LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Rhonda: en casa, las fiestas de fin de año han terminado por parecer una exposición cultural internacional. Es una mezcla de sabores, tradiciones y experiencias. Algunas veces es encantador; otras, bastante trabajo y una determinación simple de mostrar respecto por la herencia de cada uno. Sin embargo, nos da la oportunidad de crear nuevos recuerdos e inculcar nuevas tradiciones que reflejen distintas cosas de nuestra niñez y de nuestra vida en común actual.

De su niñez, Lorenzo tiene recuerdos de su mamá y su nana haciendo tamales en Navidad.

Le encanta contar anécdotas de las reuniones familiares en la casa de su abuelo en el pueblo minero de Morenci. Lorenzo y sus primos jugaban durante horas afuera, en el frío, y solo entraban los instantes que les tomaba llevarse un tamal de la olla; el calor de las hojas de elote les calentaba las manos frías.

Lorenzo: Rhonda creció en una familia con profundas raíces sureñas, con varias generaciones de pastores por ambos lados de su ascendencia. Como hija de un pastor, aprendió a temprana edad cómo atender a los invitados con gracia y buenos modales que "influyan bien en la reputación del ministerio". Las fiestas de fin de año para ellos se parecían a una pintura de Normal Rockwell: vajilla de porcelana formal, un árbol perfecto y las delicadas galletas de queso crema de su mamá.

Ambos aprendimos bastante durante nuestra primera temporada navideña juntos. Rhonda me miró perpleja cuando le pregunté qué fin de semana debíamos apartar para preparar tamales, y a cuántas personas íbamos a invitar para que nos ayuden. Descubrí el valor del silencio cuando me dijo que nos estaríamos amaneciendo dos días antes de Navidad para preparar ocho tipos de galletas para que aún estuvieran frescas para el gran día.

Rhonda: la verdad es que nuestra vida ha cambiado bastante desde nuestra primera Navidad juntos. La mamá de Lorenzo y mi abuela fallecieron, nuestros dos hijos mayores ya son adultos y se fueron de casa, y ambos tenemos carreras que nos mantienen sumamente ocupados. Hemos evaluado qué tradiciones vale la pena conservar, de cuáles nos vamos a apartar y cuáles podemos amoldar para que se adecuen a nuestra vida de hoy.

Esta temporada navideña, prepararemos tamales mientras miramos Charlie Brown Christmas y escuchamos a Bing Crosby cantar suavemente "White Christmas". Prepararemos las delicadas galletas de queso cremoso de mi madre mientras escuchamos "A la Nanita Nana" de Carlos Quintero. Prenderemos las velas de la corona de Adviento y rezaremos las oraciones de "The Faith Once Delivered to the Saints".

Lorenzo: Ya sea que digamos Merry Christmas! o ¡Feliz Navidad!, nuestras fiestas estarán colmadas de fe, familia y de la compañía de cada uno, los mejores regalos que uno puede tener en cualquier cultura o idioma.

Rhonda Cagle y Lorenzo Sierra son esposos, padres y profesionales. Escriben sobre su experiencia de ser biculturales y tener una familia ensamblada. Entérese más en LorenzoandRhonda.com.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://www.lavozarizona.com/story/opinion/2015/01/13/columna-cagle-sierra/21690555/