LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Biografía del columnista

Columnas anteriores

Sentido contrario: Son dos palabras que reflejan cómo se comporta una sociedad. Me refiero a múltiples acciones que van desde manejar un auto en sentido contrario y causar accidentes, a la forma en que se maneja la política, la educación, la religión, la cultura y casi todo lo que nos rodea.

Empecemos por la educación. ¿Se ha dado cuenta que va en sentido contrario? Parece que en vez de que los alumnos escriban letra de molde y script, como nos enseñaron a quienes ahora somos maduritos, hoy en las escuelas no les enseñan ni siquiera a escribir bien.

Es tan limitada la ortografía que hoy tienen los estudiantes que dan pena y lo peor es que no es su culpa, sino la de un sistema educativo que va en reversa. Recuerdo que cuando yo era estudiante aprendía sobre historia de todo el mundo, sabía quiénes eran los líderes actuales y estaba obligada a saber qué pasaba en el mundo. Hoy no existe eso. Y lo digo con inmensa tristeza. De treinta y cinco alumnos, posiblemente dos sepan algo más, y eso porque sus padres los enseñan en casa. Pero lo peor de todo es cuando le preguntamos a una profesora algo diferente a su clase y no sabe que contestar. En fin, repito, la educación va en reversa. La religión, sin comentarios. Solo recordemos que quienes deben dar muestras de amor, honestidad, decencia y humildad, van en sentido contrario.

Que decir de la política. En vez de mejorar también son clientes del sentido contrario. Se acabaron los mandatarios cultos y los políticos conocedores, hoy en día no rebuznan porque sería pedirles demasiado. Y me refiero a todos. Y si la cultura no es su fuerte menos su forma de gobierno, como por ejemplo México, en donde en vez de tener un gobierno que gobierne para sus ciudadanos, protege al narcotráfico y a todo lo que huela a corrupción.

Pero sigamos analizando los sentidos contrarios. Estados Unidos tiene la Segunda Enmienda en la que se aprueba el uso de las armas para la defensa e integridad de los ciudadanos; es una enmienda que se escribió en otro tiempo y otra situación y que hoy se interpreta en sentido contrario y afecta a toda la comunidad porque hay quienes se niegan a cambiarla sin importar las muertes de miles de inocentes causadas por la venta de armas a granel.

Y por último la cultura… dije cultura. Pues sí. Presentar obras de teatro con groserías, desnudos y obscenidades es el reflejo actual de la cultura. Puede que así sea, pero es el mayor caos cultural que vive la sociedad moderna. En vez de mejorar los diálogos, la expresión pictórica y musical, creo que también la cultura ha tomado el camino del sentido contrario, empezando por muchos seudo comunicadores que han hecho trizas nuestra profesión.

En verdad creo que así como un auto que circula en sentido contrario puede matar a un ser humano, una sociedad que camina en sentido contrario puede aniquilar a toda una civilización.

" space="1"

Victoria Ortiz es periodista independiente.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://www.lavozarizona.com/story/opinion/2014/06/02/opinion-columna-ortiz/9888487/