La educación sexual hoy por hoy es básicamente propaganda para el uso de anticonceptivos y promiscuidad

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Ahora que el representante estatal Juan Méndez ha propuesto obligar a las escuelas públicas a impartir la educación sexual desde el jardín de niños, sería bueno preguntarnos ¿exactamente qué es la educación sexual?

Este invento estadounidense surgió en 1970. La educación sexual -que efectivamente empezó con un sincero pero desacertado intento por informar a los jóvenes- hoy por hoy es básicamente propaganda para el uso de anticonceptivos y promiscuidad.

No es coincidencia que sean las empresas de anticonceptivos y Planned Parenthood quienes más apoyan y promueven la educación sexual a través de los medios de comunicación y las escuelas públicas.

Lo irónico es que la “educación sexual” se suponía iba a prevenir las enfermedades veneras y el embarazo juvenil. Sin embargo, 1986 Planned Parenthood Federation of America admitió que la tasa de promiscuidad entre los adolescentes que reciben educación sexual es 50% más alta que en el resto de sus compañeros.

Pero eso no es todo, entre 1970 y 1985 el aborto entre adolescentes aumentó en un 333 por ciento. Así es. Y las enfermedades de transmisión sexual aumentaron en un 245 por ciento. La fórmula del éxito es muy sencilla para la industria del aborto: Educación Sexual + Anticonceptivos = Promiscuidad + Mayor Venta de Anticonceptivos y Servicios Abortivos. Un negocio redondo.

Quienes defienden la idea de la educación sexual obligatoria desde temprana edad, dicen que sus opositores son padres de familia tradicionales, con creencias religiosas radicales.

Señores, este padre de familia tradicional y religioso que les está hablando no necesita usar argumentos tradicionalistas ni religiosos para oponerse a la educación sexual en las escuelas. Las estadísticas son suficiente.

Déjeme ser más claro, desde su incepción la educación sexual, tal cual se imparte hoy en escuelas públicas, no ha disminuido en ningún lado la taza de promiscuidad o embarazo en la juventud, todo lo contrario.

Entonces, ¿qué es lo que hace falta? Los padres de familia somos los únicos responsables de formar las mentes y corazones de nuestros hijos de acuerdo con nuestros principios y valores. La promoción de la abstinencia por el mero hecho de evitar “problemas”, tal vez sea esperar demasiado de quienes están en plena pubertad.

Pero una auténtica y temprana formación en la integridad y la moral funcionó perfectamente para nuestros abuelos, y todavía funciona para aquellos padres de familia que asumen su responsabilidad como tutores, y no relegan el destino de sus hijos dejándolo en manos del gobierno y la educación pública.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://www.lavozarizona.com/story/opinion/2016/02/04/que-es-la-educacin-sexual/79838672/