LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Biografía del columnista

Columnas anteriores

El relevista venezolano de los Padres de San Diego, Alex Torres, nunca olvidará el sonido que hizo eco en todo el Tropicana Field desde el montículo en un sábado de junio el año pasado. Un año después de que el lanzador Alex Cobb, entonces compañero de Torres en los Rays de Tampa Bay, fue golpeado en la cabeza por una candente línea, ese sonido del impacto de una bola contra el cráneo del pitcher todavía resuena.

Fue el mismo Torres quien relevó a Cobb en la loma esa noche. Ese caso no sólo nos recordó lo peligroso que puede ser el béisbol para los lanzadores, pero nos hizo ver que este deporte tenía la obligación de hacer lo posible para protegerlos. Entonces, cuando Grandes Ligas anunció a finales de enero pasado la aprobación de una gorra con un refuerzo especial que protege las cabezas de los lanzadores de bolas conectadas en su dirección, creíamos que era una gran noticia... Y tras casi cuatro meses de estar disponible, ningún lanzador de Grandes Ligas quiso utilizarla. Pero el pasado 21 de junio, Torres se convirtió en el primer pitcher en ponerse la gorra protectora en un juego de Ligas Mayores.

El zurdo de 26 años de edad vistió la enorme gorra al trabajar el octavo inning de la derrota por 4-2 ante los Dodgers de Los Ángeles. Hubo pocas reacciones dentro del terreno de juego al respecto. "Realmente no hay mucha diferencia entre esto y una gorra regular", dijo Torres. "Tal vez no se vea muy bien, pero no pude sentir una diferencia". Y es que esta gorra protectora es más grande y pesada que la tradicional, lo que aparentemente la hace incómoda. Además, no es reglamentario que los jugadores de las mayores y las menores la usen.

¿De qué está hecha? Las placas de seguridad fabricadas por la compañía isoBLOX van cosidas a la gorra y se ajustan a la medida. Tienen un peso extra de entre 160 y 170 y protegen la frente, las sienes y la parte lateral de la cabeza.

Con esa protección el grosor de las gorras aumenta 2.5 centímetros en el frente y otros 2.5 en los lados. La aprobación de esta gorra protectora fue un paso en la dirección correcta, una decisión bien acertada por parte de Major League Baseball. Ahora, Alex Torres, uno de los nuestros, ha puesto el ejemplo. ¿Seguirán más?

El autor es Productor Editorial para los servicios de Grandes Ligas: MLB.com * LasMayores.com. Twitter: @CMolinaMLB

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://www.lavozarizona.com/story/opinion/2014/06/30/columna-carlos-molina/11807663/