LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Biografía del columnista

Los participantes más importantes del debate de la reforma inmigración recientemente se reunieron, sin llegar a un acuerdo serio sobre el tema.

El primero fue el Presidente Obama, quien dio el reporte anual ante el congreso. Su discurso duró más de una hora, de la cual dedicó menos de un minuto al tema de la reforma migratoria. Una vez más expresó con bellas palabras, su apoyo a la reforma y animó el congreso para abrobar una solución definitiva. Muchas gracias Sr. Presidente…

Los líderes republicanos de la cámara presentaron el tan esperado proyecto "Principios de la reforma migratoria" que incluirá más seguridad en la frontera, cambios importantes en la inmigración legal y lo que será el tema más conflictivo: el estatus jurídico para personas que están en el país sin autorización. Los republicanos proponen negar la ciudadanía a personas que se legalizarán bajo el programa que ellos contemplan. Francamente los "principios" no eran nada que no se hubiese dicho anteriormente.

Grupos, generalmente aliados con el partido demócrata, inmediatamente criticaron los principios republicanos demandando ciudadanía o nada. Convenientemente ignoran que bajo el proyecto de ley del Senado, que ellos apoyan, obteniendo ciudadanía para los pocos afortunados que califican, se llevará un mínimo de 13 años. Exigiendo 'ciudadanía o nada' seguramente significa que conseguimos… nada. Ni legalización y ni ciudadanía.

El líder de la AFL-CIO, la más grande federación de sindicatos, Richard Trumka, ha ofrecido al presidente una estrategia que podría ser factible para obtener la ciudadanía: Obama podría forzar la mano de los republicanos con sencillamente e inmediatamente declarando una moratoria en las deportaciones para todos, excepto los criminales violentos.

"Su política de haber deportado más de 1 mil personas al día...está sofocando su propia política", Trumka dijo. "No es aceptable. El Presidente podría llevar esa presión hoy. Él podría llevárselo hoy y dejar Boehner (el lider del partido republicano en la camara) sosteniendo una bolsa vacía, si eso es lo que quiere utilizar como presión…"

Ciertamente, Obama podría hacer mucho más si tuviera el coraje, pero le falta la valentia para cumplir con su promesa de campaña y francamente los inmigrantes no son tan importantes para él y su partido, así que debemos estar preparados para aceptar una ley inperfecta.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN