ciento con respecto a 2002.

En su informe de 2012, “Dropped? Latino Education and Arizona’s Economic Future,” (¿Abandonado? Educación Latina y el Futuro Económico de Arizona), investigadores del Instituto Morrison para Política Pública de la Universidad del Estado de Arizona escribieron que el estado  corre el riesgo de convertirse en "un estado de segundo nivel, educacionalmente y económicamente" si fracasa en educar adecuadamente a sus estudiantes latinos.

Estas señales de advertencia no son suposiciones meramente teóricas, dado que en 2020 la mayoría de la población de estudiantes K-12 del estado podría ser latino, de acuerdo con  el más reciente “DATOS: Informe del Mercado Hispano de Arizona” de la Cámara Hispana de Comercio de Arizona.

Como cualquier padre sabe, las consecuencias de la financiación insuficiente en nuestras escuelas son reales e inmediatas. La financiación inadecuada tensiona los presupuestos que de los distritos san para pagar a los empleados y cubrir el aumento de los costos de operación, tales como agua, electricidad y reparación de edificios. Cada día que titubeamos, más maestros mal pagados renuncian a sus trabajos y el número de estudiantes en las aulas se multiplica.

Nuestras escuelas públicas necesitan alivio y lo necesitan ahora.

El dinero de la Prop. 123 estará disponible casi de inmediato para proporcionar un alivio para nuestras escuelas. Y puesto que las decisiones de presupuesto del día a día son hechas por funcionarios del distrito escolar elegidos a nivel local; padres, maestros y líderes de la comunidad tendrán derecho a una opinión de en donde se gasta ese dinero.

Dejemos de enviar a nuestros hijos a salones de clase que batallan para prepararlos para una economía en la que cerca de dos tercios de los puestos de trabajo existentes en Estados Unidos ahora requieren más de una educación preparatoria. Fallar en abordar la escasez de fondos para la educación obstaculiza la capacidad de nuestro estado para crecer su economía y satisfacer las necesidades del mercado global.

Únase a nosotros en apoyar a nuestros maestros, nuestros hijos y nuestras escuelas. Únase a los miles de funcionarios de los distrito escolares, maestros, padres y una amplia coalición bipartidista de funcionarios electos, así como de educación, organizaciones comunitarias y grupos empresariales en apoyo de la Prop. 123.

Vamos a trabajar juntos para impulsar las oportunidades educativas a través de todas las comunidades para construir una fuerza de trabajo del siglo 21.

Ayude a hacer la educación pública prioridad No. 1 de Arizona.

Vote "Sí" por la Prop 123.

Petra Falcon es directora ejecutiva de Promise Arizona. Anna Tovar es ex-senadora del estado de Arizona y madre de un estudiante de escuela pública. Víctor Vidales es un empresario en Phoenix y presidente de la junta de la Autoridad de Desarrollo Industrial del Condado de Maricopa. Tommy Espinoza es presidente y CEO de Raza Development Fund.

LINKEDIN 1 COMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://www.lavozarizona.com/story/opinion/2016/04/15/vote-si-por-la-prop-123/83060962/